El realizador argentino que la rompe en Hollywood con "It" llegó al país para presentar el film y le contó a DIARIO POPULAR cómo fue filmar su versión de la novela de Stephen King

El éxito de It, la nueva adaptación de la novela de Stephen King que Warner Bros. estrenó hace una semana en los Estados Unidos, no para de crecer y el fin de semana pasado el film que costó “sólo” 35 millones de dólares, alcanzó los 372 millones de recaudación a nivel global y se convirtió en récord al generar ingresos por 117 millones la primera semana de exhibición en su país de origen.

Detrás de este fenómeno se encuentran los hermanos Andrés y Bárbara Muschietti, que desde hace algunos años trabajan en los Estados Unidos produciendo y dirigiendo sus propios films y ayudando a otros directores a cumplir su sueño de triunfar en la meca del cine.

Descubierto por Guillermo del Toro gracias a un corto que subió a la red social YouTube (Mamá), Muschietti logró que el mexicano le produjera un largometraje sobre la misma historia que, con 15 millones de dólares de presupuesto, recaudó 145 millones a nivel global. Y todo gracias a un cuadro de Modigliani que lo asustaba cuando era chico.

Con este antecedente a cuestas, Muschietti, de 44 años, consiguió que Warner Bros. le confiara uno de sus proyectos más importantes. “Entramos al juego cuando los derechos los tenía Warner y Andy hizo un “pitch” (presentación) sensacional para que nos den la dirección. Y la conseguimos” contó la hermana del director, Bárbara y agregó que llegaron a estar en contacto con Stephen King, que vio el film antes del estreno. “A Stephen lo que más le gusta es escribir en su casa y no le gusta salir. Comenzamos a relacionarnos con él cuando vio la película”, explicó, y les envió un mail diciéndoles que It le pareció brillante.

Corto de "Mamá" de Andy Muschietti

En It (estrenada aquí el jueves) , un pueblo llamado Derry se convulsiona ante una serie de desapariciones de niños en cadena. No importa dónde los escondan o el control que sobre ellos se quiera mantener, los pequeños se esfuman sin que nadie sepa nunca más sobre ellos. Eso es lo que le pasa a Georgie, el hermano de Bill (Jaiden Lieberher), que sale a correr su barquito de papel y ya nunca más vuelve a su casa.

Esto motiva al hermano sobreviviente a buscarlo por los lugares más recónditos de Derry junto a su grupo de amigos, que también sufren a raíz de un peligro latente: un grupo de inadaptados que los persigue para someterlos a un feroz bullying; mientras los adultos no perciben nada de lo que ocurre de su nariz hacia abajo.

Lo primero que llama la atención de la película es que utiliza una narrativa muy diferente a de la novela original, y no se parece en nada a la serie de TV estrenada en la década del ‘90, ya que está ambientada en 1988 y contada desde el punto de vista de los niños. “La estructura de la historia va por otros lados aunque el espíritu es el mismo. En la película, los chicos encuentran una motivación para unirse contra el monstruo. El cambio más rotundo fueron las encarnaciones de los miedos de los niños. En el libro, Stephen King hace un retrato de la infancia en los años ‘50 porque él creció en esa década y da referencias a los miedos de esa época, muy relacionados con la historia del cine como Drácula, Frankenstein, El Monstruo de la Laguna Negra, La Momia. Elegí meter la cuchara ahí y explorar encarnaciones un poco más profundas relacionadas con traumas infantiles como el bullying y el abuso infantil”, explicó el director.

DIARIO POPULAR: - ¿Por qué decidiste cambiar la época en la que está ambientada la historia original?

Andrés Muschietti: -La historia de los niños en los años 50 me pareció mucho más interesante y me tocó de manera más profunda. El libro está contado en flashbacks pero en la película quise mantener esa historia de la manera más pura y libre de interferencias para conseguir que la gente se conecte emocionalmente con esa historia.

-¿Se va a mantener esta directiva en la segunda entrega?

AM: -En la segunda película se va a recuperar ese diálogo entre las dos líneas temporales porque no puedo visualizar una película protagonizada sólo por adultos; ya que es una parte esencial de la historia.

Tráiler de "It"

-¿Cómo concebiste esta escalofriante versión del payaso Pennywise?

