El cantautor rescata el sentido de su arte y honra a quienes dejaron huella. "Oís Mediterráneo y sabes que remite a los ´70. Elegir uno en los ´90 es más difícil".

No es una gira más. Ismael Serrano sacó cuentas y los veinte años de su carrera que plasmó en su disco número 14, a modo de ¿autohomenaje?, devinieron en sendos shows por todo el mundo. Por supuesto, la Argentina se ubica entre sus destinos favoritos. “¿Y cómo no iba a ser de este modo?”, pregunta a DIARIO POPULAR y se contesta, “Tengo una hija que es mitad argentina, aquí también está parte de mi familia, lo que implica además de lo aprendido una gran emoción poder presentarme”, explica el papá de Lila, hija de su unión con la actriz argentina Jimena Ruiz Echazú.

Será el viernes 18 y Sábado 19 en el Luna Park, cuando algunos de sus clásicos como Nieve, Absoluto o Ahora que te encuentro, resuenen entre su feligresía. Pero también, el repertorio incluirá otros de notables como Ojalá, Todo Cambia, Las Cuatro y Diez o Y sin embargo, emulando a Silvio Rodríguez, la Negra Sosa, Aute y Sabina, casi como por obligación interna. Casi como escribir para no olvidar...

“O como cantarle a lo que se pierde, corrige, o mejor dicho, cantamos para no perder la memoria. De alguna manera intento agradecerle a quienes me formaron”.

En este sentido, Todo Cambia parece significar algo más y Serrano lo cuenta. “En verdad, ese iba a ser el nombre de mi último trabajo. Se trata de reivindicar lo hecho, de no bajar los brazos”.

Consultado por el término Cambiemos, Ismael sostiene que tal término y las políticas que se expresan no condicen con el verdadero sentido. “No conozco ningún país que se haya favorecido con políticas que desatiendan al mercado laboral. De hecho, la brecha social se sigue ampliando, lo mismo ocurrió en España”, amplía preciso, como buen hijo de periodista.

Acaso el contexto haya sido una preocupación permanente para este “cantautor cursi”, según fue descripto recientemente en una nota, a modo de ironía pensando en aquellos que en los 90 le cantaban al amor. “Bueno si considerás que el 90 por ciento de las canciones de amor son cursis, entonces no me doy por aludido (risas). Sí creo que hay una estética musical que tiene que ver con la reiteración de algo en distintas formas, como una mirada que lo iguala todo”, describe.

Ismael extrae de lo cotidiano lo importante. Se asombra que aquellas voces que refieran a lo colectivo ya no tengan peso en las composiciones, pero considera que algunos discos dejan huella. “El otro día estábamos cenando en un bar y escuchábamos Pueblo Blanco de Mediterráneo, ¿ves? yo creo que más allá de las cuestiones sentimentales hay modos de contar que reflejan una realidad social. Esto lo descubrís en los 60, 70 y los 80. Sin embargo no es tan claro en los 90. Si querés explicar cómo fueron los 70, decís ‘escuchá Mediterráneo’”.

Al creador de Papá cuéntame otra vez le llama la atención el modo de relacionarse a partir de las condiciones que imponen los medios. “Se ha generado una fantasía, en la que todos nos vemos involucrados, incluso si replicamos un tuit o una opinión. Asimismo, creemos tener una intimidad con el resto que no es real, tal es así que renunciamos a nuestra privacidad no le damos ningún valor”, expresa.

Serrano no duda que la cuestión atenta en contra de la reflexión. “Ahora son más de 140 caracteres, pero se permiten sólo reacciones inmediatas, se atenta con toda posibilidad de análisis. Eso también lo noto cuando veo un post en Facebook, si se extiende, la atención se va diluyendo”.

Hijo del poeta y periodista Rodolfo Serrano, conservar el hábito de leer, ahora por Internet, todos los diarios. “Él lo hacía con todos aunque fueran de ideologías distintas, lo que permitía contar con una visión más amplia”, confirma.

Al momento de ser entrevistado,evita enojarse con los medios, aunque sí lo fastidia algo. “En verdad me molesta que no hayan sido bien interpretados mis argumentos o lo que he intentado transmitir”.

A la hora de visualizar sus shows que también incluyen sendas actuaciones en Córdoba, Tucumán, Mendoza y Rosario, admite que le gustaría contar con algunos invitados, si no fuera por una “dificultad”.

“Lo he pensado bien, sucede que en estas circunstancias suelo ser tímido, dice, por esto aún estoy debatiéndomelo”, confía sin guardarse nada.

De poder concretar nuevamente un sueño, el cantautor se imagina volviendo a tocar otra vez como en una ocasión junto a Joaquín Sabina en Buenos Aires y conserva un gran recuerdo tras compartir escenario con León Gieco. “Fue un lindo momento”, rememora.

Como sea, el homenaje ya está en marcha. Sus mensajes siguen tan firmes, como su encanto.i

Contacto

Registro ISSN - Propiedad Intelectual: 5346756 - Domicilio Legal: Intendente Beguiristain 146 - Sarandí (1872) - Buenos Aires - Argentina Teléfono/Fax: (+5411) 4204-3161/9513 - internet@dpopular.com.ar

Edición Nro. 15739

Dirección

Propietario: Man Press S.A. - Director: Francisco Nicolás Fascetto - Director Comercial: Martín Fascetto © 2017 Copyright Diario Popular - Todos los derechos reservados