Histriónica, su vida entera fue carne de escenario pues de chiquita manifestó su vocación por las artes escénicas. Fue cantante lírica, actriz de comedia, brilló en teatro, TV y en cine. Una estafa la mortificó en sus últimos años.

El mundo de la farándula vernácula y el espectáculos e vio ayer sacudido por la noticia mas triste: murió la querida actriz Beatriz Bonnet. Su deceso se produjo en horas de la tarde de ayer, poniendo fin a un lento deterioro de la actriz que venía soportando una larga internación.

Quien dio la noticia fue el empresario teatral Carlos Rottemberg desde su cuenta de Twitter. La artista sufría Alzheimer y demencia senil, y había sido víctima de una estafa que provocó la perdida de su hogar.

Antes de ese episodio, Bonnet siempre se motró como fue: talentosa, vital, histriónica, así como se la vio en todos los escenarios y pantallas donde mostró su arte. Su final fue demasiado injusto para una mujer que sembró risas y cosechó aplausos. Se encontraba internada en el Hospital Fernández y su deceso se produjo este miércoles

Nelly Beatriz Bonnet nació el 11 de diciembre de 1930. Hija de madre soltera, lo que para muchos en esa época era un estigma para ella era un orgullo. Jamás cambió su apellido. En la adolescencia tomó dos decisiones. Sacó el Nelly de su nombre "porque artísticamente sonaba muy bien el BB de mis iniciales" y a los 15 años se casó con un muchacho de apellido López Verde. Pero el matrimonio duró apenas un año. "El me exigía como mujer y yo era una nena. Así que me mandó para mi casa", recordó con humor en una entrevista.

Instalada en Buenos Aires trabajaba realizando mandados en una bombonería de Diagonal Norte y Suipacha y en sus ratos libres solía mandarle fotos suyas al periodista y guionista de cine Chas de Cruz. Una de sus fotos llegó al director Pedro Bravo que la convocó para una prueba. Pero la prueba fue tan buena que las tomas quedaron en la edición final de la película Mansedumbre. Ese fue su debut y el comienzo de un maravilloso camino artístico en cine, teatro y televisión que la llevó a ganar seis premios Martín Fierro, además del Moliere, el Podestá y dos veces el Konex, en 1981 y 1991, como mejor actriz de comedia.

En el género musical brilló con Mariano Mores en 1956, año en que el maestro buscaba una actriz joven para su obra Cuando las mujeres dicen sí. Beatriz que era cantante lírica, se presentó a la prueba y quedó. Después fue ovacionada en otros musicales como Descalzos en el parque, Mame, una de sus favoritas- Mi bella dama, Simple y maravilloso, Pippin -con coreografía de Bob Fosse- y en el Lola Membrives produjo y protagonizó Mamá es una estrella, aunque con esa obra perdió bastante plata. La última vez que se la disfrutó en el escenario fue en el 2011 en Primeras damas del musical, megaconcierto que incluyó a veintidós de las mejores intérpretes del teatro musical porteño.

Aparecen en esta nota:

Contacto

Registro ISSN - Propiedad Intelectual: En trámite - Domicilio Legal: Intendente Beguiristain 146 - Sarandí (1872) - Buenos Aires - Argentina Teléfono/Fax: (+5411) 4204-3161/9513 - internet@dpopular.com.ar

Edición Nro. 15739

Dirección

Propietario: Man Press S.A. - Director: Francisco Nicolás Fascetto © 2017 Copyright Diario Popular - Todos los derechos reservados