Pese a haber terminado la temporada bajo los tres palos, sabe que en la puesta a punto todos arrancan de cero y nadie tiene el lugar garantizado. "Estoy muy tranquilo, todos tratamos de estar a la par y de ser competitivos", dijo.

La voluntad de los jugadores de Temperley es inquebrantable y a cada paso que dan en la pretemporada reafirman su convicción de intentarlo otra vez y que el nuevo año en Primera División sea realmente excelente.

Uno de los que no baja los brazos y para la Superliga tendrá la plena responsabilidad en el arco es Leandro De Bórtoli, quien se siente ciento por ciento listo: “Los trabajos van muy bien, en la cuarta semana que ya estamos encarando se nota el cansancio físico pero no desgastamos las ganas, que siguen intactas. Los chicos nuevos agarran la idea de a poco, que es lo que propone Gustavo, la tenencia del balón ante todo”, sostuvo en diálogo con El SurUrbano.

El guardavallas formado en el club de Turdera entiende de sacrificios y sabe que pese a ser el aparente titular, tiene a la sombra a Josué Ayala y destacó: “Estoy muy tranquilo, todos tratamos de estar a la par y de ser competitivos, así que por mi parte, y por la de Josué (Ayala) y Julián (Lucero), hemos forjado una buena relación y entre los tres nos ayudamos e intentamos sacar los mejores conceptos. A todos se los ve con la cabeza en mirar para adelante y sumar, que es lo más importante. Desde el primero hasta el último, todos pensamos en dar lo mejor por Temperley”.

De Bórtoli señaló que “hay que tener los pies sobre la Tierra” y confiar en la constancia: “No podemos marearnos ni pensar que las aspiraciones son más ambiciosas. El ser constantes y aplicar la idea de juego nos llevó a tener muy buenos resultados y a mantener la categoría. Hay que confiar y creer en el trabajo que tenemos, que es interesantes. Pondremos nuestras expectativas en ello”.

Por último, trazó líneas entre los objetivos grupales y personales, encontradas en un punto: “Tanto mis compañeros como yo buscaremos hacer una campaña lejos de la permanencia. Es un trabajo que toma muchísimo tiempo y es paulatino, se lleva de a poco y partido a partido, no podemos pensar más allá de eso. No se puede sacar la cabeza de ese foco ni la mirada en esa dirección. Hay un plantel renovado y con las mismas ganas que los muchachos que estuvieron antes y los que nos quedamos. Después se verá para qué estamos, pero lo ideal será apuntar a algo más importante que mantener la categoría”.

Aparecen en esta nota: