El conjunto de Río de Janeiro abrió la cuenta con un cabezazo de Rever, a los 8 minutos, pero el "Rojo" igualó por intermedio de Emanuel Gigliotti, a los 29 y se adelantó gracias a un golazo de Meza a los 52. La revancha se juega el miércoles 13.

Fue un partidazo. Dos equipos que fueron al frente y se mataron a cachetazos como en una pelea de barrio. Lo ganó Independiente porque mostró, en un momento clave del juego, sus mejores condiciones colectivas, sostenidas por virtudes individuales, en su máxima expresión.

Lo ganó con una ráfaga de fútbol furioso, surgida para recuperarse de un golpe duro en el arranque. Mostró templanza y, cuando vio que no pudo pegar el tiro de gracia, protegió la ventaja mínima con oficio y corazón.

A Independiente le costó acomodarse en el terreno, descodificar cuál era el plan de Flamengo y decidir los caminos para asumir el protagonismo. Y en ese tramo de indecisiones y análisis del juego, recibió un cachetazo que pudo haberlo lastimado pero que, en realidad, lo despertó.

Un tiro libre desde la izquierda lanzado por Diego llegó al área en donde Rever, con mucha libertad, se elevó con elegancia y metió un frentazo que fue en busca del primer palo, a donde Campaña sólo pudo mirar. Baldazo de agua fría en un escenario en estado de ebullición.

La gente tragó saliva y lo mismo hicieron los jugadores que empezaron a encontrar ráfagas de la esencia del juego que trajo a Independiente hasta estas instancias. Barco manejaba bien la pelota, Benítez empezó a crecer de a poco, y a ellos se sumaban las trepadas de Bustos y las apariciones de Meza cada vez con más confianza.

Así Independiente se fue acercando a la valla de Cesar que, sin embargo, se fue al descanso casi sin tocar la pelota, porque las más claras del Rojo cruzaron el área sin un remate franco y, el que le quedó a Sánchez Miño, pegó en la espalda de Rever. Y tampoco pudo intervenir en el contragolpe a pura velocidad comandado por Barco, hilvanado por Benítez y definido por el mismo Gigliotti, con un derechazo seco contra un palo.

El partido se jugaba como un ritmo fantástico y con un ida y vuelta vibrante. Flamengo Sólo fue exigido por Silva con un tiro libre que se le clavaba abajo y la despejó al corner. había podido aumentar en un par de ocasiones: juan pifió un cabezazo ante un mal achique del fondo local y Diego tuvo un remate frontal que se fue cerca. También el Rojo tuvo lo suyo, envalentonado por una reacción con enorme carga anímica y mucha personalidad.

La segunda parte mantuvo sus características de ritmo infernal. Pero Independiente apretó el acelerador y acorraló al rival. Barco encabezó otro ataque a pura determinación, centro al área y derechazo impecable de Meza para poner el 2 a 1 que terminaría siendo definitivo. Antes hubo tiempo para que Independiente coquetear con el tercero y, en la parte final, para que aguantara con hombría la rebeldía de un Flamengo que vendió cara la derrota. En siete días llegará la hora de la verdad, en el Maracaná y con dos rivales dignos del aplauso.

EL RELATO Y LAS FORMACIONES

Embed

Contacto

Registro ISSN - Propiedad Intelectual: 5346756 - Domicilio Legal: Intendente Beguiristain 146 - Sarandí (1872) - Buenos Aires - Argentina Teléfono/Fax: (+5411) 4204-3161/9513 - internet@dpopular.com.ar

Dirección

Propietario: Man Press S.A. - Director: Francisco Nicolás Fascetto - Director Comercial: Martín Fascetto © 2017 Copyright Diario Popular - Todos los derechos reservados