Más distendido que en la previa de la Cumbre y descansado tras la celebración de la misma, Mauricio Macri encabezó una conferencia de prensa en la que habló desde el G-20 hasta la violencia de los barras

Confiado en intentar sacar rédito de la exitosa celebración de la Cumbre de Líderes del G20, Mauricio Macri trazó un balance de los acuerdos con los presidentes de las grandes potencias, admitió que la buena imagen internacional y los convenios bilaterales no evitarán lidiar con “los problemas” del país y aseguró que su administración ya no quiere “hacer más pronósticos” sobre cuándo la economía comenzará a despegar tras la crisis devenida de la corrida cambiaria de mayo pasado.

Sin grandes definiciones y enfatizando que el camino para sortear la crisis es “seguir trabajando juntos porque el mundo comprendió que estamos en el camino correcto”, Macri sí puntualizó que los jubilados, pese a sufrir este año una importante caída en el poder adquisitivo, no obtendrán un bono navideño como los trabajadores formales y los beneficiarios de la AUH. “Tenemos limitaciones” presupuestarias, adujo en la conferencia de prensa realizada en Casa Rosada y remarcó que “no todo se puede resolver”.

El gobierno decidió ayer sacar a la cancha nuevamente “comunicacionalmente” al Presidente, al igual que ocurrió con otros hechos trascendentales, como las elecciones legislativas de 2017 -de hecho en ese momento fue la última rueda de prensa en el Salón Blanco-, o la difusión por parte del Indec de las mediciones de pobreza. En la primera fila del glamoroso sillón de Casa Rosada se sentó la mayor parte del Gabinete; el único que llegó tarde al evento fue el ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne.

Aunque Macri insistió que no quiere hacer pronósticos sobre la fecha de la recuperación de la economía, sostuvo que “ahora tenemos que esperar meses de trabajo, un trabajo que nos va a llevar a bajar la inflación y a que la economía lentamente vuelva a crecer” por lo que su administración está abocada a “estabilizar” las variables económicas.

ADEMÁS:

"A Donald Trump y a Xi Jinping les encantó el choripán argentino"

Aerolíneas Argentinas: se abrió una instancia de diálogo "productiva" con los gremios

La recaudación de noviembre creció un 33,7%

Empero, el jefe de Estado indicó que algunas exportaciones de productos están creciendo al 15% por el nuevo tipo de cambio, que se espera una mejora en los números del agro ya que “no está pronosticada ninguna sequía” -a la que el oficialismo le atribuye ser el origen de todos los males, quizás, para no reconocer los errores de gestión-, y que durante el verano se aguarda un fuerte movimiento del turismo interno. Claro, la suba del dólar reducirá drásticamente los viajes al exterior.

Acerca del demorado acuerdo entre el Mercosur y la Unión Europea, uno de los tópicos de las numerosas reuniones bilaterales que protagonizó días atrás, el Presidente adelantó que el 10 de diciembre próximo se llevará a cabo una nueva reunión técnica en Montevideo para intentar avanzar en este entendimiento y que, pese a las dudas expuestas por el premier francés Emmanuel Macron, “lo hablé con (el electo presidente brasileño Jair) Bolsonaro quien ratificó que quiere avanzar en este acuerdo”.

Al hacer referencia a los temas coyunturales, Macri se refirió al devenir de Cambiemos y a los “enojos” entre los socios. “Somos humanos y pueden haber. Pero en un contexto duro tenemos una coalición sólida”, enfatizó y contó que recibió salutaciones por lo actuado en el G20 del gobernador jujeño Gerardo Morales, del diputado Mario Negri o del mandatario mendocino y jefe de la UCR, Alfredo Cornejo. Nada dijo de Elisa Carrió: la titular de la CC hace semanas que no habla con el jefe de Estado en medio de una tensión indisimulable.

Por otra parte, el mandatario también respondió sobre el final una pregunta sobre la frustrada final entre River y Boca por la Copa Libertadores, que este domingo finalmente se jugará en España, una resolución que ha despertado malestar en ambos clubes. El expresidente xeneize hizo hincapié en un detalle que ya había mencionado la semana pasada en una declaración ante la prensa acreditada: que al momento de tomar la determinación de llevar el clásico a Madrid, pesó más en las autoridades de la Conmebol y de la FIFA que los hayan escupido cuando se dirigían a la confitería del Monumental, que la violencia desplegada en las afueras contra el micro que trasladaba al plantel boquense.

En este sentido, Macri destacó que el Ejecutivo lleva a sesiones extraordinarias un proyecto para “terminar con la violencia de las barras” en el fútbol. “Veo en la justicia de la Ciudad de Buenos Aires que, lamentablemente, se liberaron en horas a aquellos que portaban molotov y piedras en mochilas”, advirtió sobre los detenidos en la marcha anti G20 y trazando un paralelismo con los hinchas violentos liberados tras el escándalo del superclásico. En ese sentido, dijo que “tienen que encontrar formas de interpretar la justicia de forma tal que los violentos no puedan sentir que esto es un juego en el cual ellos hacen lo que hacen y no tienen ninguna consecuencia”.

“La forma para que eso no suceda no es poner cada vez más policías, sino que aquellos que cometen un delito vayan presos. Les aseguro que lo van a pensar varias veces antes de volver a repetirlo”, remarcó. Y puso como ejemplo que en ocasión de un partido jugado en Alemania un hombre fue condenado a 14 años de prisión a raíz de un hecho de las mismas características. “Tratemos de avanzar en eso, que nos va a permitir que haya un espacio creativo, de desarrollo, de progreso sin tener que andar con miedo, que es lo peor que le puede pasar a una sociedad”, recalcó.

Y, sobre este tema, dio quizás una última definición comparándolo con otros incidentes. “Nunca la violencia es espontánea. Todos estos hechos fueron organizados”, remarcó al hacer referencia a lo ocurrido en las afueras del Monumental pero también a los piedrazos de hace un año, en las afueras del Congreso, en momentos en que se debatía la reforma previsional.

Aparecen en esta nota:

Contacto

Registro ISSN - Propiedad Intelectual: 58849696 - Domicilio Legal: Intendente Beguiristain 146 - Sarandí (1872) - Buenos Aires - Argentina Teléfono/Fax: (+5411) 4204-3161/9513 - internet@dpopular.com.ar

Edición Nro. 15739

Dirección

Propietario: Man Press S.A. - Director: Francisco Nicolás Fascetto - Director Comercial: Martín Fascetto © 2017 Copyright Diario Popular - Todos los derechos reservados