El festejo comenzó en el Estadio Único, pero se extendió hasta 9 de Julio y Córdoba, donde se agolparon cientos de hinchas.

“Es la alegría de gritar un gol y otro título con mi viejo, y reconfirmar la idea de un club social, del arraigo al barrio”, aseguró con la poca voz que le quedaba Nicolás Gentinetta, que volvió a ver campeón al Granate junto a su papá, Gustavo.

Entre los hinchas vuelve a surgir una y otra vez la misma palabra: barrio. El festejo comenzó en el Estadio Único de La Plata, pero se extendió hasta 9 de Julio y Córdoba, donde se agolparon cientos de hinchas para continuar la fiesta.

“Compartir esto con mi viejo es algo impresionante. Me conecta con las historias que me contaba de pibe, cuando se pasaba tardes enteras en el club con mi tío. Lanús estuvo presente siempre en nuestras vidas. Es la historia familiar, es el fútbol y los afectos, y seguramente será parte importante del futuro”, manifestó Gentinetta.

Por su parte, Noelia Rodríguez remarcó: “Es un título que nos pone felices no sólo por el campeonato, sino porque jugamos como nos gusta, respetamos una manera de jugar. Hay jugadores que se fueron y (El DT, Jorge) Almirón hace jugar igual al equipo. Estamos muy emocionados todos”.

En tanto, Martín Díaz Fernández expresó: “Lo disfrutamos con amigos, con gente que conocemos del barrio, de ir a jugar a la pelota al club. El barrio es la esencia de lo que es Lanús y espero que nunca la pierda. Siento algo de nostalgia porque mi abuelo no llegó a ver este campeonato, pero estoy muy emocionado”.

Aparecen en esta nota: