La modelo y vedette metió un bocadillo en la pelea verbal que sostuvieron el conductor y La Mole Moli, al que volvieron a bajar del ciclo por apoyar las carreras de galgos

El escándalo mediático que surgió cuando Marcelo Tinelli en persona “bajó” al boxeador Fabio “La Mole” Moli por segunda vez del Bailando por un Sueño, tuvo un nuevo episodio este jueves cuando la vedette Mónica Farro le echó en cara al conductor que permite que “golpeadores” de mujeres sigan trabajando en su empresa.

Este miércoles, Tinelli le bajó nuevamente el pulgar a Moli luego de que éste afirmara públicamente que seguía apoyando las carreras de galgos. El año pasado, y en medio de la movida organizada por la gobernadora María Eugenia Vidal para prohibir este tipo de eventos, una de las hijas del conductor, Candelaria, le había pedido a su padre que no permitiera que Moli participara del certamen para evitar que haga campaña a favor de las carreras. Y éste cumplió.

Embed
twitter-tweet" data-lang="es">

pic.twitter.com/RquneBv1eQ

— marcelo tinelli (@cuervotinelli) 17 de mayo de 2017

Pasó un año y la producción del ciclo volvió a convocar a quien alguna vez fue campeón del Bailando, pero la convocatoria se volvió a caer cuando tenían apalabrado al boxeador. Éste reaccionó muy mal y acusó a Tinelli de “cagón”, puesto que para él “no se animaba” a enfrentarlo públicamente en el piso del estudio.

LEA MÁS:

A todo esto, Mónica Farro aprovechó la situación para colar una crítica contra Marcelo, aludiendo a que éste todavía mantiene en su staff a Jorge “Negrito” Luego, a quien ella acusó de haberla golpeado cuando eran pareja.

En 2012, Farro reveló que era víctima de violencia de género, y ya nunca más fue convocada al Bailando, a pesar de que en todas sus apariciones había mantenido muy buenas performances. “Es lo peor que me pasó en la vida. No hubo denuncia por miedo. Yo era extranjera, estaba sola, tenía miedo de quedarme sin trabajo, sin casa. Era un perrito maltratado”, contó la uruguaya, que reconoció que lo suyo con Luego fue “una relación enferma”.

“Yo siempre tenía las manos mordidas, la cara mordida, un ojo negro, la boca rota. La gente que trabajó conmigo sabe lo que yo siempre tuve en el cuerpo. Lo puse a él por encima de mi hijo, que es lo más grande que tengo en la vida. Lo grabé una vez maltratándome, pero siempre tuve miedo”, dijo la vedette en esa oportunidad, al tiempo que confesó dos intentos de suicidio.