El presidente aparece urgido a solucionar el tema de la deuda y delega en el gabinete otras cuestiones, como el aborto y la seguridad. Todo, con una impronta propia. Un naciente "albertismo"

A dos meses de haber asumido, el presidente Alberto Fernández aparece urgido por solucionar el problema de la deuda mientras delega en su Gabinete la elaboración de iniciativas para atender más adelante el resto de la agenda que fijó el 10 de diciembre, como la seguridad, el aborto o la obra pública, con una impronta propia.

Fernández concretó rápidamente la intervención de la Agencia Federal de Inteligencia (AFI), que fue una de las promesas de su discurso de asunción el 10 de diciembre pasado, y puso en marcha del Plan Argentina Contra el Hambre con la entrega de las primeras tarjetas alimentarias, tema excluyente de su campaña.

En cambio, deberán esperar hasta marzo o abril -para cuando el Gobierno confía en tener encaminada la renegociación de la deuda- otros ítems de aquel discurso inaugural, como la creación del Consejo Económico y Social, el Consejo de Seguridad, la reforma judicial o la legalización del aborto.

En el Gabinete ya están elaborando el proyecto para crear el Consejo Económico y Social, al que imaginan como un órgano que trascienda los mandatos presidenciales y trabaje en políticas de largo plazo sobre relaciones laborales, educación, ciencia y desarrollo regional, entre otros puntos.

Sobre esa iniciativa trabajan el ministro de Trabajo, Claudio Moroni, y el secretario de Asuntos Estratégicos, Gustavo Beliz, mientras sus pares Ginés González García (Salud) y Elizabeth Gómez Alcorta (Mujeres, Género y Diversidad) hacen lo propio con el nuevo proyecto para legalizar el aborto, otra promesa que Fernández ratificó días atrás.

ADEMÁS:

Guzmán va al Congreso a informar sobre la deuda

Estela de Carlotto se mostró a favor de establecer una Ley Antinegacionista

La lista de temas pendientes continúa con la constitución del Consejo de Seguridad, el impulso de un nuevo plan de obra pública "transparente" y la reforma del sistema federal de Justicia, uno de los puntos en los que el jefe de Estado hizo mayor hincapié el día de su asunción.

Sobre ese proyecto trabajan Beliz y la ministra de Justicia, Marcela Losardo, pero su diseño y eventual aplicación generan un debate interno entre los distintos sectores que conforman el Frente de Todos, que aún no está saldado.

La coalición peronista que encabeza Fernández no es uniforme y algunas de las divergencias entre el kirchnerismo, referenciado en la vicepresidenta Cristina Kirchner, el naciente "albertismo" y el espacio que lidera el presidente de la Cámara de Diputados, Sergio Massa, empezaron a salir a la superficie con un tema particular: los "presos políticos".

Mientras Santiago Cafiero, jefe de Gabinete y hombre de máxima confianza del Presidente, afirma que en la Argentina "no hay presos políticos sino detenciones arbitrarias", referentes del kirchnerismo puro como Gómez Alcorta o el ministro del Interior, Eduardo de Pedro, lo contradicen.

Sin embargo esas diferencias internas) no alteran por el momento a Fernández, quien ya empezó a dejar su impronta en la gestión para tratar de ahuyentar las dudas generadas en distintos ámbitos por el hecho de que su candidatura presidencial fuera promovida por su vice.

Aparecen en esta nota:

Contacto

Registro ISSN - Propiedad Intelectual: RL-2018-58849696 - Domicilio Legal: Intendente Beguiristain 146 - Sarandí (1872) - Buenos Aires - Argentina Teléfono/Fax: (+5411) 4204-3161/9513 - internet@dpopular.com.ar

Edición Nro. 15739

Dirección

Propietario: Man Press S.A. - Director: Francisco Nicolás Fascetto © 2017 Copyright Diario Popular - Todos los derechos reservados