domingo 25.09.2016 - Actualizado hace
General
23 | 08 | 2016
Imprimir
Agrandar
Reducir

Frutas, productores, y cajones vacíos: una mañana en Plaza de Mayo

Nicolás Rotnitzky
0
Comentarios
Por Nicolás Rotnitzky


Ochenta productores frutícolas coparon la plaza con, supuestamente, 10 toneladas de frutas. La gente se juntó de a cientos: varios llegaron desde el conurbano con changuitos para llevarse "algunos kilos". Al final, se conformaron con una manzana y una pera.

Frutas, productores, y cajones vacíos: una mañana en Plaza de Mayo
Foto:

—¡Hasta los productores nos cagan!

Una señora hace una fila larga y zigzagueante como una serpiente en la Plaza de Mayo. Son las 9:30 de un martes de agosto y detrás de ella hay 300 personas más que no se esconden del sol invernal. La fila es un caos total: desorden, gritos, que vos te colaste, que andá para atrás. La señora, como todos los que están adelante, como todos los que están atrás, tienen changuitos: el de ella es azul. Y grita, como todos los que están adelante, como todos los que están atrás, porque acaba de enterarse que los productores frutícolas que llevaron 500 cajones de fruta a la Plaza de Mayo para regalarle a la gente solamente darán una pera y una manzana por persona.

      Embed

El chango de Daniel también es azul. Viste una boina, una campera marrón, anteojos y un típico bigote italiano: prolijo, finito como una anchoa, reposa por encima del labio. Él vino de Lomas de Zamora: viajó una hora para "llevarme algo de fruta y poderme sustentar", dice. "Es que en la verdulería está todo muy caro, ya no se puede comprar nada", agrega el jubilado, que se irá con lo mismo que todos los demás: una pera, una manzana.

La convocatoria la encabeza la Federación de Productores de Fruta de Río Negro y Neuquén. Habían anunciado que cruzarían el país con 10 toneladas de manzanas y peras para obsequiarlas en la plaza principal de Buenos Aires. Llegaron, primero, dos camiones con 20 productores y varios cajones. Los apilaron en la vereda que está frente al Cabildo.

—Venimos a hacerle un timbrazo al presidente

El que habla es Jorge Figueroa. Figueroa es el presidente de la Federación de Productores de Fruta de Río Negro y Neuquén. Explica, con la paciencia de una maestra de grado, que el productor recibe $3 por cada kilo de manzana que produce, pero cuyo costo es de $4.50: es decir, producir manzanas, básicamente, da pérdida. Mientras tanto, en la góndola el consumidor final abona $28 por kilo.

Figueroa dice que el 45% del producto bruto de Río Negro lo genera la actividad frutícola. Pero que ahora los productores están dejando de producir: abandonan las chacras, descuidan sus terrenos. Y pide que Mauricio Macri —que podría estar mirando la escena desde su despacho en la Casa Rosada— plantee políticas de "largo aliento".

Apenas pasadas las 9:30, con las cámaras de televisión incendiando la escena, empiezan a repartirse las primeras frutas. Suéter verde, cejas anchas, piel morena cubierta de una cáscara áspera por tanta exposición al sol, Vicente Jara mete en la mano en el cajón una y otra vez hasta el infinito para repartir las frutas. Las primeras señoras de la fila están indignadas. Ellas llegaron primero. Están apuradas.

—¡Queremos un kilo de cada uno!—dice una, lentes y changuito en la mano.

—No, señora, esto es para una promoción, para que usted venga y se lleve un obsequio y un folleto- responde Jara

Un folleto: un papel que explica con números la situación de los productores.

—Quédese tranquila, no sea ansiosa, espere un poco, tenga paciencia, ya empezamos a repartir, ya nos va a tocar.


      Embed
banner

Jara es el león que cuida con dientes afilados la pila altísima de cajones de madera repletos de peras y manzanas. En total, dicen, tienen 500 cajones. No parecen más de 70: a las 10:30 de la mañana, una hora después de empezar a repartir, no habrá más nada. Jara es uno de los 70 productores que cruzó de oeste a este el país para manifestarse en la Plaza de Mayo. Explica, con la tonada del campesino que pasa más tiempo en sus tierras que en la ciudad, que no esperaban tanta gente, que la culpa la tienen los medios porque "informaron mal". Y ataca a Macri. Macri estuvo en el Alto Valle en septiembre del año pasado, en plena campaña presidencial. Lo acompañaron varios funcionarios. Habló de "impulsar las economías regionales". Prometió "mejorar la producción". "Entendemos que está mala la situación, pero tenemos que buscar un diálogo. Sabemos que la situación es general, que todas las provincias están mal. Pero allá vemos que de 5000 productores eran 2000, y año a año están perdiendo. Hay chacras abandonadas", dice Jara.

Los productores, todos vestidos como productores, hablan con los oportunistas que quieren llevarse frutas a casa. Daniel, changuito azul vacío, mira la escena con parsimonia:

—¿Y para vos cómo se soluciona esto?— le pregunto.

—Y... no sé. Habría que preguntárselo a los sabios.

      Embed

      Embed

Comentarios Facebook