Todos los meses la Municipalidad de Lomas de Zamora les cobra la Tasa de Alumbrado, Barrido y Limpieza de zona residencial, sin embargo los vecinos de Carlos Casares, entre avenida Eva Perón y Rivadavia, en Temperley Este, viven en una calle de tierra por donde nunca pasa el barrendero.

Insólitamente estos son los únicos 100 metros que la comuna dejó sin asfaltar y a pesar de los innumerables reclamos que presentaron los vecinos, hasta el momento nunca les ha dado una respuesta.

El barrio no es periférico ni mucho menos, están a metros de la ex Pasco y a 8 cuadras de la avenida Almirante Brown, sin embargo parecen vivir en otra época.

La arteria es bastante transitada ya que muchos la utilizan como atajo para llegar a Cerrito y, por otra parte, porque en esa cuadra se encuentra el Club Morumbí donde muchas familias llevan a sus hijos a chicos practicar fútbol infantil.

Al margen de estas penurias, que se agravan los días de lluvia, sumado a los pastizales y la basura, los vecinos también se tuvieron que hacer cargo de la iluminación, para lo cual costearon la colocación de los focos, y de la seguridad, instalando alarmas comunitarias y botones antipánico, según comentó Juan Rito.

Finalmente, y con bronca, el contribuyente apuntó: “Pagamos impuestos como zona residencial, pero no recibimos los servicios correspondientes”.

Aparecen en esta nota: