Por segunda vez en 2019 tras el fracaso del 28 de abril. Están llamado tras el fracaso de las negociaciones

Los españoles están llamados hoy a las urnas para intentar desbloquear la formación de un nuevo gobierno en medio de una gran tensión por la escalada del conflicto secesionista de Cataluña, que polariza la sociedad y amenaza con mantener a España en la inestabilidad.

El fracaso de las negociaciones para formar gobierno tras los comicios del 28 de abril último, que dieron el triunfo al Partido Socialista (PSOE) del actual presidente del gobierno, Pedro Sánchez, llevaron a España a celebrar sus cuartas elecciones en cuatro años.

ADEMÁS

La Negra Vernaci se quedó con el Martín Fierro de Oro

En septiembre, en plenas negociaciones con Unidas Podemos (UP), Sánchez afirmó que "no podría dormir" si aceptaba incorporar a miembros del partido de izquierda en su gobierno. El líder socialista perdió entonces una gran oportunidad, ya que el panorama político es ahora mucho más complejo.

A pesar de que las encuestas pronostican un nuevo triunfo del PSOE, volvería a quedarse muy lejos de la mayoría absoluta, lo que lo obligaría a Sánchez a buscar acuerdos con otros partidos, siendo Unidas Podemos, una vez más, el único que le ofrece apoyo.

Avance derechista

La repetición electoral vino además acompañada de otra mala noticia para Sánchez, puesto que parece haber beneficiado más a la derecha, que saca provecho de las disputas entre los partidos progresistas y el hartazgo del electorado de izquierda, que es el más desmovilizado.

Uno de los partidos que más rédito obtiene es el ultraderechista Vox, que entró en el Parlamento español en abril con un 10 por ciento de los votos, y las encuestas sitúan en la tercera o cuarta posición, por delante de UP y los liberales de Ciudadanos.

El partido antiinmigración y ultranacionalista, que se alimenta del conflicto secesionista de Cataluña, incluso logró marcar la agenda, llevando a los partidos de derecha y al propio Sánchez hacia posiciones cada vez más duras.

Sánchez apostó por la repetición electoral buscando reforzar su mandato en las urnas para insistir en su pretensión de gobernar en solitario con el apoyo parlamentario de UP, partido que, por su parte, se fragmentó ante la irrupción de Más País, la propuesta del ex Podemos Íñigo Errejón, más partidario de facilitar la reelección del líder socialista.

Sin embargo, en medio estallaron enfrentamientos violentos en Cataluña, en el marco de la respuesta a la sentencia del Tribunal Supremo español, que impuso duras penas de entre 9 y 13 años de prisión a los líderes del fallido proceso de secesión de 2017.

Al margen de las masivas protestas pacíficas, en Cataluña se produjeron graves enfrentamientos entre manifestantes radicales y la policía, que entre el 15 y el 18 de octubre dejaron más de 600 heridos y 200 detenidos.

El Ejecutivo de Sánchez trató los disturbios como un asunto de orden público e intentó aislar al presidente catalán, Quim Torra, por no haber condenado con contundencia la violencia.

La imagen de la violencia en las calles de Cataluña, no obstante, llevó a los partidos de derecha y extrema derecha a reclamar medidas más severas para restaurar el orden, como la intervención de la norteña región y la destitución de Torra, al que acusan de dirigir los "comandos" de radicales independentistas.

A pesar de que la calma regresó a Cataluña, donde el gobierno reforzó la seguridad de cara a los nuevos comicios y ante el anuncio de tres jornadas consecutivas de protestas, a partir del 11 de noviembre, los disturbios dejaron delimitado el terreno de la batalla electoral.

Aparecen en esta nota:

Contacto

Registro ISSN - Propiedad Intelectual: 58849696 - Domicilio Legal: Intendente Beguiristain 146 - Sarandí (1872) - Buenos Aires - Argentina Teléfono/Fax: (+5411) 4204-3161/9513 - internet@dpopular.com.ar

Edición Nro. 15739

Dirección

Propietario: Man Press S.A. - Director: Francisco Nicolás Fascetto © 2017 Copyright Diario Popular - Todos los derechos reservados