Nuevos intentos de desalojo con intervención policial desde la comuna que encabeza Jorge Ferraresi. Reproches a los Cuidadores Domiciliarios y al intendente.

Luego que los Manteros Unidos de Sarandí hicieran una presentación ante la municipalidad de Avellaneda para poder continuar trabajando seis veces por semana hasta pasado el mediodía en la plaza frente al Viaducto, la tensión volvió a apoderarse del lugar por la presión municipal para erradicarlos, siendo que detrás hay una historia y permanencia de muchos años, además de censos, permisos precarios e infinidad de promesas para los 300 vendedores.

Como paradoja, esta semana mientras comenzaban los bocinazos de protesta de la Policía bonaerense en la plaza Alsina, un grupo de uniformados llegó al predio de avenida Mitre y Craig y comenzó a dialogar con los manteros, en su mayoría mujeres, explicando que eran enviados por las autoridades municipales. Si bien la venta callejera está prohibida en Avellaneda, el caso de esa feria barrial y antes trueque, tiene un conflicto nunca superado.

Apoyo de vecinos

Siempre los manteros tuvieron el apoyo de vecinos, no hubo problemas, inclusive cuando hace poco más de un año fueron parcialmente desalojados y en enero pasado se pretendió lo mismo, primero con la presencia de los Cuidadores Domiciliarios. Algunos concejales se acercaron para conocer el fondo de la cuestión, pero a nivel del Concejo Deliberante nunca hubo una determinación.

A pocos días de haber presentado los manteros un protocolo para continuar en la plaza, con todas las medidas, una especie de rebelión tuvo lugar justo una semana después que recurrieran a la Subsecretaría de Seguridad -distante a pocas cuadras-, cuando en un comunicado interno del grupo fue titulado "Ferraresi contra los laburantes" , vendedores de artesanías, ropas, comidas caseras y todo lo que colabore a "parar la olla", y que "llamó la atención el desmesurado dispositivo de la municipalidad, para cercenar el derecho a trabajar de los pobres".

ADEMÁS:

Recuperaron terrenos usurpados en el barrio Ejército de Los Andes

Estacionamiento medido de Tres de Febrero costará 22 pesos la hora

Según trascendidos, el propio intendente habría ordenado el repliegue de los Cuidadores Domiciliarios para que no tuviera repercusión periodística, pero la sede de esos agentes, tuvo la visita de varias manteras para reprochar la actitud del municipio.

Sin embargo, el último lunes la presencia policial agudizó la tensión. Según el testimonio de algunos vecinos "mandaron seis patrulleros" a presionar a la mujeres que tenían sus mantas sobre el pasto, ni siquiera en las veredas. Hubo discusiones durante más de una hora, algunas mujeres se fueron, otras resistieron el operativo que según trascendió no contaba con ninguna orden judicial. El Polo de la Justicia está también a un par de cuadras. Tampoco hubo funcionarios del área o de la Dirección de Ferias, la misma que hace ya casi dos años había censado a los manteros que estaban desde 2015.

Cabe recordar que la mayoría de los vendedores, que muchas veces y sin cuarentena aplicaron más de dos metros de distancia, son mujeres buscando sobrevivir, no ensuciaban la plaza y hasta los vecinos, compradores o no, apoyaban su asistencia. También por una cuestión de seguridad para vecinos que caminaban desde Mitre hacia la estación y hacia La Saladita.

Aparecen en esta nota:

Contacto

Registro ISSN - Propiedad Intelectual: RL-2018-58849696 - Domicilio Legal: Intendente Beguiristain 146 - Sarandí (1872) - Buenos Aires - Argentina Teléfono/Fax: (+5411) 4204-3161/9513 - internet@dpopular.com.ar

Edición Nro. 15739

Dirección

Propietario: Man Press S.A. - Director: Francisco Nicolás Fascetto © 2017 Copyright Diario Popular - Todos los derechos reservados