Dos años y cuatro meses después de ser salvajemente violada por un hombre que le introdujo un palo de escoba en el ano y un pie en la vagina, y que además la golpeó y mordió, María, una mujer de 55 años, logró ver entre rejas al sujeto que le arruinó la vida.

Por la gravedad del delito, el tiempo que tardaron en atraparlo parece excesivo. Sin embargo, los plazos de la Justicia no siempre son los de la víctima. La historia que sale a la luz comenzó en 2014, cuando María (55 años), luego de recuperarse del horrendo abuso que había sufrido el 23 de octubre de ese año por parte de su entonces pareja, se acercó a una comisaría y denunció a Cristian Q., un sujeto 10 años menor que ella con el que había entablado una relación.

A Cristian lo había conocido unos meses atrás, cuando le tocó el timbre de su vivienda de la localidad de Bernal para consultarle si el garaje estaba en alquiler.

María no tenía auto y ganar unos pesos extra no le venía nada mal.

Fue así que comenzó una relación comercial, que luego se transformó en sentimental. Poco a poco, ella fue dejando que este sujeto se meta en su vida. Confió sin sospechar que era una persona extremadamente violenta, una cara que él se esforzó por ocultar en los primeros tiempos.

Incluso le abrió las puertas de su casa para que compartieran más tiempo juntos. Pero de un día para el otro, la relación se volvió traumática por la escalada de violencia de Cristian contra María. El infierno que vivía esta mujer llegó a su punto máximo esa noche del 23 de octubre, cuando su pareja abusó sexualmente de ella.

No hubo consentimiento para ese acto enfermizo. Su cuerpo quedó tan lastimado que le llevó varios días ponerse de pie para ir a hacer la denuncia.

Cuando ella regresó de la comisaría, Cristian ya no estaba. Y desde ese día no lo volvió a ver.

En ese momento comenzó el camino de la Justicia a través de una investigación que llevó a cabo la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) N° 8 de Quilmes, que bajo las órdenes de la fiscal Valeria Meyer logró reunir las pruebas suficientes para pedir la captura del acusado, a quien la Policía logró detener en el partido de Lanús.

Transcurrieron dos años y cuatro meses para que María vuelva ver a Cristian, pero esta vez, afortunadamente, él estaba dentro de una celda.

Datos recabados por DIARIO POPULAR señalan que las profundas heridas y hematomas en el lastimado cuerpo de María, que fueron certificadas por acta de inspección ocular, así como también el reconocimiento medico legal con protocolo de abuso sexual, el informe de psicodiagnóstico y la declaración testimonial de la víctima, constituyeron los elementos que presentó la doctora Meyer para solicitar la detención del acusado.

Ante una situación de violencia de género, siempre es recomendable realizar la denuncia. Se puede llamar al 144. También se puede acudir a Comisarías de la Mujer y la Familia o, eventualmente, a cualquier comisaría cercana. También se puede recurrir al Juzgado de Garantía de turno o fiscalía.

Aparecen en esta nota:

Contacto

Registro ISSN - Propiedad Intelectual: 5346756 - Domicilio Legal: Intendente Beguiristain 146 - Sarandí (1872) - Buenos Aires - Argentina Teléfono/Fax: (+5411) 4204-3161/9513 - internet@dpopular.com.ar

Dirección

Propietario: Man Press S.A. - Director: Francisco Nicolás Fascetto - Director Comercial: Martín Fascetto © 2017 Copyright Diario Popular - Todos los derechos reservados