En esta publicación, Diego Perri narra en primera persona su propia crónica junto a Sus Majestades Satánicas alrededor del mundo. Además, es un prolífico coleccionista de reliquias de la banda de Jagger, Richards & Cía.

Diego Perri en "República Stone" relata su propio diario de viaje detrás y junto a los Rolling Stones a lo largo y a lo ancho de los Estados Unidos, por algunas ciudades de Canadá, por diferentes puntos de Europa y Brasil y también en las tres series de conciertos que la banda dio en Buenos Aires en el estadio de River Plate. La génesis de esta publicación fueron los fanzines ochentosos y hasta una biografía que el periodista le dedicó a la banda hace un par de décadas, mientras se acrecentaba su colección personal de reliquias de Sus Majestadas Satánicas.

Consultado sobre si es una suerte de Juan Alberto Badía de los Rolling Stones, el periodista opta por bajar los decibles ante tamaña comparación. "Sería un maleducado si me comparo con él por todo lo que hizo por la música argentina. Pero tengo el mismo fanatismo por los Stones y por Independiente, que el que Badía tenía por Los Beatles y por River", le comenta a diariopopular.com.ar sobre sus pasiones musicales y futboleras.

"El fin de este libro no era la foto para exhibirse. Lo que quería era conocerlos, aunque nunca podés terminar de conocerlos del todo. Lo que quería era estar cerca, tener un poco de acceso a la cocina de la banda y sobre conocer a  Cliff, mi Stone favorito. Nació de la quimera de que pudieran venir a la Argentina", señala Perri sobre los motivos que lo llevó a escribir esta publicación y en especial por toparse cara a cara con Keith Richards.

  • Encuentro con el diablo

Junto a su amigo Marcelo Sonaglioni, Perri se embarcó en la empresa de seguir a los Stones por el extenso territorio estadounidense recorriendo rutas a bordo de autos de alquiler, durmiendo en moteles a la vera del camino (en el mejor de los casos) y encontrando en los restaurantes chinos los menúes más accesibles en la tierra del Tío Sam en aquel '94 en el que surfearon en la gira del "Voodoo Lounge", que incluyó un festejo a la distancia de la Supercopa que el Rojo de Avellaneda obtuvo en ese año.

      Embed

El encuentro anhelado para Pierri, que había dejado su trabajo y sus afectos para cumplir su sueño del pibe, pudo concretarse, con mayor y menor intensidad, con todos los integrantes de la banda. Ambos pudieron cruzar amables palabras con Keith Richards y Ron Wood, que se enteraron que estos dos argentinos intrépidos les venían pisando los talones durante toda la gira. También tuvieron un grato encuentro con el siempre cortés Charlie Watts.

Para que el paquete sea completo, faltó un cruce más fluido con el cantante de la banda. "Desde mi conocimiento, Mick Jagger es el más inaccesible para el cruce con los fans, pero es algo entendible. Además, un mal día lo puede tener cualquiera", señala Perri comprendiendo el acoso que tiene algunas celebridades en cualquier rincón del planeta.

Diego Pierri disfrutó de más de medio centenar de shows de los Rolling Stones, sin incluir los recitales de solistas de Keith Richards y Mick Taylor. De esa envidiosa cantidad, rescata algunos por sobre el resto. "Me quedo con los de Argentina, porque tienen el plus del microclima que genera la gente, algunos en los que los pude ver de cerca como en Las Vegas y los de Brasil en los estadios y el recital gratuito en la playa de Río de Janeiro", describe.

Este periodista es más que un simple fan y atesora una colección de discos y un  frondoso archivo periodístico. De este material también tiene sus predilecciones: "Mis preferidos son varios LP originales de los ´60 del sello Deca que tuvieron ediciones limitadas, algunos simples de los países nórdicos que son muy difíciles de conseguir. En especial el simple original de 'Beast of Burden', cuya tapa fue censurada y es muy difícil de conseguir. También me gustan mucho  y me gustan mucho los programas de gira de los recitales".

      Embed

  • ¿Argentina, República Stone?

Perri derriba un mito sobre que el público argentino es el más ferviente con los Stones. "Es cierto que la gente en Estados Unidos es poco demostrativa, pero en Europa y en Japón el público es bastante caliente como acá", explica.

"A ellos les gusta venir a la Argentina, no lo dicen como algo demagógico. Les gusta como es el público, aunque les rompe un poquito que no puedan salir a la vía pública, por ejemplo en Boston me lo cruce a Ron Wood con su familia caminando en la calle", señala este hecho que no podría darse en Buenos Aires. 

Por último, se mete en el fenómeno Rolinga argentino. "Es algo muy local lo que pasa. Por ejemplo con las remeras Rolling Stone '79, ese fue un año donde no sacaron ningún disco y ni salieron de gira. Es una tribu medio indescifrable que toma a la banda como estandarte de rebeldía, como pasa muchas veces con el Che, cuando se ponen su remera pero no saben bien quién era", cierra.

Contacto

Registro ISSN - Propiedad Intelectual: RL-2021-110619619 - Domicilio Legal: Intendente Beguiristain 146 - Sarandí (1872) - Buenos Aires - Argentina Teléfono/Fax: (+5411) 4204-3161/9513 - internet@dpopular.com.ar

Edición Nro. 15739

 

Dirección

Propietario: Man Press S.A. - Director: Francisco Nicolás Fascetto © 2017 Copyright Diario Popular - Todos los derechos reservados