A poco de haberse iniciado la reconstrucción del asesinato del joven futbolista de Barracas, un pedido de la defensa de los policías la dejó en suspenso.

A poco menos de una hora de haberse iniciado, se suspendió la reconstrucción del crimen del futbolista Lucas González que se estaba llevando a cabo en el barrio porteño de Barracas, por un pedido de los abogados de los policías de la Ciudad que participaron del operativo que terminó con la vida del joven de 17 años.

La logística para llevar adelante esta reconstrucción se montó desde muy temprano, con una importante presencia de efectivos de la Policía Federal Argentina, y que incluyó dos vehículos de semejantes características a los que participaron del hecho que tuvo lugar la mañana del 17 de noviembre.

Lo más saliente era que de la reconstrucción participaban los amigos y compañeros de Lucas, los padres de los cuatro chicos y testigos del hecho, en las calles de Barracas donde sucedió todo.

El abogado de la familia de Lucas, Gregorio Dalbón fue quien dio a conocer esta sorpresiva medida pasadas las 10.15. "Se suspende por un planteo de la defensa de los Policías que balearon a Lucas que querían estar. Presentaron un pedido de nulidad los abogados de los policías detenidos y el fiscal quiso ser cuidadoso", señaló.

Horas antes, el letrado la había calificado como "una reconstrucción histórica" ante los medios de prensa que se acercaron a cubrir el despliegue. Al ser consultado sobre la forma en que se iba a desarrollar todo, Dalbón explicó: "Se van a movilizar los autos de la misma manera que se movilizaron cuando sucedieron los hechos".

A su vez, había asegurado que los chicos que fueron víctimas del accionar policial "van a hacer su trabajo de manifestar lo que sucedió antes de que vengan los imputados, por una cuestión probatoria y de debido proceso para los imputados".

Concretamente la reconstrucción se inició con los autos colocados en la esquina donde los jóvenes se detuvieron a comprar dos jugos en un kiosco, y en la cual los policías ya los venían siguiendo desde un móvil "de civil", minutos antes de decidir interceptarlos.

Sin embargo, imprevistamente se comunicó la decisión de la suspensión y la diligencia -que había sido pedida por el fiscal de la causa, Leonel Gómez Barbella, y el juez de Instrucción Martín Del Viso- deberá realizarse en otra oportunidad.

¿Cómo fue el crimen de Lucas?

Según la investigación, el hecho sucedió en la mañana del 17 de noviembre, cuando Lucas y sus tres amigos, todos de 17 años, salieron de entrenar del club Barracas Central a bordo de un Volkswagen Suran azul del padre de uno de ellos, y luego de que se detuvieron a comprar en un kiosco fueron abordados en una esquina por un Nissan Tiida sedán de color champagne de la Brigada de la Comuna 4 de la Policía de la Ciudad.

Barracas-tiroteo-04.jpg
Lucas González viajaba de acompañante en el Suran azul que fue baleado en las calles de Barracas por efectivos de la Policía de la Ciudad. Archivo.

Lucas González viajaba de acompañante en el Suran azul que fue baleado en las calles de Barracas por efectivos de la Policía de la Ciudad. Archivo.

Ese día los policías, que trabajaban de civil por tareas antinarcóticos, dijeron que vieron sospechoso el auto, lo siguieron unos metros y decidieron frenarlo. Los chicos, al estar aquellos sin identificar, creyeron que eran delincuentes y retomaron la marcha, y ahí es cuando comenzaron los disparos por parte de los tres policías (Juan José Nieva, Fabián Andrés López y Gabriel Alejandro Issasi, quienes están detenidos).

ADEMÁS: Se entregó la policía de la Ciudad prófuga por encubrimiento

Lucas recibió un tiro en la cabeza que le provocó la muerte un día después en el hospital El Cruce, de Florencio Varela, al tiempo que sus amigos fueron inicialmente detenidos como si fueran delincuentes, aunque al día siguiente quedaron en libertad.

La controversia es que según los policías, detenidos y acusados por homicidio agravado, ellos sí se identificaron con la voz de alto y portaban chalecos anti-balas, pero los jóvenes negaron esos dichos y ratificaron que por su aspecto y actitud creyeron que se trataban de delincuentes.

En tanto, entre el sábado y el lunes siguiente apresaron a los seis efectivos acusados de encubrimiento y de "plantar" una réplica de arma en el auto de los adolescentes para hacerlos pasar como sospechosos y justificar la persecución y ataque policial.

Aparecen en esta nota:

Contacto

Registro ISSN - Propiedad Intelectual: RL-2021-110619619 - Domicilio Legal: Intendente Beguiristain 146 - Sarandí (1872) - Buenos Aires - Argentina Teléfono/Fax: (+5411) 4204-3161/9513 - internet@dpopular.com.ar

Edición Nro. 15739

 

Dirección

Propietario: Man Press S.A. - Director: Francisco Nicolás Fascetto © 2017 Copyright Diario Popular - Todos los derechos reservados