Se trata de José Edgardo Echegaray Biel, alias "Pepito". Por tomar esa decisión seguirá detenido en la Unidad Penal 22 de La Plata, según confirmó la fiscal.

José Edgardo Echegaray Biel, alias “Pepito”, principal acusado del crimen de la niña Abril Bogado, se negó ayer a declarar ante la fiscal de la causa y seguirá detenido en la Unidad Penal 22 del partido bonaerense de La Plata mientras se resuelve su situación procesal, informó la fiscal Betina Lacky.

“Por las pruebas que tengo reunidas en la causa, nada me indica que el disparo que mató a Abril haya sido efectuado de manera accidental; por el contrario, todo indica que eso no pasó y el disparo se utilizó para facilitar la consumación del hecho de robo”, explicó Lacky, quien está a cargo de esta causa.

Añadió que “de hecho, tal es así, que el caos que provocó en la familia la herida de Abril permitió que (los delincuentes) se apoderaran de la billetera” del padre de la niña y remarcó que el arma utilizada “estaba cargada, como también lo estaba anteayer (por el domingo), con todos los proyectiles listos, cuando fue detenido”.

De esta manera, la fiscal descartó la hipótesis que dio “Pepito” (32) ante los policías que lo apresaron a quienes les explicó, esposado en el suelo: “El tiro se me escapó, no quise matar a nadie”.

LEA MÁS:

Sin embargo, en su indagatoria ante la fiscal Lacky, el acusado no dio su versión de los hechos y se negó a declarar.

Y si bien sus dichos ante la Policía no tienen validez judicial, la fiscal aclaró que ella toma “esas palabras como un indicio más de autoría, por el testimonio de aquellas personas presentes en su detención, que lo oyeron decirlas y por el testimonio del personal del Hospital de Gonnet donde estuvo internado, ante quienes también las dijo”.

“Para mí esos dichos tienen validez de una prueba, fue una manifestación espontánea”, afirmó la fiscal.

Durante su indagatoria, “Pepito” contó con defensa oficial y sin mostrar nerviosismo ni arrepentimiento oyó la imputación que le formuló Lacky, tras lo cual, fue trasladado a la Unidad 22, donde recibió curaciones por la herida de bala en la pierna que sufrió al momento de enfrentarse con los policías que lo detuvieron.

Echegaray Biel quedó detenido en esa cárcel mientras se resuelve su situación procesal, en la que está formalmente imputado de los delitos de “robo calificado, homicidio criminis causa y portación de arma de guerra, todos agravados por contar con antecedentes penales y por la participación de un menor” de edad, en el caso de Abril.

Además, la fiscal también le imputó el “uso de arma y robo en grado de tentativa” en perjuicio del conductor de un Volkswagen Golf que fue asaltado cuando se encontraba frente a la casa donde asesinaron a la niña.

LEA MÁS:

En cuanto al último de los agravantes mencionados, Lacky dio por acreditado que del crimen de Abril también participó un adolescente de 17 años que ya fue detenido y permanece alojado en el Centro de Reubicación de Menores de La Plata. Fuentes judiciales informaron que éste sospechoso será indagado el viernes próximo por la fiscal Ana Rubio, del Fuero de Responsabilidad Penal Juvenil.

Por su parte, los padres y el abuelo de Abril, quienes se encontraban junto a la víctima al momento del crimen, ampliaron sus declaraciones testimoniales ante la fiscal Lacky. “La investigación seguirá ahora con los peritajes balísticos y el cotejo de los plomos con el arma secuestrados, pero hasta ahora coinciden, ambos son calibre treinta y ocho”, indicó la fiscal, quien destacó el aporte que significaron para reconstruir el hecho las imágenes captadas por las cámaras de seguridad que funcionaban en la escena del crimen y sus alrededores.

Las repercusiones de este crimen alcanzaron a la gobernadora María Eugenia Vidal, quien pidió que se limiten beneficios como la libertad asistida, régimen bajo el cual se encontraba “Pepito” al momento del crimen.

En sintonía, el intendente platense, Julio Garro, dijo que “un delincuente que debería haber estado en la cárcel arruinó una familia para siempre”. El homicidio de la estudiante del Colegio Normal 1 de La Plata fue cometido a las 4.30 del domingo último, cuando la familia Bogado regresaba de una fiesta a su domicilio situado en calle 510, entre 10 y 11, de la localidad platense de Ringuelet.

Aparecen en esta nota: