El robo de autos y motos creció más del 30% en la zona metropolitana. Muchos de estos delitos se cometen con violencia y provocan heridos y muertos.

Se trata de una modalidad que, tras la peor etapa de la pandemia, no para de crecer, con automóviles y motocicletas que son robadas bajo distintas modalidades delictivas. Se calcula que en este verano se producen más de 1.000 robos de autos y motos diarios en el ámbito de la Ciudad de Buenos Aires y la Provincia de Buenos Aires. El aumento interanual es importante, ya que en febrero de 2020 se producían 700 de manera cotidiana.

Los datos surgen de nueva Encuesta Mensual de Inseguridad llevada a cabo por la ONG Defendamos Buenos Aires con la asistencia del Estudio Miglino y Abogados, más datos proporcionados por la Asociación Argentina de Compañías de Seguros (AACS), explicó el abogado Javier Miglino.

"Alejandro tiene 44 años, vive en Belgrano y es empresario. Cuando cumplió 20 años como socio, se dio el gusto de comprarse un Mercedez Benz Clase C nuevo. El vehículo le costo 48.000 dólares que a pesos de ese momento daba una cifra millonaria. La satisfacción de manejar un vehículo con caja automática de doble embrague, suspensión remota que mide el pozo antes de tomarlo y de ese modo evita los movimientos bruscos que producen la mayoría de los autos, una aceleración estupenda e incluso un consumo de vehículo chico, más la elegancia y sofisticación de los vehículos alemanes, lo ‘obligaban’ a vivir a bordo del vehículo. "Lo usaba para todo. Desde ir a buscar a los chicos a la escuela a comprar una pizza. No quería bajarme", nos decía. Sin embargo, un trámite en la Agencia 15 de la AFIP en la calle Yapeyú al 2100 en San Martín, fue el final. Dejó el auto estacionado a las apuradas y cuando volvió no estaba. Tendría que haber usado una playa de estacionamiento, tal como nos decía pero pensó que con las balizas puestas y en solo 5 minutos, volvía y listo. Pero los ladrones, que seguramente lo venían siguiendo desde que cruzó la General Paz a la altura de la avenida San Martín, necesitaron menos de 5 minutos para llevarse el auto. Nunca apareció y por lo que le dijeron sus conocidos, probablemente cruzó a Bolivia para ser cambiado por cocaína o a Paraguay para ser intercambiado por marihuana", dijo Javier Miglino, abogado Especialista en Seguridad y Director de Defendamos Buenos Aires.

El destino de los autos y motos que son robados

"En general los vehículos que son objeto de robo automotor tienen cuatro mercados posibles: el del desarme para venta de repuestos. Es cuestión de caminar un poco por la calle Warnes en Chacarita para encontrarse con piezas de todo tipo y de dudoso origen. Son los autos más baratos y/o más viejos, con piezas originales que han sido discontinuados por la fábrica. También están los vehículos seminuevos y de gama media, que acabarán convirtiéndose en coches ‘mellizos’, es decir un vehículo robado con el número de chasis y motor originales pero con una patente nueva. Como los detectores humanos y electrónicos siempre persiguen el número de patente (en caso de vehículos con pedido de secuestro), es posible circular e incluso estafar con una venta de un auto robado con la patente cambiada, que por cierto también puede comprarse en Warnes. Los vehículos de alta gama, como el de Alejandro, jamás aparecen porque son enviados a Bolivia y Paraguay para intercambiarlos por drogas. También están los vehículos que se roban para cometer robos y secuestros y luego son abandonados y por último, una pequeña porción de autos que se convierten en remises en barrios tales como Lomas de Zamora, Quilmes, Isidro Casanova, Rafael Castillo (ambos de La Matanza), u otros lugares de la Provincia de Buenos Aires", dijo Miglino.

Aparecen en esta nota:

Contacto

Registro ISSN - Propiedad Intelectual: RL-2021-110619619 - Domicilio Legal: Intendente Beguiristain 146 - Sarandí (1872) - Buenos Aires - Argentina Teléfono/Fax: (+5411) 4204-3161/9513 - internet@dpopular.com.ar

Edición Nro. 15739

 

Dirección

Propietario: Man Press S.A. - Director: Francisco Nicolás Fascetto © 2017 Copyright Diario Popular - Todos los derechos reservados