Se reconoce diplomático cuando detecta la psicopatía ajena y dice que le sorprende su malhumor, pero que no puede hacer nada por corregirlo. Afirma que lo tildan de complicado simplemente porque dice las cosas tal cual son

Mordaz, punzante, frontal son algunos de los adjetivos que describen a un Aníbal Pachano que se enciende ante cada pregunta y arremete con respuestas filosas como una daga. El artista se encuentra en Mar del Plata protagonizando hasta mediados de abril “Flowers” en el Teatro Tronador Concert de la citada ciudad.

l ¿Arremete o pide permiso?

-Depende. Si se trata de un tema en el que quiero hablar, pido permiso; si es una cuestión sobre la que debo contestar, arremeto.

l ¿En qué circunstancias aflora su diplomacia?

-Cuando noto la psicopatía ajena.

l En la relación con los otros, ¿de qué se cuida?

-En general, no estoy alerta de muchas cosas.

A veces, con determinadas personas, tengo como la percepción de que debo tener cuidado y, en otras ocasiones, no tomo ningún tipo de precauciones. A veces, con determinadas personas, tengo como la percepción de que debo tener cuidado y, en otras ocasiones, no tomo ningún tipo de precauciones.

l ¿En qué aspecto de su vida no especula?

-En nada. No utilizo ese sistema para manejarme en ningún aspecto de la vida.

l Con el correr de los años, ¿se hizo más indulgente o más intransigente con usted y con los demás?

-Me he convertido en una persona más exigente conmigo y con los demás.

LEA MÁS:

l ¿En qué aspectos?

-En casi todos. En lo profesional, en la intención de perfeccionar cada trabajo, en el aspecto personal en intentar cada vez un mejor ser humano.

l ¿En qué causas se embandera?

-En la causa del VIH.

l Usualmente, ¿cómo responde ante la prepotencia?

-Me pongo en el rol de justiciero y, a veces, no de la mejor manera. En general, confronto, pero no desde la prepotencia. Yo te contesto y te ubico el pato, que es otra cosa (risas).

l Frente a las situaciones conflictivas, ¿cómo se maneja?

-Primero me enojo, después recapacito y, por último, acciono. -Primero me enojo, después recapacito y, por último, acciono.

l ¿Qué fin persigue su tarea?

-Hago lo que hago puramente por placer.

l La necesidad y el dinero, ¿no son motores suyos?

-No. Ojalá lo fueran. Te diría que ocupan un segundo plano.

l ¿Cuál es su reacción cuando alguien la pasa factura por algo?

-Si tiene razón, se la doy y le pido disculpas. Caso contrario me pongo neutro.

l Actuar bajo presión, ¿saca de usted lo mejor o lo peor?

-En lo personal, la presión no saca mi lado bueno, es más me pone mucho más nervioso. En el plano profesional, en muchas ocasiones haber estado bajo presión me ha permitido sacar adelante proyectos impresionantes.

l De usted mismo, ¿qué le sorprende?

-El ser tan malhumorado.

l ¿Hace algo para contrarrestarlo?

-Es imposible.

l ¿Ya es parte de su esencia?

-Absolutamente. Hay cosas que no se cambian, por más psicoanálisis que uno haga (risas).

l Dicen que usted una persona difícil, ¿se siente así?

-Me hicieron esa fama. -Me hicieron esa fama.

l ¿Y se echó a dormir?

-No. Yo digo las cosas como son y me muestro tal cual soy.

l ¿Qué lo pone de mal humor?

-Me hacen perder los estribos las injusticias, las traiciones y las mentiras.

l ¿Qué hace para escapar de la mediocridad?

-La mediocridad nos rodea todo el tiempo y mi forma de huir de ella es aislarme.

l ¿Con qué no se jode?

-No se jode con la salud y no se jode con el trabajo de las personas. -No se jode con la salud y no se jode con el trabajo de las personas.

l Cuando le dicen que no lo intente, ¿acepta la sugerencia?

-¡Ni en pedo! Yo hago lo que quiero.

l ¿Qué peso tienen las opiniones de sus allegados?

-Escucho a los más cercanos. A la opinión de mi hija es a la que más bolilla le doy. Igualmente, a veces no escucho opiniones.

l ¿Ha cambiado sus determinaciones debido al punto de vista de un ser querido?

-Jamás. Lo que pasó últimamente es que tomé una decisión que no quería tomar e hice un trabajo que no me gustaba.

l ¿Debido a la opinión de un ser querido?

-En realidad, debido a mi propia opinión. Debería hacerle siempre caso a mi percepción. En estos últimos tiempos, por no haberle dado bola a mi instinto, me equivoqué.

Aparecen en esta nota:

Contacto

Registro ISSN - Propiedad Intelectual: RL-2021-110619619 - Domicilio Legal: Intendente Beguiristain 146 - Sarandí (1872) - Buenos Aires - Argentina Teléfono/Fax: (+5411) 4204-3161/9513 - internet@dpopular.com.ar

Edición Nro. 15739

 

Dirección

Propietario: Man Press S.A. - Director: Francisco Nicolás Fascetto © 2017 Copyright Diario Popular - Todos los derechos reservados