La revelación de Mamma Mia vuelve con una historia que conmueve desde el mensaje y el vínculo con una mascota muy especial. Más allá de los sentimientos del film, admite que "en el cine nadie se quiere emocionar".

Entre Big Love y Mean Girls, Amanda Seyfried desplegó todo su arte y carisma con el televidente. Pero fue Mamma Mía en el cine la que colaboró para acrecentar su buena estrella. Hoy protagoniza The Art of Racing in the Rain. Del film y de sus vivencias conversó con POPULAR en un salón del Four Seasons en Beverly Hills.

No creo que haya llorado al leer el guión. Luego de esto ¿cómo siguieron sus emociones?

AS: Honestamente, lo que conseguí con este film es intentar venderlo. Quiero que la gente lo vea y pienso que el estudio está muy nervioso porque nadie quiere ir al cine para llorar. Lo que más me atrae es respecto al libro, porque lo leí cuando salió hace once años y es el hecho de tener a este animal puro que solamente conoce el cariño, sin egoísmo de quien debe proteger a su dueño o dueña. Y cuando los vemos atravesar esos momentos emocionantes uno siente que es demasiado.(Risas).

Pero en este caso parece que es demasiado.

AS: No es tan así vemos que ellos atraviesan lo emocional y mojé con lágrimas el pañuelo de Milo. Y mi personaje muere en la mitad del camino y desde allí en adelante, la historia continúa en forma mas intensa y mas hermosa, y yo no me pude contener. La gente me preguntaba si me sentía bien. También yo estaba hormonal, porque mi hija era joven. Y después lloré de nuevo en la premiere, pero pienso que fue el perro. También creo que es la manera en que nos ve el perro. Por supuesto nosotros nos proyectamos pensando en lo que les están pasando y estamos en lo correcto. Lo que sabemos sobre los animales es que son inocentes.

ADEMÁS:

"Mostramos cómo a una mujer que se anima a denunciar, al día siguiente la echan"

Al final, Karina Jelinek confesó que no se casa

Alguna gente llora fácilmente y también ríe con facilidad ¿usted es así?

AS: Pienso que soy muy abierta. Por supuesto que hay algunas barreras naturales, a las que todos debemos enfrentar en nuestras vidas, pero yo lloro fácilmente. En una entrevista anterior a esta, estuvimos hablando de la ultima escena. No puedo hablar sobre ella porque me afecta profundamente por que amo a mi perro. Y si no tuviera un perro y esa obsesión, pienso que la vida es hermosa y por eso es que me gusta esta película. No quiero llorar porque esto es un film familiar.

Alguna gente le gusta llorar demostrando sus emociones...

AS: Es bueno para el corazón. Lo digo porque una amiga mía perdió a alguien que era muy intima con ella, y ella se puso a trabajar 16 horas por día. Irse a su casa y en su automóvil y llorar y salir para funcionar. Es esencial tener una salida para esta clase de sentir, esa clase de tensión por la cual la gente medita. Pero si usted tiene probablemente algo que emitir, en este caso debería dejarlo salir como un hipo, o en caso contrario se llena de aire (Reimos) y de otras cosas.

La meta de los actores es suscitar emociones en nosotros y en este caso debo decir que el perro lo ha hecho mejor que los humanos...

AS:La verdad es que él nunca actuó. El fue un perro que pudo proyectar cualquier cosa sobre aquello que nosotros sentíamos. Porque vamos al cine para ver, sentir, hacer. Y nosotros tenemos a este perro que reflejó lo que realmente queríamos. Es grandioso.

Aparecen en esta nota:

Contacto

Registro ISSN - Propiedad Intelectual: 58849696 - Domicilio Legal: Intendente Beguiristain 146 - Sarandí (1872) - Buenos Aires - Argentina Teléfono/Fax: (+5411) 4204-3161/9513 - internet@dpopular.com.ar

Edición Nro. 15739

Dirección

Propietario: Man Press S.A. - Director: Francisco Nicolás Fascetto © 2017 Copyright Diario Popular - Todos los derechos reservados