El asesinato de Marcelo Longhi, quien habría arreglado la compra de novillos por internet, dio visibilidad a muchos casos iguales detrás de las ventas por redes.

El crimen del ex rugbier Marcelo Longhi, quien todo indica fue asesinado tras pactar una compra vía redes sociales, puso de relieve el peligro que representan estas transacciones. Así, un estudio orientado específicamente a robos, venta de objetos robados y fraudes perpetrados a través de plataformas virtuales acredita el fuerte ascenso que registran los robos, las ventas de productos sustraídos y los fraudes por los sitios de venta directa de la web.

Desde enero de 2021 hasta la actualidad hubo 9.000 casos, con un aumento del 80% respecto al ciclo anterior.

Se trata de una nueva Encuesta Mensual de Inseguridad (E.M.I.), desarrollada por la ONG Defendamos Buenos Aires con la asistencia del Estudio Miglino y Abogados.

Mientras continúa la investigación para determinar quiénes estuvieron detrás de la muerte de Marcelo Longhi, militante del radicalismo y presidente del club social Vicente López -el que fue hallado sin vida dentro de su camioneta, detenida en la banquina de una ruta cercana a Luján, con el cuello fracturado y un golpe en el rostro-, todo parece indicar que fu víctima de criminales que actuaron a través de las redes con la intención de estafarlo.

"Aparentemente y según los dichos del hermano de la víctima, Longhi tenía planeado comprar tres novillos, luego de ver una publicación en las redes sociales; es decir que una vez más las ofertas publicadas en Mercado Libre, OLX, Facebook o Instagram, derivan en robos e incluso en muertes, por- que en el último se produjeron al menos 10 homicidios en relación a operaciones de compraventa frustradas o simuladas, que habían sido publicadas previamente en internet para engañar a las víctimas”, dijo Javier Miglino, abogado Especialista en Seguridad y Director de Defendamos Buenos Aires.

Los ladrones y asesinos publican en la web. “Las bandas de ladrones, estafadores e incluso asesinos, notaron que mucha gente está comprando luego de ver y revisar ofertas en la web. Tal como fue el caso de Gonzalo Refi de 32 años, asesinado en Lanús, luego de que alguien se mostró interesado a través de una red social en adquirir un gpu para realizar minería de la criptomoneda Ethereum, que Refi tenía en venta. O el crimen del ciudadano chino Jan Kuai Lang, de 39 años, perpetrado en Hurlingham, exactamente con el mismo modus operandi; diferente tan solo en que en este caso Lang quería comprar y terminó asesinado”, explicó Miglino.

Los criminales quieren robar rápido y fácil. “La ventaja de la publicación en la web, permite la multiplicación de ofertas y de ventas de productos legales pero también de elementos robados en entraderas a casas de familia, robos a negocios, robos a camiones distribuidores e incluso objetos robados en vía pública. Como resultado, miles de computadoras personales, notebooks, tablets, teléfonos celulares, relojes de alta y media gama, comenzaron desde hace un par de años a ser reducidos mediante el empleo de un sitio de venta directa por internet o de una red social”, graficó el especialista.

Una mirada por la web. “Con solo revisar los sitios de venta y las ofertas en Facebook e Instagram, pueden hallarse desde costosos relojes de oro y acero hasta notebooks que no se comercializan en el país y que luego de pesquisas judiciales resultaron ser robadas. Incluso la Policía Bonaerense, detuvo a un hombre que vendía una moto robada por 180.000 pesos a través de Facebook, otra vía que empieza a utilizarse para la venta de objetos robados”, dijo Miglino.

Autopartes robadas.jpg

Los cerrachorros colombianos y venezolanos

“Otra modalidad es la que llevan adelante bandas de ladrones dedicadas a vaciar casas y apartamentos, delito que ha motivado la detención de cientos de personas en Buenos Aires desde finales de 2018, en su mayoría colombianos y venezolanos, es el uso de Internet para deshacerse rápido de los productos sustraídos y además les habilita a dar una identidad falsa. Por eso se hace muy difícil desbaratar este tipo de bandas que se nutre del delito común”, señaló el abogado.

El rol de quienes compran bienes “robados”

En el estudio realizado sobre el creciente y peligroso fenómeno de ventas truchas a través de redes sociales, se destaca el rol de las personas que compran objetos que anteriormente fueron robados.

“Si bien la información no está disponible en los sitios de venta por internet, es bueno que los compradores de productos robados sepan que pueden ser acusados del delito de participación criminal, con graves penas de prisión que establece el Código Penal argentino entre los artículos 45 y 49, lo que seguramente hará pensar a más de uno antes de cerrar una compra como las aludidas”, explicó el abogado Miglino.

Los productos ofrecidos en plataformas virtuales que tienen “dudoso origen” generan un circuito interminable si encuentran compradores. “Quienes compran elementos robados alimentan la inseguridad. Se trata de un círculo realmente oscuro, que debemos cortar como sociedad con mucho compromiso”, dijo el abogado Miglino.

Aparecen en esta nota:

Contacto

Registro ISSN - Propiedad Intelectual: RL-2021-110619619 - Domicilio Legal: Intendente Beguiristain 146 - Sarandí (1872) - Buenos Aires - Argentina Teléfono/Fax: (+5411) 4204-3161/9513 - internet@dpopular.com.ar

Edición Nro. 15739

 

Dirección

Propietario: Man Press S.A. - Director: Francisco Nicolás Fascetto © 2017 Copyright Diario Popular - Todos los derechos reservados