AM: -Me parece que el payaso terrorífico con los pantalones inflados y la peluca de colores ya pasó, y yo quería hacer algo más sofisticado, más inesperado y con más matices. Antes de empezar a buscar al actor hice varios dibujos del personaje con rasgos aniñados y una mirada horrible, con los ojos mirando para diferentes lados. Esto es porque cuando volví a leer el libro me di cuenta que lo que el lector sabe del monstruo está construido a través del relato de los niños. En el libro, uno de los protagonistas se pregunta “¿no será que come niños porque eso es lo que nos dicen que los monstruos hacen?” y eso fue lo que me llevó a pensar que es una criatura que es real siempre y cuando esté vivo en la imaginación de los niños y eso cambia todo. Además, cuando la narrativa salta a la mente de “It”, sus pensamientos son muy infantiles y eso es lo que confirma mi sospecha que es una mitología creada por la mente de los niños. Por eso es un payaso con la cara aniñada.

-¿Es verdad que la mirada del payaso es real y no un truco de animación?

AM: -Es gracioso porque, con la fijación de replicar la mirada estrábica en la película, le dije al actor Bill Skarsgard que le iba a reemplazar un ojo con efectos especiales y él me contestó “¿para qué si lo puedo hacer yo?” y ahí nomás me dio una muestra y de esa manera me ahorró mucho dinero (risas). Hay mucha gente que piensa que es un efecto digital pero no lo es, y muchas veces me encontré discutiendo en las redes sociales con fanáticos sobre ese tema.

-¿Qué fórmula usaste para lograr tan buena química entre los niños que protagonizan el film?

AM: -Yo quería que formaran un grupo sólido y se hicieran amigos antes de filmar y entonces los convocamos casi un mes antes de comenzar a filmar en Toronto (Canadá) y se dio naturalmente. Son chicos que tenían 12 o 13 años y creo que ninguno ellos estaba todavía en la pubertad, no presentaban conflicto, sino que desarrollaron camaradería y amistad en el juego con lo cual terminaron siendo amigos antes de empezar a filmar y eso se nota en la química que muestran en pantalla. El coach inglés Ben Perkins les organizó una serie de talleres para que “desarrollen la amistad” con actividades como aprender a andar en bicicleta (parece que los chicos de las nuevas generaciones no andan en bicicleta), los llevaban a nadar, y durante las diez horas por día que debían pasar juntos no les permitíamos utilizar los teléfonos celulares así fomentábamos la charla.

Andy y Bárbara Muschietti_3.jpg
Andy y Bárbara Muschietti durante la conferencia de prensa de argentina="" br="" />" id="294837-Libre-935138630_embed" />
Andy y Bárbara Muschietti durante la conferencia de prensa de "It" en Argentina

-¿Cómo hacen para trabajar juntos sin que se creen conflictos?

Barbara Muschietti: -Somos hermanos, y él es la persona que más quiero pero somos socios y nos peleamos todos los días aunque nos arreglamos rápidamente. Un rodaje es algo tenso por naturaleza y yo tengo que poner algo de estructura en su arte (risas), pero nos mantiene unidos el hecho de que ambos queremos hacer la mejor película. He producido a varios directores pero prefiero trabajar con mi hermano porque sé que los dos entregamos todo.

¿Cómo vivís este momento triunfal?

AM: -Es un poco irreal lo que está pasando ahora, no es algo muy objetivo. Estamos a punto de superar a El Exorcista y es un orgullo increíble. En los últimos días leí en las redes sociales que había pibes que la habían visto cinco veces en una semana, y eso me recordó a mí mismo que llegué a ver cuatro veces La Historia Sin Fin o El Regreso del Jedi en los cines de Villa Gessel. Siento que es una película querida por un gran sector del público.

LEA MÁS:

“Vivimos en una cultura del miedo orquestado”

El director no se quedó simplemente en la adaptación de la obra de Stephen King sino que aprovechó para exponer también su visión del uso del miedo como herramienta de división y dominación, una estrategia que cada vez se vuelve más obscena y que surge desde las más altas esferas del poder mundial. En la película, el payaso Pennywise se convierte en el gran manipulador de la voluntad humana a través del temor. Como un psicópata este monstruo lleva siglos provocando muertes en el pequeño y antiguo pueblo de Derry (locación de una gran parte de los relatos de Stephen King) y ahora acosa a un grupo de preadolescentes marginados, alimentándose justamente del miedo que les provocan sus apariciones siniestras.

“Lo que tiene de relevante esta película es que es una especie de metáfora de lo que está ocurriendo hoy en día a nivel mundial, donde hay un monstruo poderoso que utiliza el miedo como herramienta para dividir y dominar, cada vez de forma más evidente. Nunca fue tan claro y obsceno como ahora que viene de los gobiernos, las corporaciones y los medios. Desde hace mucho tiempo vivimos en una cultura del miedo orquestado. El miedo calculado e interesado es algo que sucede desde hace siglos en nuestra sociedad”. Indica: “Los niños perdedores de la película son representaciones de las minorías sociales, son víctimas permanentes de la desigualdad y la opresión. Todos están oprimidos por el mismo monstruo que intenta dividirlos para comérselos. Pero encuentran la fuerza en la unión. Y eso es una parábola de lo que está sucediendo ahora y un mensaje de fortaleza y de unión frente al miedo”. Subrayó Muschietti que “Stephen King tampoco lo hizo por accidente. Era la época en que estaba Ronald Reagan en el poder. Pero en aquel momento se hacía con sutileza, actualmente el ejercicio del miedo desde el poder es mucho más obsceno”.

Por otra parte, Muschietti reafirma que ya se encuentra haciendo los preparativos para comenzar a filmar el segundo episodio de It. “Ya estamos trabajando en la historia con el guionista Gary Daubeerman. Para mí es un desafío porque quiero hacer una buena película, mejor incluso de lo que recuerdo que era la historia de los protagonistas ya adultos y manteniendo los tonos, con terror, emoción y comedia. Pero lo que quiero que prevalezca es la conexión emocional entre los niños y con flashbacks que sean un elemento clave a la hora de volver a enfrentarse a Pennywise, cosas que son señales de La Tortuga”, dice con tono socarrón, en referencia a la entidad que se opone al terror del enigmático payaso y que incluye una historia que alterna entre dos dimensiones diferentes. Pero antes, Muschietti se dedicará a filmar el episodio piloto de una serie basada en el comic Locke & Key cuyo autor es nada menos que Joe Hill, seudónimo del hijo de Stephen King.

“Tengo muchas ganas de filmar Robotech”

El director respondió un ping pong sobre los films que más miedo le provocaron de niño, las películas basadas en historias de Stephen King y sus proyectos y deseos en Hollywood.

-¿Qué películas te asustaban cuando eras chico?

-La primera película de terror que vi era en realidad de ciencia ficción y fue Encuentros Cercanos del Tercer Tipo. La vimos con mi hermana en el autocine cuando teníamos 4 y 5 años y estaba todo bien hasta que salió la reina alien de la nave y me marcó para siempre.

La segunda etapa vino con (el ciclo de Canal 13) Viaje a lo Inesperado cuando tenía 6 o 7 años y luego llegaron otras películas que me marcaron mucho como El Abominable Dr. Phibes, El Hombre Omega, Trilogía de Terror, The Manster, Aullidos de Joe Dante (aunque ahora me parece). Muchas experiencias de esa época te dejan deseando ver y sentir más, y es una de las razones por las cuales queremos contar más historias, es como una especie de adicción a recuperar la misma sensación aunque eso no sea posible.

El director también le dijo a DIARIO POPULAR: “Pero también tuve otras películas que me marcaron de chico como El Corcel Negro o La Historia sin Fin; y cuando empecé a estudiar cine me encontré con el cine de Dino Rissi, -¿Cuáles son tus películas preferidas basadas en la obra de Stephen King?

-Mis preferidas con Cuenta Conmigo, Sueño de Libertad y El Resplandor.

-¿Estás produciendo a directores latinoamericanos que quieren entrar a Hollywood como el venezolano Alejandro Hidalgo?

-Lo conocí en el Festival de Bruselas , donde presentó La Casa del Fin de los Tiempos. Le propuse producir una versión para Hollywood y ya hay un guión y esta New Line Guión.

-¿Qué va a pasar con la propuesta para hacer la versión con actores de la serie animada Robotech?

-Tengo muchas ganas de hacer esa película. Lo vamos a ver y te cuento.