El joven fue abusado, golpeado y luego su cuerpo fue arrojado a una fosa de un frigorífico abandonado. Hay dos sospechosos detenidos y procesados pero aún restan pericias para poder elevar la causa a juicio

Un año atrás, la noticia generó una enorme conmoción, al conocerse el asesinato de un joven, quien fue abusado sexualmente y luego golpeado, para finalmente arrojar su cuerpo a una fosa de un frigorífico abandonado. Si bien la posterior investigación dio con los dos sospechosos de haber cometido el crimen, quienes quedaron detenidos y procesados con prisión preventiva, aún restan los resultados de ciertas pericias para poder elevar la causa a juicio. La madre de la víctima sigue reclamando y mientras espera por “una condena ejemplar”, encabezó una marcha por las calles de la ciudad bonaerense de Dolores.

Javier Claudio Ayuso, de 18 años, desapareció en la noche del 7 de julio de 2017, luego de haber dejado su casa para salir con amigos. Al no regresar, su familia radicó la denuncia por “averiguación de paradero” y a partir de allí, se inició una búsqueda, que tuvo un trágico desenlace. El cuerpo fue hallado tirado en un viejo pozo, en el predio del ex frigorífico Casasa, en las afueras de Dolores, con signos de haber sufrido una muerte violenta. La posterior autopsia determinó que recibió una agresión a golpes, patadas y con objetos contundentes, además del abuso sexual, pese a su resistencia, determinada por las marcas de defensa que presentaba el cuerpo.

LEA MÁS:

El cadáver presentaba múltiples excoriaciones, aunque la causa del deceso fue una fractura de cráneo, más otros traumatismos, sobre todo en el rostro, y las lesiones compatibles con una abuso sexual con acceso carnal. Los sospechosos quedaron detenidos de inmediato, luego de haber brindado declaración en calidad de testigos en la DDI de Dolores y al margen de sus contradicciones en las supuestas coartadas, las posteriores pruebas y testimonios, los terminaron incriminando.

¿Una pelea previa? ¿Una venganza?. Los interrogantes quedaron planteados, a los efectos de plantear un móvil sobre este homicidio, pero con el correr de las horas, fueron apareciendo testimonios que apuntaron hacia los autores del mortal ataque.

La fiscal Verónica Raggio, a cargo de la investigación, dispuso la aprehensión de Francisco Andrés Miño (18 años) y Matías David López (21), quienes serían procesados por el “homicidio agravado” y quedaron recluidos en la Unidad Penal Nro. 6 de Dolores.

Verónica Orlandelli, madre de Javier Claudio Ayuso, ha venido luchando, con su dolor a cuestas, para que la causa avance y puede llegar a juicio, pero en el medio, ha tenido que soportar amenazas, entre otras intimidaciones de personas, presuntamente, allegadas a los acusados. Esta situación ha derivado en que se dispusiera una custodia policial, que, de todas maneras, deja instalado el miedo. “Quieren que afloje, pero voy a seguir adelante hasta que se haga justicia, para que los culpables vayan presos y no salgan más”, afirmó, al encabezar el pasado domingo una marcha con globos blancos y pancartas, con la pretensión de que “esto no quede en el olvido”.

La movilización recorrió las calles de la ciudad, partiendo desde la plaza Castelli, pasando por la cárcel, en la que están presos Matías López y Francisco Miño, y frente al frigorífico abandonado, donde encontrar el cuerpo sin vida del joven. Junto a la mamá de la víctima estuvieron algunos familiares, amigos y vecinos, aunque se esperaba una mayor participación de la comunidad dolorense. “La sociedad debe tomar conciencia de que esto le puede pasar a cualquiera, mi hijo era un pibe excepcional, que pensó que estos asesinos eran sus amigos. Solo pido que la Justicia trabaje rápidamente y no tengo dudas que recibirán una condena a perpetua, una condena ejemplar”, afirmó la mujer.

Marino Cid Aparicio, abogado de la familia Ayuso, declaró, en su oportunidad, “está clara la vinculación de los detenidos con el crimen y de comprobarse, merecen 50 años de cárcel. Estamos ante un caso aberrante. Si se cierra el círculo probatorio sobre estas dos personas, no se admite otra condena que una prisión perpetua”. En tanto, el letrado manifestó que, a los efectos de solicitar la elevación a juicio del expediente, “restan los resultados de una serie de pericias, como una informática, otro de cotejo de ADN y una tercera del análisis del comportamiento criminal de los imputados”

Aparecen en esta nota:

Contacto

Registro ISSN - Propiedad Intelectual: 5346756 - Domicilio Legal: Intendente Beguiristain 146 - Sarandí (1872) - Buenos Aires - Argentina Teléfono/Fax: (+5411) 4204-3161/9513 - internet@dpopular.com.ar

Edición Nro. 15739

Dirección

Propietario: Man Press S.A. - Director: Francisco Nicolás Fascetto - Director Comercial: Martín Fascetto © 2017 Copyright Diario Popular - Todos los derechos reservados