miércoles 28.09.2016 - Actualizado hace
Espectáculos
02 | 08 | 2016
Imprimir
Agrandar
Reducir

7 buenas razones para ver Stranger Things

Hernán Khatchadourian (@hernankhat)
0
Comentarios
Por Hernán Khatchadourian (@hernankhat)


La nueva serie de Netflix se conviritó en un éxito en tiempo récord y la clave radica en una serie de factores que sus creadores supieron explotar a la perfección.

7 buenas razones para ver Stranger Things
Foto:

La nueva serie de Netflix, Stranger Things, lleva tan sólo dos semanas de estreno y ya se convirtió en un suceso mundial en el que un gran porcentaje de los internautas terminan recalando de una manera u otra.

Memes, animaciones, fotos... la serie creada por los hermanos Matt y Ross Duffer se desplegó a través de las redes sociales como un fenómeno de masas que demuestra que Netflix volvió a lograr un gran éxito con un producto pensado sólo para ser visto a través de Internet.

En DIARIO POPULAR encontramos todas esta razones por las que Stranger Things logró convertise en una serie de gran llegada a todos los públicos.

1) Nostalgia por los ´80

La serie transcurre en un típico pueblo estadounidense en el año 1983 y por ende, todos los elementos referentes a esa época están presentes en la producción. Los niños protagonistas de la serie se comunican entre ellos con walkie  talkies, andan en bicicleta a través del poblado y el bosque, los programas de televisión como "He-Man", las innumerables referencia a Stephen King, John Carpenter y Stephen Spielberg ; y toda esa atmósfera ochentosa que remite a la nostalgia por los productos fílmicos de esa época como Los Goonies o E.T..

Algo similar ocurrió hace algunos años con la película Super 8, dirigida por J.J Abrams (el mismo de Star Wars Episodio VII) aunque con un resultado menos acotado. De hecho, hay un video circulando por un Internet en el que se muestra los "homenajes" que los Duffer hicieron a varios clásicos de esa época.


      Embed


 
2) Un misterio que se multiplica

Al transcurrir en 1983, la serie mantiene la impronta de los tensos momentos que vivían los Estados Unidos por esos tiempos en los que Ronald Reagan proponía combatir a la Unión Soviética desde el espacio y dar por terminada la Guerra Fría en una carrera armamentística que parecía no tener fin.

La serie comienza con la desaparición de un niño, Will Byers (Noah Schnapp)  que desencadena por un lado la investigación policial de rigor, y por el otro, una búsqueda paralela que entablan sus amigos Mike, Dustin y Lucas (Finn Wolfhard, Gaten Henderson y Caleb McLaughlin), y su familia y que los llevará ineludiblemente a un centro de investigación gubernamental en el que se llevan a cabo experimentos poco ortodoxos con el fin de contribuir a que los Estados Unidos obtenga una ventaja en la por entonces vigente Guerra Fría.

Asimismo, el público también se irá adentrando en este mundo para descubrir qué se propone la criatura que secuestró a Will en el inicio de la serie y cuál es su relación con "Once", una niña que aparece de repente en el pueblo y que manifiesta extraños poderes.

Ya desde la presentación, la serie adelanta con su música y su tétrico fondo oscuro, que nada bueno está por venir.


      Embed

 
3) Un regreso y una revelación

La serie cuenta con el protagónico de Winona Ryder, la actriz que supo conquistar a una generación hace más de veinte años con sus personajes juveniles y que ahora regresa convertida en una "madre" hecha y derecha. De nuevo, la referencia apunta a J.J. Abrams que redescubrió a la actriz en ese papel en su remake de Star Trek en 2009, en la que interpretaba fugazmente a la madre del Señor Spock, pero en Stranger Things Winona tiene tiempo para demostrar que el talento le sobra, y sobre todo que se lleva como nadie con el género sobrenatural como ocurrió con el papel que la llevó a la fama, el de Lydia en Beetlejuice.

Pero además, Stranger Things cuenta con una nueva revelación: Millie Bobby Brown, que interpreta a "Once", una niña que fue mantenida en cautiverio durante toda su vida en un laboratorio gubernamental cercano al pueblo de Hawkins y que, tras escapar de allí, recala en la guarida de Mike, Dustin y Lucas, quienes la reciben como una miembro honoraria de su grupo.

Como en todo buen producto de los ´80, también hay adolescentes enamoradizos y conflictuados como Nancy (Natalia Dyer),  Stephen (Joe Keery) y Jonathan (Charlie Heaton) que protagonizan su propio triángulo amoroso entre intrigas y suspenso.


      Embed
banner

4) No hay público que se le resista

Si hay algo que los hermanos Duffer tuvieron en claro a la hora de pergeñar la serie es en hipnotizar a todos los públicos. Porque hay series y series en Netflix, algunas dirigidas a los fanáticos de los thrillers políticos (House of Cards), a los amantes de los comics (Daredevil, Jessica Jones) y de los documentales (Making a Murderer) pero Stranger Things tiene material para todos.

Hay nostalgia por los ´80 para los grandes, hay aventura y monstruos para los niños y hay rebeldía, romance y suspenso para los adolescentes: nadie queda afuera en esta ecuación.

 

5) Son sólo 8 episodios

Si hay algo que le agregue adicción a esta serie es que cuenta con tan sólo 8 capítulos, cada uno de ellos de unos 45/50 minutos de duración que no escatiman en suspenso y aventura a medida que transcurren.

Si las series de TV abierta o cable te aburren con sus interminables idas y vueltas, Netflix (y los Duffer) demuestran una vez más que ya le tienen la mano tomada a sus suscriptores con productos que pueden ser consumidos "de un tirón" y sin muchas vueltas.


      Embed
banner

 
6) La banda sonora

Si bien la música incidental de Kyle Dixon y Michael Stein respeta muchos de los parámetros de este tipo de producciones, el plato fuerte son los temas que se pueden escuchar de fondo mientras los personajes hacen lo suyo.

Al tan mentado "Should I Stay or Should I Go" de The Clash que se escucha numerosas veces por una determinada causa que no vamos a revelar, se suman temas de Peter Gabriel, Jefferson Airplane, Toto, The Bangles, Foreigner, New Order e incluso Vangelis que incluso formarán parte de una banda de sonido que se comercializará en poco tiempo, según anunciaron los productores.

Nada se pierde...

      Embed


7) Humor y ciencia ficción

No hay mejor fórmula para el cine y la TV que mezclar las aburridas explicaciones que requieren la química y la física con chistes. Varias producciones televisivas como The Flash o The Big Bang Theory lo confirman y los Duffer no han dejado pasar de largo este detalle, que arrastra televidentes "nerds" de a montonazos.

Pero si a esto le agregamos que los más pequeños son los encargados de poner en marcha estos momentos tan logrados, el mérito se vuelve más grande ya que se trata de personas que no conocen quizá el significado absoluto de lo que están diciendo por no haber vivido en la ápoca en la que la serie está ambientada pero lo actúan con total profesionalidad.

Discusiones sobre obras literarias, analogías entre la ficción y la vida real y guiños continuos al espectador se transforman en un llamado irresistible de esta serie para con sus seguidores.

      Embed

Comentarios Facebook