Miles de devotos se hicieron tiempo para agradecer al Santo los favores concedidos, pero también para pedir por la continuidad de los puestos de trabajo. "Vinieron con temor a ser echados", manifestó el padre Juan José Basalo.

Como cada 7 de agosto, miles de vecinos de Quilmes, Berazategui y Florencio Varela colmaron las tres parroquias de San Cayetano que hay en la Diócesis, para agradecer y, especialmente en esta época, pedir por la continuidad de los puestos de trabajo.

Las tres iglesias abrieron sus puertas a la medianoche de ayer y comenzaron a recibir a los fieles de la región, que este año se acercaron para demostrar, una vez más, su amor por el santo que concede “Paz, Pan y Trabajo”.

Con misas cada dos horas, desde las 7 hasta las 21, y una especial oficiada a las 19 por el obispo Monseñor Carlos Tissera en la parroquia de Quilmes Oeste, los feligreses oraron bajo el lema “Renovar el Servicio”. Con largas colas para ingresar a los santuarios, las personas acercaron sus pedidos al Santo. La particularidad de este año fue “el temor a que sean echados”.

Según el sacerdote Juan José Basalo, párroco del templo ubicado en Mosconi y Lamadrid, “los pedidos vienen generalmente desde lo personal y familiar, algunos frente a la inseguridad del trabajo por miedo a que lo echen”. “Hay una inseguridad y un miedo constante”, remarcó el cura, quien estimó una participación cercana de 20 mil fieles en Quilmes.

Por su parte, el Padre Jorge González, de la iglesia ubicada en calle El Zonda y El Atalaya, informó que este año el lema elegido con las comunidades de fieles y servidores del santuario tiene que ver con el postulado del Papa Francisco de las Tres T (Tierra, Techo y Trabajo): “De la mano de Jesús y San Cayetano, construyamos un país unido con tierra, techo y trabajo”. “San Cayetano tiene mucho trabajo en estos tiempos que estamos viviendo”, expresó el párroco.

En Varela, alrededor de las 15, se realizó la primera de las misas centrales de la conmemoración con la presencia del Obispo,mientras que a las 17 se hizo la tradicional procesión de los fieles desde la Ermita de la Virgen de Luján (Avenidas San Martín y Teniente General Perón), hasta la Parroquia Santuario San Cayetano, donde -durante toda la jornada- se recibieron donaciones y una radio abierta transmitió las misas al tiempo que se pudieron disfrutar números artísticos cargo de personal de la Subsecretaria de Cultura varelense.