Cruzaban la calle cuando fueron embestidas por un viejo auto que circulaba a gran velocidad. Una fue arrastrada cien metros sobre el capó. El conductor huyó, aunque más tardé se entregó. Tenía 1,19 de alcohol en sangre

Un vecino que conducía en estado de ebriedad atropelló y mató a dos nenas de 11 años, en momentos en que ambas amigas cruzaban una calle, en la localidad sanjuanina de Pocito. Tras el impacto, una de las víctimas salió despedida y falleció en el acto, mientras la restante fue arrastrada por más de cien metros arriba del capó y si bien pudo ser trasladada a un hospital, se produjo su deceso cuando era asistida por los médicos. El doble homicida escapó, aunque horas más tarde se entregó en una comisaría y al ser sometido al test de alcoholemia, a pesar del tiempo transcurrido le dio más del doble de lo permitido.

La gente del barrio Cruce de los Andes, en Pocito, no logra salir de la conmoción por lo ocurrido cerca de la medianoche del pasado viernes sobre la calle Mendoza, entre 13 y 14, cuando Ailén Méndez y Julieta Farías cruzaban por allí y de repente apareció un viejo Peugeot 404 de color blanco a excesiva velocidad, sin darles tiempo a nada. Las embistió sin intentar frenar y luego del primer impacto con el cuerpo de una de las nenas, continuó acelerando su marcha durante una cuadra más con la otra arriba del capó hasta que dobló en calle 12 en dirección al este, para seguir su fuga.

Ailén Méndez quedó tendida en el piso, con múltiples golpes y desvanecida, agonizó por algunos minutos, mientras que su amiga Julieta Farías pudo ser llevada en ambulancia, pese a su estado crítico, aunque los médicos poco pudieron hacer para salvarle la vida. Familiares de las nenas sufrieron shocks nerviosos y debieron ser contenidos por vecinos, mientras algunas personas daban cuenta de que podían identificar el auto que provocó la tragedia ante la intervención policial.

Durante la madrugada del sábado, Sergio Eduardo Arenas (un carpintero de 30 años) se presentó en la comisaría de Pocito acompañado por un abogado. Según se supo, admitió su responsabilidad en lo ocurrido, aunque lo atribuyó a un accidente.

De acuerdo a lo indicado, a pesar de haber transcurrido "casi siete horas" entre el episodio y su comparecencia ante las autoridades, Arenas presentó 1,19 de alcohol en sangre, más del doble de lo permitido y quedó detenido de manera inmediata. De allí que se desprende que conducía "en total estado de ebriedad" cuando atropelló y mató a las amiguitas. También se secuestró el Peugeot 404 para ser sometido a diversas pericias.

"Lo que pasó fue terrible, atropelló primero y luego arrastró a la otra niña en el capó hasta cerca de una cuadra más, ahí cuando dobló se cayó y le pasó por encima con el auto. Después se dio a la fuga, en ese lugar ha quedado un charco de sangre muy grande, y por lo mismo que nos dijo la gente, venía a muy alta velocidad", señaló un familiar de una de las víctimas.

ADEMÁS:

Madre baleó en la cabeza a su hijo "harta de maltratos" hacia ella y su marido

Dos balazos de motochorros para asesinar a un policía

Aparecen en esta nota:

Contacto

Registro ISSN - Propiedad Intelectual: RL-2018-58849696 - Domicilio Legal: Intendente Beguiristain 146 - Sarandí (1872) - Buenos Aires - Argentina Teléfono/Fax: (+5411) 4204-3161/9513 - internet@dpopular.com.ar

Edición Nro. 15739

Dirección

Propietario: Man Press S.A. - Director: Francisco Nicolás Fascetto © 2017 Copyright Diario Popular - Todos los derechos reservados