Era un Cadillac de 1959, carrozado por la empresa Miller-Meteor, para ser usado como ambulancia o coche fúnebre. Los cazafantasmas lo transformaron en el famoso Ecto-1.

"Costó 4.800 dólares, aunque necesita algo de suspensión, frenos, caja de cambios, cableado... y algunas cosas más". Así presenta Raymond Stantz, en la película, el vehículo que había conseguido para que los cazafantasmas puedan movilizarse.

Dan Aykroyd, actor que interpreta a Stantz y escritor de la película Cazafantasmas, pagó en la vida real 1.400 dólares para cada uno de los Cadillac Miller-Meteor Futura Duplex de 1959 que se utilizó en el film. En total se usaron dos, el que muestra original en la escena que lo ofrece como medio de transporte y el que se ve pintado.

El nombre original del vehículo cumplía un rol en su producción. Cadillac en aquella época suministraba chasis desnudos para carrocerías personalizadas equipados con un motor V8 de 6.3 litros y 320 caballos de fuerza. Empresas como Superior, Eureka y la citada Miller-Meteor aceptaban la comercialización de Cadillac y le daban su forma con la creación de autos para transportar arreglos florales, limusinas elásticas, ambulancias y coches fúnebres. Precisamente Duplex era la denominación utilizada para los vehículos que eran aprovechados como coches fúnebre y ambulancia. Así, Cadillac fabricó sólo 2102 chasis en 1959 y la mayoría fue comprado por Miller-Meteor quien dedicó algunos cientos al Futura Duplex. ¿Por qué Futura? Era la denominación que indicaba que el vehículo contaba con ventanas en lugar del techo acolchado que solían tener los coches fúnebres.

La poca fama del Cadillac Miller-Meteor Futura Duplex previo a los Cazafantasmas y su posterior popularidad después del film recuerda al Delorean DMC-12 de Volver al futuro. En el caso del vehículo blanco con una franja roja, su discontinuación se dio con un marco regulatorio que forzó el cambio a ambulancias basadas en camionetas en lugar de vehículos de poca altura.

La reconstrucción de este vehículo a Ecto-1 permitió aprovechar la camilla extraíble en la parte trasera, para ubicar las mochilas personales de protones de los cazafantasmas. A su vez, el techo del vehículo fue sumando diferentes gadgets pero nunca se reveló su rol en la película.

Una de las mayores curiosidades se dio en la elección del color. El boceto original planteaba un vehículo más siniestro en color negro y con detalles púrpura. Pero los encargados de la filmación pidieron el cambio al reconocido blanco que todos conocemos ya que en las tomas nocturnas, si el auto era oscuro, sería difícil de reconocer.

Las aletas de la cola del auto eran las más largas de la época y las mismas utilizadas por el Cadillac Eldorado. Las luces traseras en forma de bala y los antinieblas cuádruples sólo se dieron en 1959. El auto tenía un peso cercano a las tres toneladas, casi siete metros de largo, dos de alto y casi dos de ancho.

Aparecen en esta nota:

Contacto

Registro ISSN - Propiedad Intelectual: RL-2018-58849696 - Domicilio Legal: Intendente Beguiristain 146 - Sarandí (1872) - Buenos Aires - Argentina Teléfono/Fax: (+5411) 4204-3161/9513 - internet@dpopular.com.ar

Edición Nro. 15739

Dirección

Propietario: Man Press S.A. - Director: Francisco Nicolás Fascetto © 2017 Copyright Diario Popular - Todos los derechos reservados