La afamada serie de HBO concluyó este domingo su extensa trayectoria con un episodio que dejó un moraleja sobre el uso desmedido del poder

Con los fanáticos poniendo el grito en el cielo, concluyó este domingo la serie Game of Thrones (Juego de Tronos) que se trasmite desde 2011 por la señal premiun HBO y que con el correr de los años se ha convertido en un verdadero fenómeno a nivel mundial, y gran responsable del aumento de los suscriptores.

Atención: lo que resta de la nota es puro spoiler:

En el sexto episodio de la octava temporada, y luego de arrasar de manera cruel y despiadada King´s Landing, la otrora amable reina Daenerys (Emilia Clarke) se ubica a un escalón de la locura que ha caracterizado a su predecesor, Aerys Targaryen. Embriagada del poder que le otorga su nueva posición como soberana de los siete reinos, Daenerys alienta a sus tropas, los Inmaculados y los Dothrakis, a continuar con la expansión y el cambio a lo largo de todo el planeta, sin darse cuenta de que esto la convierte en aquello que siempre ha combatido.

Game-of-Thrones-_02.jpg

Por otro lado, tras descubrir que sus hermanos Jaime (Nicolaj Coster Waldau) y Cersei (Lena Headey) han muerto en un derrumbe, Tyrion Lannister (Peter Dinklage) le confiesa a Daenerys que la ha traicionado y recibe su condena a muerte. Pero mientras espera su ejecución, insta nuevamente a Jon Snow de que debe reclamar su derecho al trono, dado que es el legítimo heredero luego de que se descubriera que es el último varón de la dinastía Targaryen con vida.

Game-of-Thrones-_03.jpg

Jon se niega a aceptar su derecho de nacimiento, pero entiende que si deja que Daenerys cometa otra masacre como la de King´s Landing –en la que atacó a pesar de que Cersei había hecho tocar las campanas de la rendición-, ésta terminará enloqueciendo por completo y llevando al mundo hacia su destrucción, algo que había jurado evitar.

Game-of-Thrones-_01.jpg

Jon se reúne con Daenerys pero, ante la imposibilidad de convencerla de que desista de sus planes de conquista, decide apuñalarla. Drogo, el último dragón de la reina, desata su furia y derrite con sus llamas el Trono de Hierro, tras lo cual toma el cuerpo de su madre y se aleja del lugar volando, sin matar a Jon.

Game-of-Thrones-_04.jpg

Ante la muerte de Daenerys y con Jon encarcelado y a punto de ser ejecutado por los Inmaculados, se reúne en King´s Landing (o lo que queda de la ciudad) un consejo con los principales reyes y asesores de los siete reinos, que deciden que el único que queda en condiciones de gobernar es Bran, al que Tyrion nombre “el roto”, en referencia a la discapacidad que lo tiene confinado a una silla de ruedas desde que fuera arrojado de una torre tras descubrir el romance prohibido de Jaime y Cersei.

Game-of-Thrones-_05.jpg

Asimismo, el consejo decide ubicar a Tyrion nuevamente en su puesto de “mano del rey”, y establece que de ahora en más, la corona ya no será hereditaria sino que se deberá elegir quién la porta. Ante este panorama, Sansa opta por independizar el Reino del Norte, de manera que desde ese momento, sólo serán seis reinos los que responsan a Bran el Roto.

El consejo también logra salvar la vida de Jon Snow a expensas de que éste retome su puesto en la Guardia Nocturna, aunque la amenaza de los caminantes se haya extinguido tras La Larga Noche (capítulo 3).

Game-of-Thrones-_06.jpg

Gusano Gris (Jacob Anderson) y los Inmaculados se retiran hacia la isla de Naath, la lejana tierra de dónde provenía la difunta Missandei (Nathalie Emmanuel), para fundar una nueva dinastía.

Arya Stark (Maisie Williams), por su parte, se niega a aceptar la propuesta de matrimonio de Gendry Baratheon (Jospeh Dempsie), y decide viajar por mar hacia el oeste de Westeros, para explorar nuevas y lejanas tierras.

ADEMÁS:

#GameOfThrones | Tras el final, 10 personajes para recordar por siempre

Emilia Clarke: "Jamás supe cómo proceder en el final"

Game of Thrones: 450.000 firmas piden que HBO rehaga el final con "guionistas competentes"

Brien de Tharth (Gwendoline Christie), apenada por la muerte de su amado Jaime, decide completar su biografía en el libro de la Guardia Dorada.

En su primera reunión de consejo, el nuevo gran maestre, Sam Tarli (John Bradley), le presenta a Tyrion la “Canción de Hielo y Fuego”, un libro que recopila las hazañas de las grandes guerras que sacudieron a Westeros durante los últimos años, y que es una referencia al verdadero nombre de los libros de Game of Thrones. Junto a ellos, asumen su puesto Ser Davos (Liam Cunnigham) como el maestro de navíos y Bronn (Jerome Flynn) como maestro de moneda. En la misma escena, se descubre que Podrick Payne (Daniel Portman) ha sido nombrado caballero y guardia personal del rey.

Game-of-Thrones-_07.jpg

En las escenas finales, se puede ver en simultáneo a Sansa Stark ser coronada como Reina del Norte, en tanto que Arya emprende su viaje a bordo de un navío y Jon regresa a la Muralla, donde se reencuentra con Ghost, Tormund (Kristofer Hivju) y el resto de “los salvajes”, con los emprende el camino al norte, en lo que parece un viaje de a exploración y colonización de los territorios que pertenecieron a Mance Rayder (Ciarán Hinds) y el Rey de la Noche (Vladimir Furdik).

Game-of-Thrones-_08.jpg

Así, con una valiosa lección sobre los excesos del poder, culminó esta serie, que tuvo una continuación en las opiniones de sus seguidores en las redes sociales como Twitter y Facebook, donde muchos de ellos se manifestaron disconformes.

Aparecen en esta nota:

Contacto

Registro ISSN - Propiedad Intelectual: 58849696 - Domicilio Legal: Intendente Beguiristain 146 - Sarandí (1872) - Buenos Aires - Argentina Teléfono/Fax: (+5411) 4204-3161/9513 - internet@dpopular.com.ar

Edición Nro. 15739

Dirección

Propietario: Man Press S.A. - Director: Francisco Nicolás Fascetto © 2017 Copyright Diario Popular - Todos los derechos reservados