A pesar de que un primer momento dijo estar de su lado, la diseñadora Georgina Chapman se solidarizó con las víctimas del productor y anunció su divorcio

Tras el escándalo por acoso y abusos sexuales que convirtió a su marido en un paria de Hollywood, la diseñadora Georgina Chapman anunció este miércoles su intención de divorciarse de Harvey Weinstein, con quien se casó hace 10 años.

Chapman –que junto a Keren Craig se han convertido en las caras de la moda en Hollywood- hizo lo que algunos consideran que sería el único paso para salvar su marca, Marchesa, ante la acumulación de acusaciones contra Weinstein, y rompió su silencio para declarar a la revista People que dejaría al empresario.

Chapman y Craig, ambas de 41 años, son las responsables de diseñar gran cantidad de los modelos que usan las estrellas para las alfombras rojas y han sido amigas desde la adolescencia cuando se conocieron en una clase de dibujo en el Chelsea College of Art & Design en Londres.

La noticia sobre este divorcio llegó tras las declaraciones iniciales de Weinstein en las que éste afirmaba ella lo apoyaba, y después de que algunos usuarios de redes sociales pidieran boicotear a Marchesa.

LEA MÁS:

“Mi corazón se entristece por todas las mujeres que han sufrido un tremendo dolor por estas acciones imperdonables. He elegido dejar a mi esposo. Cuidar a nuestros pequeños hijos es mi prioridad. Le pido a los medios respeto a mi privacidad en esta ocasión”, dijo Chapman en su comunicado de prensa.

Weinstein y Chapman tienen dos hijos, India y Dashiell, de 7 y 4 años. Su primer contacto fue en 2004 y se casaron tres años después, en todo ese tiempo Marchesa aprovechó los contactos de Weinstein entre los famosos y su presencia en las alfombras rojas ha sido continua a lo largo de los años.

El investigador de mercado Robert Passikoff, presidente de la consultora Brand Keys con sede en Nueva York, dijo que sólo el tiempo dirá exactamente cómo le va a Marchesa en medio de la caída de Weinstein, especialmente entre clientes no famosos y no entre estrellas de Hollywood.

"Cuando la casa está todavía quemándose la gente comenta sobre el fuego y el humo", dijo Passikoff.

“Un mes después, cuando la gente ve las cenizas suelen olvidar esas cosas”. ¿Ganará la calidad por encima de la influencia de Weinstein que puso a Marchesa bajo los reflectores?

Aparecen en esta nota: