Luego de la cuarentena por coronavirus, un barrio se pobló de gallinas y gallos salvajes que obligan a los vecinos a refugiarse en sus casas.

En el barrio Titirangi, de la ciudad de Auckland, sus pobladores viven aterrados por una invasión de gallos y gallinas. Los 4.000 mil residentes no pueden salir de sus casas tras la cuarentena. Gallos y gallinas los tienen sitiados. Todo empezó cuando des de estas aves fueron abandonadas en el campo en 2008 y se han reproducido sin control.

Cuando se levantó la cuarentena obligatoria y salieron a las calles se encontraron con decenas de pollos por todas partes, que ensucian todo a su paso y no los dejan dormir de noche.

Pero no son unos pollos cualquiera. Los vecinos aseguraron que uno de los pobladores abandonó a dos de estas aves en el 2008 y desde entonces se han reproducido sin control.

Lo peor es que una vecina los alimenta con comida y esta situación atrae a las ratas que ya se volvieron "del tamaño de un gato", sostienen los pobladores.

Algunos ya han sido reubicados en granjas cercanas para no tener que matarlos.

Aparecen en esta nota:

Contacto

Registro ISSN - Propiedad Intelectual: RL-2018-58849696 - Domicilio Legal: Intendente Beguiristain 146 - Sarandí (1872) - Buenos Aires - Argentina Teléfono/Fax: (+5411) 4204-3161/9513 - internet@dpopular.com.ar

Edición Nro. 15739

Dirección

Propietario: Man Press S.A. - Director: Francisco Nicolás Fascetto © 2017 Copyright Diario Popular - Todos los derechos reservados