viernes 2.12.2016 - Actualizado hace
Espectáculos
30 | 11 | 2016
Imprimir
Agrandar
Reducir

D’Alessandro vuelve hoy a América con Imputados

0
Comentarios


El abogado más mediático, y ex diputado, aceptó la oferta de América TV y regresa este miércoles a con un ciclo que buscará competir con el exitoso “Caso Cerrado” de Telefe y aconseja: “no hay que contratar a los abogados de la TV”

D’Alessandro vuelve hoy a América con Imputados
Foto:

Pintoresco, como un paisaje que tiene mucho para ofrecer, Mauricio D'Alessandro (58) comparte recorrido por distintas experiencias. De vuelta a la tevé con Imputados (desde esta tarde por América 2, a las cinco y media de la tarde), el abogado más popular volverá al mando de la conducción. Y con él regresarán los casos más impactantes que solo su ojo clínico pudo y puede desarrollar.

"Ahora vuelvo a la televisión. Me lo ofrecieron hace tres años y dije que no. Era diputado y no podía dedicarle el tiempo que le voy a dedicar ahora. Una cosa era ir de panelista pero otra es hacer el programa, en horas es menos pero implica una disposición de horarios mucho más importante.

-¿Qué lo decidió al fin?

-Si fuera por Endemol, me quedo a vivir con ellos, vamos a ver qué pasa. En simultáneo, aparecieron propuestas de El Trece, de Ideas (del Sur). El Chato Prada que entiende muy bien de esto hablamos de un proyecto. Al final no puedo salir pero creo va a salir igual el programa, están intentando con Rossenfeld, Burlando y un abogado muy conocido, que no puedo develar el nombre. Y días atrás, me llamó para felicitarme y desearme suerte, ahí te sentís que estás en una gran familia. Cuando un tipo que había pensado hacer un programa con vos, que tuviste que elegir entre dos propuestas, te llama para desearte suerte, te das cuenta de que si le ponés buena onda, uno siempre la recibe también. Soy la voz de los que no la tienen. La gente no se sabe expresar pero todos tienen algo rico para sacarle, y eso es lo que a mi me gusta.

-¿Qué recuerda de los años vividos en la iglesia San Benito, de Palermo?

-Ahora es un museo latinoamericano de arte, lo que era la abadía. La tienda que hay hoy era el casino a donde jugábamos con Gustavo Ferrari, que es el Ministro de justicia de la provincia, es hoy un lugar que administra mi hija. Se sorprendía porque hacía cuarenta años que no entraba ahí. Sin embargo, conocía a donde estaba cada una de las cosas, lo que es haber vivido ahí dos años, hasta que me echaron. No era bravo. Lo que pasa es que nunca me llevé bien con los curas, y menos en la época de los milicos. Yo era radical pero tenía mucha actividad política y los curas a los únicos que invitaban ahí, eran a los hijos de los milicos. Yo con muy poquito era el más malo de la casa, el revolucionario.

LEA MÁS:

      Embed

-¿Cómo es su vínculo con Tandil, la ciudad que lo vio nacer?

-Cada tanto voy, cuando mi madre me lo pide, tengo algo importante con Tandil, un gran cariño. Sé que allá tengo buena imagen pero para ser concejal, que es lo que a mi me interesaría, no basta para ser candidato.

"No hay que contratar a los abogados de la TV"

"No hay que contratar a los abogados que trabajan en televisión, están al cuete todos los días. ¿Qué puede hacer un abogado como yo que está todo el día en un panel? El proceso de contratación de un abogado se tiene que dar en base a conocimientos, amigos, no hay que elegirlos por la tele porque te llevás a engaño. Creés que los tipos que están en la tele, son lo mejor que te puede pasar. El abogado que está en la tele tiene que orientar y eso si es un servicio. El abogado tiene un problema: siempre quiere clientes ricos. Y a mí, no me gustan los clientes ricos. A mí me gustan los pobres, la gente común. A los ricos no les gusta pagar. Siempre tienen de amigo a un juez, consideran que son inimputables, que tienen razón. Y cuando le ganás un juicio a un rico, se lo ganás a un pobre. Los ricos, entre ellos, casi no se pelean. Por lo tanto, te vas a dormir intranquilo. El rico no te pagó y, encima, cagaste a un pobre. En cambio, el pobre paga religiosamente y está agradecido. Encima, te regala una gallina, te da lo que puede".

Sus afectos especiales marcan el pulso de su vida

"Mi viejo era el dentista del pueblo, había atendido cuatro generaciones. Había sido cincuenta y dos años dentista en Tandil, y se había empezado a jubilar tres, cuatro meses antes de que arranque el programa. Había decidido que se iba a jubilar pero le quedaban casos para resolver todavía. Seguía trabajando pero bastante poco. Yo hablaba con mi mamá todos los días por teléfono, es lo mismo que me pasa hoy en día. Los varones hablan todos los días con su madre y, conmigo, una vez por semana. En cambio, mi hija no hay día en que no mande una cosa. Empecé el programa y no le dije nada, siempre lo dejaba para el otro día. A mi viejo no le gustaba mucho la tele. Creía que los dentistas, abogados, médicos, no tenían que ir mucho a la televisión, era un radical muy duro. Un día me llama y me dice: 'vengo recién de ver independiente. ¿Vos estabas juzgando una oveja?, ¿hay necesidad?' Sabía que el programa existía pero no vi nunca que lo mirase, no le prestaba atención".

"Mi mamá vive sola. Echó a todas las mucamas. Tiene más de mil despidos encima. No voy al juicio, pago directamente. Nada la calienta más que cuando se entera que le pagué la indemnización a las mucamas, se enfurece. Cuando le dije que volvía con Imputados, me dijo que le encantaba la idea, está feliz con eso. En mi celular tengo instaladas las cámaras de seguridad de casa para seguir sus movimientos. Con mi hermano la pasábamos mal cuando le sucedía algo y hasta que no llegásemos a Tandil, no nos esterábamos cómo estaba. Mi vieja es una alemana muy estricta, así que exige mucho. A veces, me ve en algunos programas y me llama para decirme que no estuve bien, que lo que dije no correspondía, se enoja con el conductor y me lo traslada a mí. Se enoja con Sergio Massa, está todo el día hinchando y también es muy exigente en el momento de mirarme a mí", reconoció el mediático letrado sobre la mujer que le dio la vida.

      Embed

Comentarios Facebook