El Rojo, con el debut de sus dos refuerzos hasta el momento y mayoría de suplentes, igualó sin goles en un aburrido encuentro con el Lobo, que tuvo más puntería desde los 12 pasos y se llevó la copa.

Festejó Gimnasia. Lo hizo en la definición por penales y porque Cristian Ortiz, aquel héroe del recordado partido de Copa Argentina frente a Deportivo Moldes, tiró su remate muy arriba del travesaño. Así se definió este duelo de verano que, en los noventa minutos de juego dejó muy poco para rescatar y casi ninguna jugada de gol frente a los arcos.

La primera parte fue apretada, deslucida. Con mucha presión en la mitad de la cancha donde Independiente logró imponer algo más de presencia. Desde allí hizo circular la pelota con dinámica pero sin lograr ideas como para encontrar los espacios necesarios para lastimar. Intentó con varios pases filtrados que no prosperaron, un par de ellos invalidados por posición adelantada; los otros aportes con algo de riesgo fueron llegadas mediante un par de centros en los que Martín Arias resolvió con eficacia. Gimnasia, por su parte, tuvo problemas para manejar la pelota en la zona del desequilibrio. Un corner cerrado de Alemán casi complica a Campaña, en una de las escasas aproximaciones de un primer tiempo que nunca alcanzó el grado de entretenido, pese al ritmo sostenido de las acciones.

El partido se hizo un poco más agradable en la segunda parte. Gimnasia se soltó un poco y, en el arranque, inquietó con un centro envenenado que no alcanzó a conectar Niell. Y aunque los dos incrementaron el ritmo de sus avances, siguieron sin generar situaciones claras frente a los arcos. De hecho, tanto Campaña como Martín Arias tuvieron intervenciones sin demasiada exigencia. Sava debió hacer cambios debido a molestias físicas (Licht primero y Noble después); Holan, en cambio, pudo probar variantes en busca de un poco más e explosión con los ingresos de Ortiz y Togni, pero no lo consiguió. La más clara del partido la tuvo Independiente, con un centro de rasante de Romero que Albertengo, solo frente al arco, no alcanzó a conectar; por detrás, Togni llegó casi sin ángulo y no pudo definir.

En el tramo final del juego ninguno se conformó con el 0 a 0, pero no fue cuestión de intenciones sino de lo que no hubo en toda la noche: aciertos en la zona de ataque y claridad. Entonces, la historia se tuvo que definir desde los doce pasos Gimnasia fue más efectivo y se quedó con la copa de verano que se puso en juego en Mar del Plata entre el lobo y el Diablo.

Contacto

Registro ISSN - Propiedad Intelectual: 5346756 - Domicilio Legal: Intendente Beguiristain 146 - Sarandí (1872) - Buenos Aires - Argentina Teléfono/Fax: (+5411) 4204-3161/9513 - internet@dpopular.com.ar

Dirección

Propietario: Man Press S.A. - Director: Francisco Nicolás Fascetto - Director Comercial: Martín Fascetto © 2017 Copyright Diario Popular - Todos los derechos reservados