Comerciantes del rubro trazaron una expectativa favorable sobre las ventas, tanto por el aligeramiento de las restricciones como por las promociones articuladas con los bancos públicos.

Muy golpeada tras dos años de caída en la producción, la industria argentina del juguete realiza un pronóstico alentador a partir de mejores expectativas de venta desplegadas de cara al Día del Niño que se celebra mañana.

En el optimismo de los jugueteros inciden tanto el reciente aligeramiento de las restricciones a la apertura de los locales de venta al público por la cuarentena, como por las promociones articuladas con los bancos públicos.

Sin todavía una evaluación precisa, el presidente de la Cámara Argentina de la Industria del Juguete (CAIJ), Emmanuel Poletto, destacó que "todos los jugueteros consultados coincidieron en que hubo una notable mejora de las ventas".

Como las pescaderías en Semana Santa, las jugueterías hacen su apuesta fuerte el Día del Niño, en medio de un año muy particular donde la pandemia domina todos los escenarios. "La gente está muy asustada y la situación es muy dispar en todo el país con zonas que retroceden en la liberación de las restricciones", señaló Poletto en diálogo con este medio.

El empresario consideró que su sector no resultó tan golpeado por la crisis. Con las fábricas abiertas y los protocolos sanitarios aprobados, la industria del juguete trabajó a full para llegar al tradicional festejo en las mejores condiciones.

"La cuarentena no nos afectó tanto porque las familias entendieron que a los chicos hay que entretenerlos y compensarlos de alguna manera por el encierro. Y qué mejor que un juguete", explicó Poletto que agregó que "los adultos también recurrieron a los juegos de mesas y a los puzzles para matar las horas".

Así una razonable demanda en medio de una situación económica difícil les permitió capear el temporal en momentos en que otras actividades claudicaban.

"Este año no se registraron cierres de fábricas como sí ocurrió en 2019 con la devaluación y la avalancha de importados", explicó.

"La baja de las tasas de interés favoreció la producción bajando los costos de producir y potenció programas como Ahora 12/18 que sostuvieron la demanda", señaló Poletto que destacó además que las importaciones se desaceleraron.

Durante los meses de aislamiento y distanciamiento social (abril-julio), si bien se registraron caídas interanuales en cada mes del orden del 40% respecto a 2019 en el canal físico, la venta on-line y/o a distancia tuvo un importantísimo incremento de ventas del orden del 400% gracias a la demanda de juegos y juguetes para entretener y educar a los niñas y niños.

Esta demanda, se logró abastecer con los stocks de los comercios, las fábricas y los alta cantidad de productos importados que dejó la recesión económica iniciada en 2018. Además el sector viene de un piso muy bajo porque en el último Día del Niño se registró una caída de las ventas del 12% y la industria terminó el año 2019 habiendo perdido 20 puntos porcentuales en el mercado argentino de juguetes por el incremento desmedido de las importaciones, que prácticamente se habían duplicado en el período 2016-2019.

Contacto

Registro ISSN - Propiedad Intelectual: RL-2018-58849696 - Domicilio Legal: Intendente Beguiristain 146 - Sarandí (1872) - Buenos Aires - Argentina Teléfono/Fax: (+5411) 4204-3161/9513 - internet@dpopular.com.ar

Edición Nro. 15739

Dirección

Propietario: Man Press S.A. - Director: Francisco Nicolás Fascetto © 2017 Copyright Diario Popular - Todos los derechos reservados