Sus 28 goles en 33 partidos le otorgan un promedio de 0,84, una marca sólo superada por Francisco Varallo. Hay otros casos curiosos, con más festejos que apariciones, pero de escaso rodaje.

Debutó contra Boca, le hizo su primer gol oficial a Lanús. Pequeños detalles que podrían hablar de cualquier jugador, pero que en realidad sobresalen porque marcan el arranque de la increíble historia de Darío Ismael Benedetto, el delantero de moda, que justamente volvió a marcar contra el Granate, pero ahora con la azul y oro en el pecho, esa que lo apasionó desde chico y donde amaga con romper todos los records de la historia del club, al menos desde la eficacia.

Sus 28 goles en 33 partidos lo dicen todo, aunque claro, el hincha xeneize no puede ni siquiera soñar con que pueda alcanzar la tremenda marca de 236 tantos del fantástico Martín Palermo, porque con 27 años de edad y la inminente chance de una transferencia al exterior lo único que se anima a imaginar, en lo inmediato, es que el paso de Pipa por Boca será corto pero muy recordado.

Tal es el impacto que ha causado Benedetto con su extraordinario promedio de gol (0,84 por partido y un festejo cada 87 minutos si se cronometra exactamente el tiempo disputado), que hasta obligó a quienes repasan la historia de Boca a remover papeles, revisar datos y tratar de encontrar antecedentes parecidos.

Y en ese camino (apelando al magnífico sitio www.historiadebo ca.com.ar), hubo que retroceder bastante para chocar con escasas similitudes, emparentadas con nombres casi desconocidos hasta para el más fanático de los xeneizes.

Por lo pronto, hay que decir que el máximo goleador por promedio, contando más de 30 partidos jugados, como Benedetto, sigue siendo Francisco Varallo, quien marcó 194 en 222 cotejos (entre 1931 y 1939), con 0,87 de eficacia.

Un atacante tremendo para la época, a tal punto que hasta postergó a un delantero como Francisco Eugenio Providente, surgido del semillero boquense, quien entre 1935 y 1937 anotó 24 goles en 20 partidos oficiales, con la extraordinaria marca de 1,20 por encuentro.

LEA MÁS:

Benedetto, con sus 28 goles, hoy ocupa el puesto 62 entre los máximos goleadores de Boca de todos los tiempos, y quien lo precede, en el puesto 61, curiosamente tiene la misma cantidad de goles y mejor promedio (1,07), porque los conquistó en 26 encuentros. Se trata de Rafael Pratts, oriundo de Gibraltar, quien además quedó en el recuerdo como el autor del primer gol oficial de los xeneizes.

Con datos más difusos porque jugó entre 1908 y 1911, Pratts contó con la ventaja de jugar en una época donde las diferencias eran más grandes con otros equipos y por lo tanto las goleadas eran casi habituales. Y en ese mismo contexto, en el puesto 97 de los máximos artilleros del equipo de la Ribera aparece Angel Tazza, quien entre 1925 y 1926 anotó 19 goles en 20 partidos, en otro fantástico registro, de 0,95 por encuentro.

De todos modos, ninguno de estos antecedentes, por las circunstancias ya apuntadas que distinguían a aquellos primeros años del fútbol, alcanzan a opacar esta tremenda actualidad de Darío Benedetto, que alcanzó su marca en una época super competitiva y donde el goleador es una joya preciada, difícil de encontrar, con el agregado de que el Nueve xeneize está en carrera, como para aniquilar cualquier récord que le pongan por delante.

Aparecen en esta nota: