En un barrio de Virrey del Pino la madre y las tres hijas piden justicia por el colectivero asesinado hace un año. Aseguran que hay testigos que sufrieron aprietes: "Les querían hacer firmar otra declaración"

En la casa de la familia Alcaraz se llora mucho. Es el recuerdo de un hijo, de un hermano, de un padre de familia lo que se traduce en lágrimas por una herida que hace un año no cierra. Desde su asesinato, el 15 de abril pasado en Virrey del Pino, La Matanza, la madre y las tres hermanas comenzaron a atravesar por un camino sinuoso. Sienten miedo en el barrio, pero hay algo que las hace resistir: la búsqueda de Justicia.

-Se cumplió un año de su muerte y el caso sigue impune ¿Cómo las encuentra en este momento?

-Nélida: "Y la verdad es que como familia estamos mal. Esto deja a una familia arruinada. Más allá de que tratamos de estar en pie, pero cuesta mucho salir adelante porque hay chicos de por medio, hay gente grande. Leandro también tenía a sus abuelos... cuesta demasiado, cuesta demasiado".

-¿Recuerdan qué estaban haciendo aquella tarde previa al asesinato?

-Giselle: "Yo tuve contacto el día anterior. Habíamos hablado porque el domingo teníamos pensado ir a la cancha y muchas veces lo hacíamos con él y lo llamé para preguntarle si íbamos a ir y me dijo que no, que tenía que trabajar y no iba a pedir los días porque se acercaba el cumpleaños de Zoe -la hija- y prefería irse después a Corrientes a ver a mi mamá. Ese domingo estaba en el Tigre, me había ido temprano para después ir con mi marido a la cancha. El momento fue justo cuando estaba llevando a mi marido a la cancha. Jugaba River y Rosario -Central-".

-Nélida: "Yo estaba en Corrientes, en Concepción, porque yo vivo allá. Estábamos allá con mi marido y dos de mis hijos. El momento fue muy extraño para nosotros porque cuando ocurre esto mi hijo Agustín -22 años- entra a casa y me da un abrazo, y mi marido me dice ‘uy, el gordo se está poniendo mimoso’...No sé, fue justo en ese horario, a las cinco de la tarde. Nosotros todavía no recibíamos la noticia. Me mira y me dice ‘má, qué pasa’. Le digo ‘nada, hijo, nada’. Después me llama un familiar diciendo que lo habían herido a Leandro. ‘¿Cómo que lo hirieron’, le pregunto. ‘Corto con vos y llamo a mi otro hijo, el mayor -30-, a Carlitos’. Lo llamo a Carlitos y me dice ‘sí, má, lo hirieron. Venite ya’. Le digo a mis hijos y a mi marido ‘empiecen a guardar todo que nos vamos, lo que sea que nos vamos’. A los diez minutos otra llamada. Llama mi yerno Pablo y nos da la terrible noticia. Mi hijo Carlitos sabía, pero no quería decirnos nada".

Leandro Alcaraz

-¿Y cómo se enteró Carlos?

-Jacqueline: "Le dijeron los compañeros, los compañeros. Fueron los primeros que llamaron. Estábamos en shock y no sabíamos cómo decirles a ellos -los padres-. Estuvimos bastante tiempo pensando cómo decírselo”.

-A las pocas horas detuvieron a dos jóvenes, al tiempo a un tercero, pero resultó que no fueron ellos, sino otros dos, que los detuvieron en octubre. Ustedes y el abogado Fidalgo realizaron una investigación paralela.

-Giselle: "Según la balística dio positivo un arma que encontraron en la casa del padre de uno”.

-Jacqueline: "Igual no están desvinculados. Siguen imputados”.

-En poco tiempo parecía que el caso estaba resuelto. Su abogado dice que la Policía de la Provincia se quiso "sacar el caso de encima" ¿Creen que fue por eso?

-Nélida: "Sí, fue así".

-Giselle: "Hasta que estuvo el fiscal –José Luís- Maroto fue una mala investigación. Nos dijeron que fueron testimonios falsos”.

-Cuando veían que habían atrapado a los presuntos asesinos muy pronto ¿Dudaron de la veracidad por cómo iba sucediendo todo?

-Nélida: "Dudamos porque la misma gente nos iba llamando, los mismos testigos nos decían que llegaban a la comisaría y les querían hacer firmar otro testimonio, uno que no dieron".

Leandro Alcaraz

-Jacqueline: "Hay mucha gente que todavía no está dando testimonio".

-Nélida: "El colectivo estaba lleno. En primer momento se dijo que no estaba lleno pero después se empezó a conocer la verdad y la gente empezó a decir que no, que el colectivo estaba lleno".

-Giselle: "El problema es que no se registró la SUBE, el problema es que las cámaras del Metrobús no funcionan. No hay cámaras en todo el Metrobús de Ruta 3 y la gente no registra la SUBE".

-¿Desconfían de la policía?

-Jacqueline: "No sé si desconfiar, pero después de lo que pasó al principio..."

-Previo a la muerte de Leandro hubo casos de choferes agredidos, asaltados ¿Por qué con éste se hizo un paro y tuvo tanta repercusión?

-Giselle: "Yo creo que fue por el video, por eso".

-Nélida: "Por la crueldad de ese video".

-Giselle: "Así como nos ayudó nos lastimó".

-¿Lo vieron todas al video?

-Nelida: "Sí, lo vi".

-Giselle y Jacqueline: "Sí, sí".

-Nélida: "Mi marido no, mi marido no lo quise ver".

Leandro Alcaraz
Lágrimas en el Cementerio de G. Catán durante el entierro de Leandro Alcaraz
Lágrimas en el Cementerio de G. Catán durante el entierro de Leandro Alcaraz

-¿Por dónde lo vieron? ¿Lo recibieron por Whatsapp? Todavía está en YouTube ese video.

-Jacqueline: "Se denunció eso, pero es imposible pararlo".

-Nélida: "Lo denunciamos más que nada por mis nietos, por nuestros hijos. Yo no quiero que mi nieta vea eso"

-Jéssica: "Mi hijo se enteró por la escuela. Le llegó a un grupo de la secundaria. Mi hijo vio el video y él se enteró así. Yo lo vi por un perfil de Facebook, que me llegó el mensaje".

-¿Cuál es la sensación al ver ese video? Es un video de un familiar de ustedes.

-Giselle: "La primer -SIC- sensación es que no es él. Conociendo a Leandro cómo era, verlo así... -hace silencio-".

-La hija tiene cuatro años ¿Cómo se le habla del tema a una nena de su edad?

-Nélida: "Sí, se habla con ella y entiende bastante. Fue ese mismo día que se le dijo a ella. Cuando mi cuñada le dijo "papá se fue al cielo", ella dijo "no, papá se fue al cielo en colectivo".

-Esto tocó el ámbito político. Hablaron Magario, Bullrich, Ritondo, Vidal... ¿Se comunicaron ellos en algún momento?

-Nélida: "Magario sí; Ritondo también. La señora Vidal nunca se dignó a hacer una llamada. Sí su secretario, pero ella no".

Leandro Alcaraz
La intendenta Verónica Magario realizó una conferencia <br>
La intendenta Verónica Magario realizó una conferencia

-¿Vidal no? En una entrevista a la televisión ella dijo que prefería respetar el duelo y hablar luego.

-Giselle: "No, nunca llamó".

-¿Bullrich se comunicó?

-Nélida: "No, tampoco"

-Giselle: "No".

-Nélida: "Ella, me contaron, tuvo la cara para decir que se comunicó, pero no, no se comunicó. Magario fue la primera en llamarnos y yo la atendí. Le dije que no era el momento, que quería hacer el duelo y velar a mi hijo tranquila. Le dije que me dejara tranquila".

-¿Qué les dijo Ritondo?

-Nélida: "Prometió que se iba a investigar todo y que se iba a hacer todo para encontrar a los culpables. Mi hija -Jéssica- se reunió con el equipo de él".

-También hubo otro video en cuestión. Desde la cárcel se difundió uno en el que uno de los detenidos de aquél entonces afirmaba haberlo matado.

-Nélida: "Apenas vimos eso y dijimos no, esto es una payasada, se están burlando de nuestro dolor, de nosotros".

-Jacqueline: "No, te das cuenta que están en otra dimensión, te das cuenta que estaban en otra -drogados-. Parecía una burla, sí. No digo que de ellos, pero sí de los que estaban filmando porque se prestaron a eso: filmarlo y difundirlo.

Leandro Alcaraz

-Lo curioso es que fue filmado en la cárcel y difundido desde la cárcel. Entonces, ¿cómo entró ese celular ahí?

-Jacqueline: "Claro, exactamente. Ahí es cuando nosotros dijimos que la comisaría deja mucho que desear. Una falta de respeto... no sé qué decirte".

-¿Tuvieron miedo en algún momento?

Nélida: "Sí, y hasta ahora nos seguimos cuidando mucho, nos cuidamos en los horarios y a los chicos. También nos cuidamos con los mensajes".

-¿Los mensajes? ¿Por qué cuidan los mensajes?

-Jacqueline: "Y sí, por si hay algo pinchado. Al principio pensábamos que nos pincharon los teléfonos, pero tampoco podemos negarlo...no sabemos. Desconfiamos hasta de nuestra sombra".

Nélida: "Se decía que sí. Se decía que sí. Cuando hay rumores de la gente...".

-¿Quién les decía eso?

-Nélida: "La gente, los mismos testigos...".

-Giselle: "A nosotros los testigos nos mandaban mensajes por messenger, no por celular".

-¿Notaron actitudes o situaciones extrañas?

-Jacqueline: "No...no..., pero sí notábamos que la gente quería ayudar pero tenían mucho miedo. Lo que pasa es que se iban enterando que decían que les querían hacer decir cualquier cosa o maltrataban a los que estaban declarando. Algunos preferían mandar mensaje por messenger".

-Nélida: "Es más, recibíamos muchos llamados de testigos a los que nosotros les pedíamos por favor que vayan a declarar, que contaran lo que nos contaban a nosotros, pero decían que no querían ir, porque ya tenían el temor de lo que pasaba en la comisaría".

Giselle: "Primero se llevaban a los testigos a la comisaría, pero como recibían maltrato ahí, entonces no querían ir a la fiscalía".

-¿Los testigos qué dijeron sobre lo que vieron?

-Jacqueline: "Que no hubo ninguna discusión. Pero puede pasar que haya habido alguna, pero me llamó la atención que dijeron que no. -El que disparó- Dijo 'bueno, ahora cuando lleguemos vas a ver lo que te va a pasar'. Pero no hubo discusión. Estaba todo calmo, por eso a muchos les llamó la atención".

-Nélida: "Lo terrible de todo esto es que había muchos chicos. Como era domingo a las cinco de la tarde...".

-Jacqueline: "Claro, encima fue un día de sol. Había mucha gente".

-Alguien les prestó una SUBE a los asesinos. Se sabe que es mujer, pero no se conoce la identidad.

-Jacqueline: "Sí, eso sí. Es más, mi hermano se puso a hablar con la chica, señora, dándole instrucciones sobre el lugar donde tenía que bajar. Sé eso nomás".

Protesta por el crimen del chofer de la línea 620, Leandro Miguel Alcaraz

-¿Le pegan dos disparos?

-Giselle: "No, uno. Le pegan en el tórax. Todos decían dos, porque tenía mucha sangre, pero es porque cae sobre la ventanilla del colectivo". -N de R: Alcaráz falleció sentado y apoyado sobre la ventanilla del conductor-.

-Tras la muerte de Leandro se promulgó una ley que obligaba a instalar cámaras de seguridad en los colectivos de la Provincia ¿Creen que pueden ser útiles?

-Jacqueline: "Sí, porque ahí ya sabés quiénes son".

-Nélida y Giselle: "Sí, sirven".

-¿Toman la línea 620?

-Giselle: "Sí, sí".

-Jacqueline: "Sí, yo subí al interno -103, el que manejaba Leandro-".

-Nélida: "Y eso fue lo doloroso también para ellas y para mis nietos. Ellos siempre iban al colegio y esperaban el colectivo del tío. Estaban contentos cuando veían al tío porque justo él pasaba a las cinco de la tarde cuando ellos salían del colegio".

-Giselle: "A ellos les quedó el trauma".

-Nélida: "Yo no pude viajar más en colectivo. Tomé dos veces un colectivo cuando mi marido no me podía ir a buscar a Capital y era descomponerme en el colectivo. No podía viajar más".

-Jacqueline: "Aparte en cada colectivo vemos la foto de él pegada. Está en el asiento del chofer o en el vidrio".

Aparecen en esta nota:

Contacto

Registro ISSN - Propiedad Intelectual: 58849696 - Domicilio Legal: Intendente Beguiristain 146 - Sarandí (1872) - Buenos Aires - Argentina Teléfono/Fax: (+5411) 4204-3161/9513 - internet@dpopular.com.ar

Edición Nro. 15739

Dirección

Propietario: Man Press S.A. - Director: Francisco Nicolás Fascetto © 2017 Copyright Diario Popular - Todos los derechos reservados