La calificación de "homicidio en riña" le permitió a Juan Manuel Maidana recibir una pena menor por el asesinato ocurrido en octubre de 2010; Su hermano ya había sido condenado a 7 años en un debate previo

Homicidio en riña. Al recibir esa calificación al delito del que fue hallado culpable, el imputado por el crimen de Romina Acuña, la joven ejecutada de un balazo en el cuello durante una disputa entre familias ocurrida en octubre de 2010 en la localidad de Burzaco, fue condenado a tan solo 11 años de prisión. De esta manera, se suma a la sentencia que recibió su hermano, en un juicio anterior donde le aplicaron una pena de 7 años de cárcel, tras la lucha de la madre de la víctima para que el hecho no quedara impune.

No obstante, el fallo del Tribunal Oral Criminal Nro. 10 de Lomas de Zamora fue inferior a lo solicitado por la Fiscalía y el abogado querellante, aunque resultó opuesto al pedido de absolución que argumentó la defensa. En consecuencia, Juan Manuel Maidana deberá empezar a cumplir su condena, pese a que, se presume, que una vez que se conozcan los fundamentos, habría apelaciones de las partes que derivarían en que la sentencia no quede firme.

Los jueces Santiago Márquez, Lidia Moro y Nicolás Pló ordenaron la inmediata detención del imputado (llegó en libertad al debate), al condenarlo por los delitos de ‘tentativa de homicidio’ por un hecho cometido un mes antes de del crimen, el ‘homicidio en riña’ finalmente consumado en perjuicio de la víctima en concurso real con la ‘tentativa de homicidio en riña’ del padre de la chica.

‘Era de esperar por lo que había ocurrido en el primer juicio’, explicó el abogado Claudio Espejón, quien representó a Stella Marís Díaz (madre de Romina Acuña), en referencia al anterior proceso en el que Silvano Maidana, hermano de Juan Manuel, fue condenado a siete años por ‘homicidio en riña’.

ADEMÁS:

Tucumán: un hombre le disparó a su novia en la vagina

Ex DT de inferiores del club Mac Allister irá a juicio por abuso sexual

‘Con esa carátula no se podía ir mucho más arriba en el monto de la pena, pero esta vez los jueces fueron más severos’, indicó el letrado, quien en su alegato había solicitado una pena de 25 años, al considerar que el acusado había incurrido en un ‘homicidio simple’.

Por su parte, la fiscal de juicio, Marisa Monti, había solicitado 18 años por ese mismo delito y subsidiariamente, una pena por ‘homicidio en riña’; mientras que la defensa requirió directamente la absolución por falta de pruebas.

Según el abogado Espejón, al momento de fijar el monto de la pena, el Tribunal consideró el agravante del uso de arma de fuego.

Respecto a las posibles razones por las que, en dos ocasiones, se consideró que se trató de un homicidio en riña y no un homicidio simple, el letrado recordó que ‘no hubo un testigo ajeno a la familia Acuña que haya visto a los Maidana disparando, aunque sí los ubicaron en el lugar del hecho. Faltó esa prueba directa’.

Durante el debate declaró Andrés Acuña, el padre de Romina, quien señaló a los hermanos Maidana como los autores de los disparos que le ocasionaron la muerte a su hija y heridas en una pierna a él. También brindaron su testimonio, Stella Maris Díaz y sus otros hijos, quienes aportaron otros datos relevantes sobre el hecho.

La investigación comenzó en abril de 2010, cuando se radicó una denuncia en la comisaría 2da. de Almirante Brown, debido a unas agresiones sufridas por un miembro de la familia Acuña, durante una aparente pelea con alguien de los Maidana, que vivían en una casa a 50 metros de la suya.

Según la mujer, estos últimos comenzaron a hostigar a sus hijos hasta que el 29 de agosto de ese año Romina Acuña (de entonces 20 años) bajó de un colectivo y recibió un balazo en un ojo, ejecutado por Juan Manuel Maidana. Ante esa situación, la joven fue trasladada al hospital Lucio Meléndez de Adrogué, donde recibió asistencia médica, tras lo cual se recuperó y hasta tenía prevista una operación para el 25 de octubre del 2010.

Sin embargo, 15 días antes de la cirugía, el 10 de octubre, alrededor de las 23, se produjo una pelea entre la familia Acuña y Maidana en la puerta de la casa de la calle Rufino Córdoba al 700 del barrio Ministro Rivadavia de Burzaco. En medio del incidente, la chica recibió un balazo en el cuello que le provocó la muerte casi en el acto.

En el mismo ataque, su padre fue herido en una pierna y uno de sus hermanos en una mano, pero ambos se recuperaron.

Aparecen en esta nota:

Contacto

Registro ISSN - Propiedad Intelectual: 58849696 - Domicilio Legal: Intendente Beguiristain 146 - Sarandí (1872) - Buenos Aires - Argentina Teléfono/Fax: (+5411) 4204-3161/9513 - internet@dpopular.com.ar

Edición Nro. 15739

Dirección

Propietario: Man Press S.A. - Director: Francisco Nicolás Fascetto © 2017 Copyright Diario Popular - Todos los derechos reservados