El ex vicepresidente fue detenido este viernes por la mañana en su casa de Puerto Madero. Lo ordenó el juez Ariel Lijo y lo ejecutó Prefectura. Él y su amigo y socio Núñez Carmona fueron derivados al penal. Crónica de una decisión sorpresiva que despertó aplausos y broncas

Amado Boudou, el hombre que hace menos de seis años asumía la vicepresidencia de la Nación jurando por Dios, la Patria y los Santos Evangelios, fue detenido este viernes por orden del juez federal Ariel Lijo por enriquecimiento ilícito, una causa que comenzó en 2009. La misma suerte corrió su amigo y socio José María Núñez Carmona.

Al ex funcionario kirchnerista lo fue a buscar minutos antes de las 7 de la mañana la Prefectura Naval a su departamento de Puerto Madero, para trasladarlo -cerca de dos horas después, esposado y sin chaleco antibalas- a la sede de la DIPA que esa fuerza tiene en la zona portuaria. Cerca del mediodía, el detenido llegó a los tribunales federales de Comodoro Py para ser indagado por el juez Lijo. Lo acompañó hasta allí una caravana de autos entre los que destacaban los de los canales de televisión, con cámaras a bordo y transmisión en directo.

Tras su declaración, el ex vicepresidente recusó al magistrado, solicitó su excarcelación y pidió la nulidad de la causa.Lijo no hizo lugar al pedido de Boudou y le dio curso al traslado del ex funcionario al penal de Ezeiza, mismo lugar que Carmona.

Boudou está acusado de los delitos de negociaciones incompatibles con su función y cohecho, porque la Justicia interpretó que recibió las acciones de la ex Ciccone Calcográfica a cambio de sus gestiones para evitar la quiebra de la empresa, jaqueada por deudas fiscales. La pena por esos delitos puede ser de hasta 10 años de prisión.

Los acusados, además de Boudou y Núñez Carmona, son Alejandro Vandenbroele, el presunto testaferro del primero; el ex jefe de asesores de la AFIP, Rafael Resnick Brenner; el ex funcionario del Banco Mundial Guido Forcieri, y el ex dueño de la imprenta, Nicolás Ciccone. Lijo aseguró que también quiere escuchar en declaración indagatoria a Juan Carlos López y Agustina Kämpfer.

El juez les reprochó a Boudou y a Núñez Carmona “haber puesto en circulación en el mercado legal la suma no declarada y de origen ilícito de 4.238.900 pesos y 795.000 dólares a través del procedimiento de blanqueo a los fines de disimular la fuente real de los fondos, y posteriormente ingresarla, entre otros, al grupo societario que compartían”.

LEA MÁS: La detención de Boudou, en imágenes

El martes pasado, el Colegio de Abogados de la Ciudad junto a las organizaciones Será Justicia y Usina de Justicia realizaron una presentación en el Consejo de la Magistratura contra Lijo y su par Daniel Rafecas, a quienes señalaron por un posible mal desempeño en sus funciones por el “cajoneo” de una serie de expedientes. Casualidad o no, la respuesta llegó tres días después: el bombazo transmitido en cadena nacional fue lo que desayunó la gran mayoría de los argentinos apenas despertó para desandar el último día de la semana.

El abogado de Boudou, Eduardo Durañona, dijo en declaraciones a C5N: “Me sorprende la orden de detención en una causa de tantos años de proceso. Lleva cinco años de trámite y siempre estuvimos a derecho”. También denunció que “se están llevando a cabo maniobras” y “apurando todos los tiempos procesales” en los tribunales de Comodoro Py y advirtió: “Seguiremos batallando como desde hace años”.

Mientras comenzaban a aparecer las primeras voces críticas contra lo que muchos entienden como una persecución contra referentes de la oposición y/o ex funcionarios kirchneristas, el Gobierno, a través de la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, aseguró que se trataba de una decisión “netamente judicial” y desligó al Ejecutivo de cualquier influencia en el caso. “No nos cabe a nosotros explicarlo”, remató.

“…Si así no lo hiciere, que Dios y la Patria me lo demanden”, terminaba su juramento Boudou el 10 de diciembre de 2011 ante la Asamblea Legislativa. Julio Cobos, desde ese momento su predecesor en el cargo de vicepresidente, era acaso el único hombre que no sonreía en el recinto decorado con banderas de La Cámpora y musicalizado por los cantitos de la militancia.

El 3 de noviembre de 2017, la casa de Boudou se convierte por un instante en un reality show: un funcionario judicial enviado por el juez Lijo lee en voz alta el acta de detención. Boudou escucha en silencio. Está en jogging, descalzo y solo.

Contacto

Registro ISSN - Propiedad Intelectual: En trámite - Domicilio Legal: Intendente Beguiristain 146 - Sarandí (1872) - Buenos Aires - Argentina Teléfono/Fax: (+5411) 4204-3161/9513 - internet@dpopular.com.ar

Edición Nro. 15739

 

Dirección

Propietario: Man Press S.A. - Director: Francisco Nicolás Fascetto © 2017 Copyright Diario Popular - Todos los derechos reservados