Los simpatizantes argentinos salieron a festejar con precaución y alegría. Bocinazos y gritos a lo largo y a lo ancho del país y una multitud en el obelisco.

Hubo que esperar tantos años que era imposible prohibirle al pueblo argentino salir a festejar. Apenas se arrodilló Lionel Messi, una vez que el árbitro Esteban Ostojich dio por finalizado el partido, los abrazos de los jugadores argentinos en el Maracaná se replicaron en todos los hogares argentinos. Y enseguida la gente salió a celebrar, con banderas y bocinas gritando al máximo, y, obviamente, viajando al obelisco.

No faltó la movilización al Obelisco en Buenos Aires, algunos con barbijo, otros sin cuidarse tanto. Después de un año y medio muy complicado para la gente, nadie iba a quitarle la posibilidad de festejar. Argentina era campeón de América tras 28 años, la mufa se había acabado.

Embed

Festejos por aquí, festejos por allá, festejos de los privilegiados en el Maracaná. Una alegría imborrable en un momento complicado. Una caricia al alma para todos.

obelisco.jpg

La gente se tomó un respiro y desató toda su felicidad, casi la misma que la de los jugadores.

Embed

Contacto

Registro ISSN - Propiedad Intelectual: En trámite - Domicilio Legal: Intendente Beguiristain 146 - Sarandí (1872) - Buenos Aires - Argentina Teléfono/Fax: (+5411) 4204-3161/9513 - internet@dpopular.com.ar

Edición Nro. 15739

 

Dirección

Propietario: Man Press S.A. - Director: Francisco Nicolás Fascetto © 2017 Copyright Diario Popular - Todos los derechos reservados