Cuando Henry J. Kaiser quiso desarrollar su empresa automotriz en un país emergente después de la Segunda Guerra Mundial, quería hacer historia. Industrias Kaiser Argentina inició en 1954 la producción de varios modelos por décadas y entre ellos, el que más quedó en la sangre argentina fue el Torino.

Los orígenes sobre el proyecto de la construcción del Torino en los inicios de la década de 1960 tienen su debate a más de 50 años. Con líneas cercanas al Rambler, el retoque hecho por IKA le dejó la sangre argentina desde sus inicios. Y como si fuera a conocer de antemano que iba a quedar en la historia grande argentina, su lanzamiento fue el 30 de noviembre de 1966 en el Autódromo Municipal de Buenos Aires, la Catedral del automovilismo.

Llegó a las calles con dos versiones de carrocerías: un sedán de cuatro puertas y una cupé. Su motorización con el Tornado de 3000 centímetros cúbicos o el Tornado Superpower de 3800 cc. Su equipamiento abrió un abanico de variantes con los Torino 300 S, 380, 380 W, GS 200, TS, TSX, ZX y Grand Routier. Tuvo caja al volante y al piso, de 3 y 4 marchas. La versión top, el 380 W, contaba con una marca de velocidad inesperada para sus tiempos: 210 km/h de máxima.

En sus modelos de calle, nació con óptica redondeadas junto con la parrilla. La trompa fue modificada con el paso de los años y los faros adicionales rectangulares desplazaron a los redondos. En sus modelos deportivos, la estructura permitió que muchos preparadores metieran mano y así se conocieron el Torino Comahue, el Tiwle convertible y las sorprendentes modificaciones realizadas por Tulio Crespi. Con un gran éxito en ventas unidades fueron enviadas unidades a Fidel Castro, Leonid Breznev y el líder libio Kadhafi. También hubo pedidos de importación desde Brasil, Chile, Paraguay y Uruguay.

En 1975 pasó a ser conocido como Renault Torino y más allá de la propiedad de la marca francesa siguió siendo el Auto Argentino. Con la llegada de la década de 1980, la desaparición de los vehículos con grandes motores incluyó al Torino. No obstante, el enorme vínculo que logró con los argentinos permite ser visto en la calle aún, robarse miradas, y en muchos años mostrarse intacto más allá de los años. A punto de cumplirse 50 años de su nacimiento, en el imaginario popular todavía está el sueño de su versión siglo XXI y por eso en varios foros de fanáticos hay diseños de cómo sería el Torino en la actualidad.

Laureles

El Torino se sumó rápidamente al Turismo Carretera para mezclarse en la pelea entre Ford y Chevrolet quedándose con los títulos de 1967, 1969, 1970 y 1971.

En el ámbito deportivo internacional, el Torino demostró su fortaleza en las 84 horas de Nürburgring con la Misión Argentina. La delegación fue presidida por Juan Manuel Fangio, con la coordinación de Tibor Teleki y Carlos Lobosco. Los motores fueron elaborados por el ingeniero Lepper y la asistencia en pista queda a cargo de Oreste Berta. Participaron tres coupé 380W conducidos por: Luis Rubén Di Palma, Carmelo Galbato y Oscar Cacho Fangio; Jorge Cupeiro, Gastón Perkins y Eduardo Rodríguez Canedo; Eduardo Copello, Oscar Cacho Mauricio Franco y Alberto Larry Rodríguez Larreta. Si bien no ganó ese evento por una infracción al reglamento, su actuación como el vehículo que más vueltas realizó en el difícil trazado se considera una epopeya en el automovilismo de Argentina.

El Torino Número 1 tiene el récord de venta en 2007 luego de una subasta en la que el mejor postor pagó cerca de 50 mil dólares.

Aparecen en esta nota:

Contacto

Registro ISSN - Propiedad Intelectual: RL-2018-58849696 - Domicilio Legal: Intendente Beguiristain 146 - Sarandí (1872) - Buenos Aires - Argentina Teléfono/Fax: (+5411) 4204-3161/9513 - internet@dpopular.com.ar

Edición Nro. 15739

Dirección

Propietario: Man Press S.A. - Director: Francisco Nicolás Fascetto © 2017 Copyright Diario Popular - Todos los derechos reservados