Todo comenzó cuando observaron a una joven de 20 años con su pequeño hijo en brazos que gritaba pidiendo auxilio, en plena convulsión y sin poder respirar. Lo salvaron dos efectivos de la fuerza local de Quilmes

Dos oficiales de la Policía Local de Quilmes le salvaron la vida a un nene de 3 años, que estaba convulsionando en brazos de su madre en Bernal Oeste.

En horas de la tarde, cuando un móvil de la Policía Local circulaba por Montevideo al 600 de Bernal Oeste, los policías observaron a una joven de 20 años con su pequeño hijo en brazos que gritaba pidiendo auxilio, en plena convulsión y sin poder respirar.

Los uniformados no dudaron en tomar al pequeño que además tenía un cuadro febril y le practicaron primeros auxilios en la vía pública, hecho que fue crucial y le permitió llegar a la UPA de Wilde, donde recibió la atención necesaria para recuperarse por completo.

Finalmente, el niño quedó internado en la sala de Observación para su adecuada recuperación.

Aparecen en esta nota: