Fundamental en el retorno del Funebrero al fútbol de los domingos, el Uno desechó propuestas para jugar en el círculo selecto con la idea de ponerle el pecho al presente del Decano bajo la batuta de Lucas Nardi.

El sentido de pertenencia pudo más que cualquier posibilidad de jugar en la Primera División y Quilmes, abrochó así un regreso esperado por los hinchas. Es que en las últimas horas se confirmó el arribo de Emanuel Trípodi, quien por segunda ocasión, será el responsable de defender el arco de un Cervecero que rearma sus piezas con la premisa de volver rápidamente a la máxima categoría.

Fundamental en el retorno de Chacarita al fútbol de los domingos, el guardametas desechó propuestas para jugar en el círculo selecto con la idea de ponerle el pecho al presente del Decano que bajo la batuta de Lucas Nardi y su extenso equipo de trabajo, se alista de la mejor manera para estar a la altura de las pretensiones de todo el Mundo Quilmes.

Luego de varios idas y vueltas, el arquero que logró el ascenso con el equipo dirigido por Walter Coyette arregló de palabra con los directivos de San Martín su desvinculación de la institución -todavía tenía un año más de contrato- y se espera que en el corto plazo se transforme en otra de las altas del plantel quilmeño, que hasta el momento cuenta con once incorporaciones: Juan Larrea, Braian Lluy, Federico Álvarez y Tobías Albarracín (defensores); Miguel Eduardo Caneo, Alejandro Furia Cabral, Matías Mansilla, Augusto Max y Nicolás Castro (mediocampistas); Matías Nouet y Felipe Cadenazzi (delanteros).

Sin lugar a dudas, de la misma manera que ocurrió con el Chino Caneo, y que podría pasar con Sebastián Romero, para el arquero, el amor y las ganas de aportar su granito de arena y experiencia en el momento que más lo necesita el club, pesan más que la posibilidad de ganar una suma de dinero importante o sumarse a proyectos futbolísticos superadores.

Los hinchas, felices, por su puesto.

Se movieron en Maltería Hudson

Mientras se espera la confirmación de la llegada de Trípodi, el plantel de Quilmes sigue adelante con su puesta a punto. Durante la jornada de ayer, los trabajos se realizaron nuevamente en el predio Maltería de Hudson en donde el cuerpo técnico dispuso un minucioso entrenamiento táctico en situación de juego en superioridad numérica a dos toques, con once futbolistas de un lado y nueve del otro.

La alineación titular que paró Nardi contó con nueve de las caras nuevas: Marcos Ledesma; Braian Lluy, Diego Colotto, Tobías Albarracín y Federico Álvarez; Augusto Max, Matías Mansilla; Román Strada, Miguel Caneo, Nicolás Castro; y Matías Nouet. En tanto, el entrenador decidió que la última línea rote de manera completa con: Alejandro Furia, Juan Larrea, Tomás López y Lucas Carrizo.

Del otro lado estuvieron: Pedro Formosa; Raúl Lozano, Jorge Benítez; Francisco Ilarregui, Juan Altamiranda, Brandon Obregón, Enzo Acosta; Jonatan Torres y Felipe Cadenazzi.

Aparecen en esta nota: