Un informe estadístico sobre el recrudecimiento de la explotación sexual en la zona del AMBA menciona que hay más de 2.000 prostíbulos que facturan millones de pesos de manera cotidiana.

El caso de una organización criminal que buscaba playeras para una estación de servicio, cuando su finalidad era captar mujeres e introducirlas en la prostitución, situación que derivó en la intervención policial y judicial, logrando desbaratar las oscuras prácticas, puso de relieve el accionar de la mafia detrás del “negocio” de la trata. Así, un informe sostiene que actualmente hay en la Ciudad de Buenos Aires y el Conurbano alrededor de 40.000 mujeres que son explotadas sexualmente, con unos 2.000 prostíbulos que facturan millones de pesos de manera cotidiana.

La información fue proporcionada por un estudio de la organización no gubernamental Defendamos Buenos Aires, precisando que “tras la peor etapa de la pandemia, este oscuro negocio está golpeando muy fuerte, sobre todo entre mujeres de sectores populares, que son el objetivo principal de las mafias que manejan el negocio de la trata de mujeres para la explotación sexual en el AMBA”.

El caso descripto al comienzo sostiene que a raíz de una denuncia por explotación y captación de personas para el ejercicio de la prostitución con el pretexto de contratación de mujeres para puestos de trabajo, la Fiscalía Penal, Contravencional y de Faltas Número 13, a cargo de la doctora Andrea Scanga, le dio intervención a la División Trata de Personas de la Policía de la Ciudad para intensificar las tareas y desbaratar la práctica ilícita.

Para efectivizar las tareas, una oficial se hizo pasar por una postulante a la vacante de playera de estación de servicio, según indicaba el aviso por redes sociales, y envió su solicitud para adueñarse del espacio laboral y poder desenmascarar la secreta trama.

Luego de inscribirse, la encubierta oficial empezó a recibir pedidos por teléfono de un hombre, supuestamente el gerente de la estación de servicio, para que le enviara varias fotos de su cuerpo, por lo que la mujer policía descubrió que las intenciones del sujeto eran otras.

A partir de allí, sumada a la denuncia inicial, se activó la alarma de los policías y por medio del teléfono celular de esta persona, se determinó la ubicación de su domicilio en Quilmes, provincia de Buenos Aires.

Con toda la información, el magistrado actuante dispuso una orden de allanamiento para el inmueble en cuestión, con el fin de incautar elementos valiosos para la causa.

En el procedimiento colaboraron la División Análisis Informático y el Cuerpo de Investigaciones Judiciales (CIJ) del Ministerio Público Fiscal de la Ciudad. Ya en la vivienda, los efectivos secuestraron teléfonos celulares y computadoras que fueron puestas a disposición de los peritos para que sean analizadas. El hombre investigado se encontraba en el lugar, aunque no se tomó temperamento con él, a la espera de los resultados de la pericia informática. Se cree que el sujeto trabaja para una organización criminal.

El trabajo estadístico de Defendamos Buenos Aires es contundente. En ese sentido, el abogado Javier Miglino dijo que “niñas, adolescentes mujeres adultas son explotadas sexualmente en 2.000 prostíbulos ilegales en la Ciudad de Buenos Aires y el Conurbano Bonaerense, con una facturación millonaria”.

Asimismo, se afirma que “la explotación sexual crece nuevamente, tras la pandemia, por la demanda de clientes prostituyentes que pagan por mantener relaciones sexuales en los prostíbulos”.

Miglino dijo que “dentro de estos espacios manejados por mafiosos los denominados turnos de cada mujer explotada tienen un promedio de 8 horas, y la mayoría de los lugares se mantienen abiertos durante todo el día” y precisó que también “creció la prostitución VIP”.

En el estudio sobre la actualidad de la explotación sexual que realizó Defendamos Buenos Aires se indicó que “las llamadas prostitución y la prostitución VIP no son salidas laborales ni medios de vida aceptables en una sociedad moderna y respetuosa de los derechos humanos, por eso resulta más que preocupante el crecimiento continuo de los lugares que bautizados como privado y otros donde lisa y llanamente se obliga a ejercer la prostitución y se explota a los seres humanos”.

“Las mafias apuntan a las víctimas de bajos recursos, pero también se viene observando un crecimiento de la llamada prostitución VIP, que tiene a grupos criminales que captan a mujeres de sectores medios, incluso altos, con otras estrategias. Aunque la finalidad siempre es la misma, relacionada a utilizar los cuerpos de las mujeres como mercancía”, señaló el abogado Javier Miglino acerca del tema.

Aparecen en esta nota:

Contacto

Registro ISSN - Propiedad Intelectual: En trámite - Domicilio Legal: Intendente Beguiristain 146 - Sarandí (1872) - Buenos Aires - Argentina Teléfono/Fax: (+5411) 4204-3161/9513 - internet@dpopular.com.ar

Edición Nro. 15739

 

Dirección

Propietario: Man Press S.A. - Director: Francisco Nicolás Fascetto © 2017 Copyright Diario Popular - Todos los derechos reservados