miércoles 18.01.2017 - Actualizado hace
Fútbol
19 | 12 | 2016
Imprimir
Agrandar
Reducir

Milito: final cantado

Eduardo Verona
0
Comentarios
Por Eduardo Verona


La expectativa generada por el arribo de Gabriel Milito como entrenador de Independiente en ningún momento levantó vuelo. El equipo no dio respuestas y apenas denunció una obediencia sobreactuada con el técnico. Milito en funciones reveló todas sus insolvencias, debilitando los aportes de los jugadores.

Milito: final cantado
Foto:

Gabriel Milito podrá ser en el futuro un buen entrenador. O muy bueno. Pero hoy no lo es. Y él lo debe saber. Quizás por eso advirtió en la noche del pasado sábado, después de la derrota agónica frente a Banfield, que tenía que renunciar. Y anunció su despedida en la conferencia de prensa con estas palabras urgentes, sin permitir ninguna pregunta: "Es el momento de dar un paso al costado. No fui capaz de conseguir lo que pretendía. Quiero pedir disculpas a aquellos que tenían ilusión con mi llegada y mucha esperanza depositada. Di lo mejor de mí".


Está claro que lo que dio no alcanzó para construir un Independiente futbolísticamente mejor. Si lo suyo fue decepción, fracaso o desilusión importa muy poco. El paisaje general que trasciende a los números de su paso como técnico del equipo (lo dirigió 19 partidos oficiales, ganó 8, empató 6 y perdió 5) fue desolador.  

Jugó decididamente mal Independiente bajo su conducción. Mal con la pelota y mal sin la pelota. Ya en los partiditos amistosos previos a la competencia oficial (el debut fue ante Defensa y Justicia en la Copa Argentina cuando cayó 1-0) las señales eran inocultables, aunque los lobbistas de Milito intentaran negar lo evidente: el equipo no arrancaba. No hacía pie. Defendía mal y atacaba peor. Y era un manojo de confusiones individuales y colectivas, vinculadas también a la confusión conceptual que transmitía el entrenador, entregado a la dictadura de los sistemas.

      Gabriel Milito

 
Por aquellos días de julio en plena pretemporada, Milito planteaba en las pocas entrevistas que brindó (su recelo con la prensa fue evidente) lo que quería: presión alta, posesión de la pelota, circulación permanente y paciencia para encontrar los espacios. Esa era la idea. Esa era la teoría. O el método. El Flaco Menotti en reiteradas oportunidades sabía explicar: "El problema es cuando lo que uno desea tiene que trasladarlo a la cancha.  No alcanza con decir quiero esto o quiero lo otro. Quiero toque y quiero elaboración. Todos pueden querer más o menos lo mismo. Pero, ¿cómo se hace? Este es el tema fundamental. Hacerlo. Y para hacerlo hay que tener una formación muy solida y conocimientos muy amplios. No es solo una cuestión de voluntarismo".

La voluntad explícita de Milito estaba depositada en armar el equipo que ni antes en Estudiantes ni después en Independiente logró armar, Es lo más fácil a esta altura sostener que no tenía los jugadores adecuados para llevar adelante su plan de acción. Y es además frecuente escuchar en privado a los técnicos denostar a los jugadores porque no devolvían en fútbol lo que se les pedía en palabras. El lugar común al que adhieren los técnicos en estos episodios negativos suele resumirse en una expresión reconvertida en pregunta y queja que denuncia hasta cierto resentimiento y vulgaridad: "¿Y qué quieren que haga con estos troncos que no entienden nada?"
 
No estamos planteando que Milito haya formulado en algún momento esa respuesta exculpatoria. Pero los entrenadores más jóvenes o más veteranos la tienen a mano para transferir responsabilidades, que no siempre son exclusivamente ajenas. También son propias.

      Gabriel Milito


 
En esos días de pretemporada ya se advertían las serias dificultades que encontraba Milito para influir en el plantel. Esa convicción y empatía indispensable para generar un vínculo fuerte e indestructible entre la idea y los protagonistas nunca se consolidó. Los jugadores hacían los deberes. Se prestaban la pelota en toques intrascendentes. Y si iban a presionar arriba como pretendía Milito en el arranque de su gestión, delataban que iban casi por compromiso sin la energía, la agresividad y la determinación suficiente. No creían. No estaban convencidos. Porque nadie los había convencido. Este déficit fue letal. Y Milito no parece haberlo contemplado hasta su naufragio que no fue ante Banfield, sino en la paliza que le propinó Racing.  
 
En julio, antes de empezar la función oficial, Independiente daba la impresión durante sus ensayos (algunos pudieron observarse) de ser un equipo desamparado. Sin rumbo. Subordinado a un libreto que le quitaba frescura y atrevimiento. Eso es, precisamente, hacer los deberes. No involucrarse. No arriesgar. No tomar decisiones. Tener miedo al error. Tener miedo al reemplazo. Y buscar asegurar la pelota en función de ese miedo que derrumba cualquier proyecto. La realidad posterior indicó que Milito terminó inhibiendo a los jugadores. Aunque él en público comentara lo contrario. Es cierto, si hubiera contado con Bochini no lo iba a inhibir, pero Bochini se retiró el 5 de mayo de 1991, en aquel partido frente a Estudiantes cuando Erbín de una patada lo sacó de la cancha en camilla.
 
Fue y volvió Milito con sus apuntes de fútbol, más allá de sus pésimas sugerencias para incorporar jugadores irrelevantes, incluso Meza. Fue y volvió con la idea que nunca pudo aplicar, salvo en un primer tiempo ante un Central sin piernas en Rosario. Fue y volvió denunciando dogmatismo para interpretar el juego y luego cuando se vino la noche bancando los pelotazos frontales que despachaba el equipo, mostrando que el derrumbe estaba muy próximo.
  
Tanta inconsistencia se paga. Independiente la pagó defraudando por completo la expectativa inicial. Como afirmamos al comienzo, Gabriel Milito podrá ser en el futuro un buen entrenador. O muy bueno. Pero por estos días demostró que no lo es. Las pruebas irrefutables las reveló el equipo en los 19 partidos.            

      Embed


Comentarios Facebook