sábado 10.12.2016 - Actualizado hace
Espectáculos
17 | 01 | 2016
Imprimir
Agrandar
Reducir

La Leona y el conflicto entre patrones y obreros

Luly Vitcop
0
Comentarios
Por Luly Vitcop


Una telenovela fuerte, que describe dos clases sociales (ricos y pobres) enmarcada en las situaciones que viven los empleados de una fábrica textil que los explota y por la cual deberán luchar pese a todo.

La Leona y el conflicto entre patrones y obreros
Foto:

"¿Qué querés que corra sangre o indemnizar a todos?", le pregunta el personaje de Pablo Echarri como el consultor de empresas Franco Uribe, al dueño de la fábrica textil Miller, en la piel de Miguel Angel Solá, que vuelve al formato de tiras después de más de 20 años. La respuesta es inevitable para un empresario sin escrúpulos. Así de cruel arranca el primer capítulo de La Leona, al colocar el conflicto entre patrones y obreros en el centro de la polémica con represión policial incluida.

En paralelo al mundo de los ricos, el diálogo en la casa de uno de los obreros entre su hija Eugenia (Dolores Fonzi) y su padre Pedro (Hugo Arana), ambos empleados de la fábrica textil, ubica el conflicto en el sector más humilde. Mientras el padre insiste en una postura gremial, la hija planea otra estrategia para salvarse y escalar de clase social: "¡Para qué sirven los valores que pregonás, si no sabés dónde caerte muerto?".

La tira La Leona se estrena hoy a las 22 horas por Telefe. Y si bien la idea surgió hace tres años, lo cierto es que el estreno coincide la asunción de un nuevo gobierno en el país, y muchas escenas coinciden -dicen los protagonistas- con los incidentes y la represión a empleados municipales contratados en la Municipalidad de La Plata, aunque en la ficción se remontó al vaciamiento de la textil Brukman, un símbolo y emblema de los años 90, sobre la oleada de cierres de fuentes de trabajo.

A decir verdad, se iba a estrenar el año pasado pero por razones de grilla, Telefe decidió ponerla al aire este año. Pablo Echarri y Nancy Dupláa, declarados kirchneristas de pura cepa, no ven como negativo esta casual coincidencia. Que se cuente una historia que coincide con hechos ocurridos recientemente. "En la historia de La Leona se incluyó la represión policial en la fábrica como instrumento para generar un clima de mayor dramatismo. Cuando el año pasado grabábamos la novela decíamos que nada de esto iba a pasar", contó el galán.

Cuando se le preguntó a Tomás Yankelevich, director de contenidos de Telefé, si era una coincidencia el conflicto laboral en la tira se correspondiera con parte de la realidad, contestó: "No sabemos si es bueno o malo". En tanto para Echarri y Dupláa no hay lugar a dudas que si. "Conviene que a la gente la atraviese este conflicto, que no la deje indiferente. Si alguien no la quiere ver, me parece bien. Que coloque una chapa en la televisión de la casa de la madre. Creo que esto va a provocar el deseo de verla".

Dupláa insiste que fue una decisión de Telefe estrenar la tira en 2016 cuando tenía fecha de aire en 2015: "La verdad que es otro momento del país (por el cambio de gobierno). Yo siempre veo que conviene exponer las fibras de cada una de las partes de un conflicto social y laboral. Después que cada uno tome el partido que quiere. Yo creo que algo va a movilizar, pero nada malo. Seguramente genere contradicciones como el personaje de Pablo".

La heroína, sin embargo, reconoce que para las autoridades de Telefe "puede tener un costo... Creo que la tira va a cortar muchos hilos".

Frente al boicot contra la tira que se comenzó a armar esta semana en las redes sociales para desacreditar a la pareja por su militancia kirchnerista, con la frase: "Decile no a la novela La Leona, sin público se cierra", es Echarri quien toma la palabra en defensa del producto y del elenco: "Las agresiones duelen. Es un error muy grande decir no vean tal cosa. Así generan lo que no quieren, el efecto inverso. Si se analiza ese universo de gente es un pequeño mundo que a través de un odio muy expreso, no lo pueden callar".

El galán maduro no pasa por alto el boicot, pero tampoco le otorga la importancia: "La gente no anda boicoteando por la calle, a lo sumo te mira con cara de culo y listo. Nada más que eso. La gente que gasta tanto tiempo en odiar logra el efecto contrario. Las agresiones me pegan, me pican".

Sobre el contexto político actual, Dupláa afirma que "no esperaba tantas malas en tan poco tiempo". Pero guarda cierta esperanza: "Yo siento que la gente está distinta. Tiene vocación de opinión política y creo que se va a defender lo conquistado".

      Embed


Comentarios Facebook