viernes 9.12.2016 - Actualizado hace
Fútbol
15 | 11 | 2016
Imprimir
Agrandar
Reducir

A Argentina la atacan más de lo que ataca: el "equilibrio" de Bauza

Nicolás Rotnitzky
0
Comentarios
Por Nicolás Rotnitzky


La Selección sufre en defensa y es inofensivo en ataque. Aunque siempre maneja la pelota, no consigue hacerle daños a sus rivales. El mensaje del Patón, hasta ahora, parece estar codificado.

A Argentina la atacan más de lo que ataca: el equilibrio de Bauza
Edgardo Bauza, tras la derrota de Argentina ante Brasil. Foto: AP
Foto:

La palabra preferida de Edgardo Bauza desde su llegada a la Selección es una: equilibrio. Pregonó ese concepto como si fuese un cura parafraseando la Biblia en una misa dominical. En la cancha, esa idea tan repetida en cada entrevista, todavía no apareció. Argentina no tuvo ni una pisca de equilibrio. Es, más bien, el antónimo: un equipo desordenado, escaso de ideas, y vacío de fútbol. Esta noche, en el partido contra Colombia en San Juan, buscará cambiar. Modificó el dibujo táctico, cambió a algunos titulares y apuesta, entonces, por reforzar la defensa y afinar el ataque.

LEA MÁS:

      Embed

Argentina, según los datos de Wyscout, una aplicación de bigdata utilizada por los equipos más importantes del mundo para estudiar rivales y partidos, repitió varios patrones con Bauza. Los rivales parecen haberle encontrado la vuelta, el punto débil: a la Selección hay que darle la pelota, refugiarse y jugarle de contragolpe; dejar que acumulen pases, que tengan la posesión porque, en algún instante, habrá un descuido, una hendija donde infiltrar un golpe letal.

En los cinco partidos jugados durante el invierno de Bauza, Argentina ganó uno, empató dos y cayó en los otros dos. Hizo cinco goles y le convirtieron ocho. Y, a excepción de los compromisos contra Venezuela y Paraguay, siempre sufrió más chances de gol de las que provocó. Contra Uruguay, la noche de la expulsión de Paulo Dybala, tuvo tres situaciones —solamente el disparo de Lionel Messi fue al arco— y le generaron cinco; ante Perú llegó cinco veces y le llegaron 14; y ante Brasil, la noche del "no fue baile", inventó cuatro posibilidades de convertir, pero lo atacaron ocho veces y le metieron tres goles.

      Embed

Sin embargo, este parámetro no se explica con la falta de tenencia del balón. Argentina siempre tuvo más posesión que su rival. En tiempo neto, manejó la pelota 33 minutos contra Uruguay, Venezuela y Perú. Ante Paraguay, en Córdoba, la guardó por 39 minutos, mientras que en Belo Horizonte fueron 38. Inclusive la supremacía se repite con la cantidad de pases: Argentina siempre sumó más toques que sus rivales.

Entonces, ¿el problema es que la Selección no tiene la pelota? Los números sentencian la respuesta: no. Argentina maneja la pelota por decisión de los rivales. Por respeto y estrategia de los contrincantes. Ningún equipo, hasta el momento, se animó a disputarle la tenencia: todos soltaron el balón para atacar los espacios que el combinado nacional deja detrás del medio campo, la estancia cuidada por los peones perdidos: Pablo Zabaleta, Nicolás Otamendi, Javier Mascherano, Ramiro Funes Mori y Emanuel Más.

El híbrido de Bauza no es un híbrido: es una contracara de su discurso, es la inseguridad de quien no sabe qué debe hacer cada vez que entra a la cancha. El mensaje, hasta el momento, no penetró a sus jugadores. No hay estilo de juego, no hay alma. Lo único que hay, se sabe, es un jugador diferente. En él descansan las posibilidades de ganarle a Colombia y revivir en las Eliminatorias.

      Embed

Comentarios Facebook