El Presidente y la gobernadora bonaerense fueron víctimas de un escrache en Tigre protagonizado por docentes del SUTEBA. Militantes de ATE interrumpieron un acto del ministro de Justicia.

Docentes bonaerenses y vecinos protestaron este viernes contra el presidente Mauricio Macri y la gobernadora de Buenos Aires, María Eugenia Vidal, quienes fueron despedidos con insultos, al retirarse de una librería de Tigre.

Paralelamente, trabajadores de ATE irrumpieron ayer en un acto que encabezaba el ministro de Justicia, Germán Garavano, en el predio de la ex ESMA, y se produjeron forcejeos e insultos, en el marco de una protesta en reclamo de aumentos salariales

El episodio se produjo en horas del mediodía, cuando el jefe de Estado y Vidal salían de una librería tigrense, adonde Macri había acudido para encontrarse cara a cara con un vecino que le había escrito una carta.

Según pudo saberse, como el Presidente y la gobernadora habían tenido que suspender una actividad en las obras del arroyo Maldonado prevista por la mañana por cuestiones climáticas, decidieron asistir a la librería, ubicada en el pago chico del líder del Frente Renovador, Sergio Massa.

Mientras el mandatario nacional se encontraba en el negocio, arribaron al lugar integrantes del gremio de docentes Suteba y vecinos de la zona, con carteles contra las gestiones de Cambiemos y megáfonos.

Al retirarse Macri y Vidal a bordo de un vehículo oficial, los manifestantes reclamaron “paritarias” y los tildaron de “chorros”.

Desde el gobierno resaltaron no sólo la “gravedad” del escrache a Mauricio Macri y la gobernadora María Eugenia Vidal, sino que un gremio se haya atribuido su autoría.

Es que en la cuenta de Facebook SUTEBA de Tigre, en la que se adjunta un video con los abucheos, expresan: “Hace instantes vecinos, SUTEBA Tigre, UDET y docentes del distrito escrachamos al presidente Macri y a la gobernadora Vidal, que vinieron a hacer campaña electoral mientras atacan y destruyen el salario, los derechos y la escuela pública”.

Fuentes del gobierno consultadas calificaron al incidente “como una emboscada” y que entre quienes “se manifestaron agresivamente” se encontraba Alfredo Cáceres, secretario general de SUTEBA Tigre.

Según señalaron fuentes oficiales, el gobierno no presentará ninguna denuncia por el episodio, más allá de que la protesta atravesó el primer perímetro de seguridad y estuvieron cerca del Presidente, puesto que no hubo delito.

En la Casa Rosada, sin embargo, no descartaban que algún fiscal pudiera actuar de oficio e impulsar una investigación: desconocían quién había filtrado la información sobre la visita de Macri y Vidal, aunque deslizaron sospechas sobre el massismo.

En una conferencia de prensa en el marco de la reunión del Consejo Nacional del PRO en Pilar, el jefe de Gabinete, Marcos Peña, sostuvo que los escraches al presidente Macri y funcionarios de Cambiemos provienen de “minorías militantes, intolerantes y agresivas que expresan la frustración por haber perdido el poder durante el kirchnerismo”.

“Lo que va a seguir habiendo es funcionarios nacionales que, a diferencia de antes, no tienen problema de caminar por la calle, mostrándonos como somos. Lo importante es que todo el sistema político siempre rechace el escrache como forma de acción, independientemente de quien sea la persona escrachada”, remarcó.

LEA MÁS:

El gremio dice que fue espontáneo

Docentes de SUTEBA Tigre y de UDET señalaron en su cuenta oficial de Facebook que “el escrache fue espontáneo”, ya que se enteraron apenas “con una hora de antelación” de la visita de ambos al lugar.

“Decidimos hacernos presentes con nuestros reclamos. Muchos de los docentes que fueron hasta el lugar venían de una escuela y seguían su camino hacia otra luego de participar de la acción”, señalaron en un comunicado.

Negaron además las acusaciones del jefe de Gabinete, Marcos Peña, respecto a que la protesta habría estado organizada por militantes kirchneristas y, al respecto, advirtieron que en 2015 también habían realizado un escrache al entonces gobernador Daniel Scioli porque “no pagaba los sueldos”.

Incidente con un ministro

También ayer por la mañana, trabajadores del gremio ATE irrumpieron ayer en un acto que encabezaba el ministro de Justicia, Germán Garavano, en el predio de la ex ESMA, y se produjeron forcejeos e insultos, en el marco de una protesta en reclamo de aumentos salariales.

Garavano lideraba el acto de apertura del Eje de Derechos Humanos del programa “Justicia 2020”, cuando los manifestantes que cuestionan el aumento del 20 por ciento que aceptó el gremio UPCN ingresaron al lugar.

El acto se realizaba en el Salón Frondizi de la ex ESMA y el ingreso de los manifestantes obligó a suspender la presentación en momentos en que Garavano pronunciaba un discurso.

Allí, se registraron situaciones de tensión entre los representantes del gremio y encargados de la seguridad del acto, pero una vez superado el incidente se continuó con la presentación. Tras el episodio, el Ministerio de Justicia expresó su repudio “a las acciones violentas de representantes de la ATE que interrumpieron el acto”, mientras que Garavano confirmó que se presentaron dos denuncias penales: una por lesiones y otra daños.

En un comunicado, la cartera afirmó que hubo “insultos, forcejeos y empujones” entre los manifestantes y los presentes.

“Garavano se acercó a los manifestantes y les propuso trabajar la vía del diálogo para el planteo de reclamos en lugar de recurrir a esta metodología”, señaló el ministerio.

El funcionario nacional, por su parte, comentó tras el incidente que “nada justifica la violencia” y responsabilizó por el hecho a la agrupación kirchnerista La Cámpora.

“La Cámpora está buscando generar violencia. Primero ensuciaron y no limpiaron el lugar de trabajo de sus compañeros. La gente de ATE debería reflexionar de lo que hizo y pedir disculpa a las 300 personas que estuvieron. Creo que por la afiliación política partidaria no puede haber otra explicación”, que está vinculado con la campaña electoral, señaló Garavano en declaraciones a Radio Nacional.

El gremio de ATE Capital, por su parte, denunció que “personal de seguridad ubicado por todo el edificio intentó impedir por la fuerza el ingreso de los trabajadores”, incluso “golpeando a compañeras y compañeros que estaban en la entrada”.

“Repudiamos la violencia ejercida hacia los compañeros de la Junta Interna del Ministerio de Justicia y Derechos Humanos de la Nación que se encontraban en las puertas del edificio del Archivo Nacional de la Memoria con la intención de solicitarle una reunión al ministro Garavano para que dé una respuesta al aumento para los trabajadores y trabajadoras que se encuentran por debajo de la línea de pobreza”, indicó el sindicato que conduce Hugo “Cachorro” Godoy.