Después del debate que se originó en torno al allanamiento a una propiedad de Julio de Vido el año pasado, el oficialismo busca avanzar esta semana en el debate sobre los fueros parlamentarios.

El oficialismo de la Cámara de Diputados buscará avanzar esta semana en el debate sobre los fueros parlamentarios, para facilitar el accionar de la justicia cuando disponga allanamientos a propiedades de legisladores nacionales, luego de la controversia generada el año pasado cuando el ex ministro de Planificación kirchnerista y actual diputado del FpV-PJ, Julio de Vido, se amparó en esa herramienta para impedir que la justicia ingrese a uno de sus domicilios.

El debate de esos proyectos se concretará mañana a las 14, en la Comisión de Asuntos Constitucionales que preside Pablo Tonelli (PRO), donde Cambiemos aspira a avanzar en un dictamen sobre la base de un proyecto del presidente de bloque PRO, Nicolás Massot, mediante el cual se elimina el párrafo de la ley que supedita los allanamientos de la Justicia a la previa autorización de la respectiva Cámara.

La discusión se planteó en junio pasado, cuando la Cámara debatía la controversia generada luego de que el diputado del FpV-PJ Julio de Vido se amparara en sus fueros para impedir una medida judicial de esas características.

LEA MÁS:

El proyecto del diputado del PRO propone eliminar de la Ley de Fueros el artículo que precisa que “no se podrá ordenar el allanamiento del domicilio particular o de las oficinas de los legisladores ni la intercepción de su correspondencia o comunicaciones telefónicas sin la autorización de la respectiva Cámara”.

De esta manera, el oficialismo busca ir más allá de la propuesta presentada por el Frente Renovador que, a través de un proyecto de la diputada Graciela Camaño, sugirió una opción intermedia entre ésa y la actual legislación.

El proyecto de la diputada massista propone que, “al ordenar el allanamiento del domicilio particular o de las oficinas de los legisladores o la intercepción de su correspondencia o comunicaciones telefónicas, deberá comunicar de tales medidas al presidente de la respectiva Cámara, quien debe estar informado de ello previo a llevárselas a cabo y guardar reserva de las mismas hasta tanto se hagan efectivas”.

Tanto el proyecto de Massot, que elimina el requisito del visto bueno de la Cámara para avanzar con el allanamiento, como el de Camaño, que lo habilita luego de ser informado al presidente de la Cámara, además de a la comisión de Asuntos Constitucionales, fueron girados a las de Peticiones, Poderes y Reglamento, pero cuentan con el respaldo de la mayoría de los bloques, excepto el FpV-PJ, por lo que se descuenta que avanzará.

Aparecen en esta nota: