Para el fiscal Daniel Ichazo, a cargo de la investigación del caso, la pareja que regenteaba un prostíbulo en su casa también incurrió en ese delito de sus seis hijos menores, por lo que solicitará al juzgado de Garantías que sean acusados también por corrupción de menores

La situación procesal del matrimonio de proxenetas -detenidos tras un allanamiento en el barrio Covendiar de Ezpeleta- podría agravarse en las próximas horas en caso de prosperar el pedido de la fiscalía para ampliar su imputación por el delito de “corrupción de menores”, dado que para el fiscal Daniel Ichazo los seis hijos de la pareja fueron víctimas de “abuso psicosexual” al convivir en el prostíbulo que sus propios padres regenteaban en la vivienda de la familia.

Verdadero estupor provocó la captura de una pareja de 43 y 31 años, que, durante los fines de semana, encerraban en una habitación a cinco de sus seis hijos para ambientar la casa como un boliche-cabaret, en el que había prostitutas que atendían a los clientes a metros del lugar en el que descansaban los menores, de entre 5 y 13 años. Incluso, la hija mayor, de 14, era obligada a trabajar como “mesera sexy”.

Esta aberrante situación salió a la luz durante un allanamiento impulsado por la Unidad Funcional de Instrucción N° 1 de Berazategui, especializada en la temática “Trata de Personas”. El doctor Daniel Ichazo, titular de la fiscalía, dialogó con POPULAR y explicó los argumentos que presentará al juez de garantías “para que no salgan de la cárcel”.

LEA MÁS:

“No me termina de sorprender hasta dónde llega la miseria humana. Antes de hacer el allanamiento, no pensábamos que el prostíbulo funcionaba en la casa y con los chicos adentro”, señaló el fiscal, al tiempo que agregó: “Desde la planta baja salía una escalera que conectaba con dos habitaciones. En una de ellas estaban los hijos del matrimonio. En la otra, atendían a los clientes. Incluso, en esa escalera se practicaba sexo oral o iban a hacerlo en la terraza”.

Según el representante del Ministerio Público, resulta “imposible” que los menores de edad estuvieran ajenos a la actividad ilícita que se desarrollaba en el hogar. “Estoy seguro de que los chicos escuchaban todo. Y no sé si también veían lo que pasaba. Que un menor de edad tenga algún tipo de contacto con el acto sexual entre adultos, es un modo de abuso. Por más que no exista una agresión física, sufren lo que se llama un abuso psicosexual que corrompe su desarrollo”, describió Ichazo, quien, por este motivo, pedirá al Juzgado de Garantías N° 7 de Quilmes que se amplíen los cargos.

“Por ahora están imputados por facilitación y explotación de la prostitución e infracción a la Ley de Profilaxis. Yo voy a solicitar que también sean acusados por corrupción de menores”, indicó.

Además de estos argumentos, el fiscal cuenta con la declaración testimonial de una vecina del prostíbulo, que reveló la situación de la hija mayor del matrimonio, de 14 años. “La obligaban a vestirse como señorita y tenía que trabajar de mesera. Estamos investigando si también la impulsaron a ejercer la prostitución”, afirmó el titular de la UFI N° 1 de Berazategui.

Contacto

Registro ISSN - Propiedad Intelectual: 5346756 - Domicilio Legal: Intendente Beguiristain 146 - Sarandí (1872) - Buenos Aires - Argentina Teléfono/Fax: (+5411) 4204-3161/9513 - internet@dpopular.com.ar

Edición Nro. 15739

Dirección

Propietario: Man Press S.A. - Director: Francisco Nicolás Fascetto - Director Comercial: Martín Fascetto © 2017 Copyright Diario Popular - Todos los derechos reservados