Falleció a los 89 años en un hospital de Los Angeles. Ganó un Oscar por su trabajo en "Ed Wood", y mucho antes rechazó una oferta para para ser el Sr. Spock en "Viaje a las estrellas", para quedarse con otro papel que le dio fama: el de Rollin Hand en "Misión: Imposible"

Tras rechazar un papel que luego se convertiría en un ícono del cine mundial, el talento y la luz propia fueron las que rescataron a Martin Landau para que su suerte no fuera otra. Su vida se apagó este domingo a los 89 años por las inesperadas complicaciones que sufrió durante un ingreso en un hospital de Los Ángeles, se comunicó oficialmente.

A mediados de la década del ‘60 pudo haberse convertido en un superastro, pero no interpretó un personaje: el Señor Spock, el jefe de asuntos científicos de orejas puntiagudas en la nave espacial Enterprise en “Star Trek” (“Viaje a las estrellas”). El creador de la serie, Gene Rodenberry, había ofrecido a Landau que personificara al medio vulcano y medio humano que buscaba eliminar toda emoción en su vida. El actor rechazó el papel.

"Un personaje sin emociones me habría vuelto loco. Me habrían tenido que hacer una lobotomía", explicó en 2001.

En su lugar, prefirió hacer “Mission: Impossible”. Leonard Nimoy pasó a la posteridad como Spock y, en un giro irónico, luego reemplazó a Landau en “Mission: Impossible”.

De cualquier manera, “Mission: Impossible”, en la que también actuaba su esposa, Barbara Bain, se convirtió en un éxito inmediato después de su estreno en 1966. Allí interpretó a Rollin Hand, el mago de los disfraces en el equipo ultrasecreto de agentes que era especialista en cajas fuertes. La serie permaneció en el aire hasta 1973, pero Landau y Bain dejaron la producción después de tres temporadas debido a una disputa financiera.

Martin Landau en Mission Impossible

Pero su carrera había comenzado mucho antes y terminó mucho después. A los 17 años fue contratado como caricaturista e ilustrador del periódico New York Daily News, donde trabajó durante cinco años, mientras soñaba con ser actor.

Recién pudo debutar a los 23: fue parte de “Detective Story” y la misma temporada subió a escena en Broadway en “First Love”. Con Paddy Chayevsky en 1956 y 1957 en teatro, Landau fue una de las figuras de una memorable puesta de “Middle of the Night”, tiempos en los que conoció a Barbara Bain, con quien se casó.

Trabajó en series del universo western y en 1959 Alfred Hitchcock lo convocó para un rol de villano en “Intriga internacional” (también conocida como “Con la muerte en los talones”). “Randall, el justiciero”, “Caravana”, “Aventuras en el Paraíso”, “Bonanza”, “El hombre del rifle” o “Los invasores”, fueron algunas de sus apariciones en la pantalla chica.

Pero luego regresó a las tablas con “Cleopatra” (y con Elizabeth Taylor) y a mediados de los ’60 coemznó su auge gracias al papel de Caifás en “La más grande historia jamás contada”, un relato bíblico acerca de Jesús dirigido por George Stevens.

Después de Misión Imposible

Tuvo destacadas apariciones en “El Súper Agente 86”, “La ley del revólver” y “Space: 1999”. Francis Ford Coppola le dio un papel importante en “Tucker: Un hombre y su sueño”, por el que fue candidateado al Oscar, y Woody Allen lo eligió para ser Judah Rosenthal en “Crímenes y pecados”. Por ambas interpretaciones fue candidato al Oscar.

Ese premio (mejor actor de reparto), sin embargo, lo conseguiría recién en 1994, cuando Landau tuvo la oportunidad de recrear a Bela Lugosi en “Ed Wood”, de Tim Burton.

Escena Ed Wood con Martin Landau

También fue Gepetto en “Las aventuras de Pinocho”, de Steve Barron, apareció en la versión para cine de “X Files” y nuevamente con Tim Burton en “La leyenda del jinete sin cabeza”, así como también dobló animaciones y puso su inconfundible voz en varios documentales.

Más recientemente apareció en “The Last Poker Game”, junto a Paul Sorvino, que se proyectó en el Festival de Cine de Tribeca, y en “Remember” de Atom Egoyan y otros títulos poco difundidos.

En los últimos meses había participado en un largometrajes que actualmente está en etapa de posproducción, “Whitout Ward”, y estaba contratado para “Nate & Al”, que hubiese rodado en 2018.

Landau, que había nacido en el barrio neoyorquino de Brooklyn el 20 de junio de 1928, tuvo dos hijas –Susan y Juliet- con Bain, antes de divorciarse en 1993. “Estamos superados por la tristeza al informar de la muerte del icónico actor Martin Landau. Acababa de celebrar su 89 cumpleaños”, dijo su representante, Dick Guttman, al confirmar la muerte de un gigante.

martin landau oscar

Aparecen en esta nota: