El cáncer de colon y recto es un tumor maligno que se desarrolla en la última porción del tubo digestivo, el intestino grueso.

El 75% de las personas que desarrollan cáncer colorrectal (CCR) no tiene antecedentes familiares y hay un incremento en la detección de la enfermedad en personas jóvenes, lo que podría deberse, entre otros factores, al cambio en la forma de comer y al consumo de alimentos industrializados, indicaron especialistas con motivo del día mundial de concientización sobre esta enfermedad que se conmemora el 31 de marzo.

El cáncer colorrectal (CCR) es una de las enfermedades que más decesos conlleva en la Argentina y en un 90% de los casos es evitable con una correcta prevención y detección temprana. Sin embargo, actualmente las estadísticas indican que sólo el 5% de la población se realiza los estudios.

Por año, se conocen casi 15.900 nuevos casos y afecta principalmente a hombres y a mujeres mayores de 50 años. Además, es el segundo cáncer en mortalidad, con 7.502 decesos totales en 2019, de los cuales 3.945 fueron varones y 3.557 mujeres.

"Han cambiado los hábitos de alimentación en los últimos 20 o 30 años o más y hoy se está estudiando el impacto de los alimentos industrializados en el organismo y en el desarrollo del cáncer colorrectal", indicó Oscar Laudanno, jefe del Departamento de Gastroenterología del Instituto de Investigaciones Lanari y vicepresidente de la Sociedad Argentina de Gastroenterología (SAGE).

image.png
Hay un aumento de casos de cáncer correctal en pacientes jóvenes

Hay un aumento de casos de cáncer correctal en pacientes jóvenes

El especialista señaló que "si bien es muy difícil entablar una relación causal, de forma directa, ya que son muchos los factores que intervienen, es evidente que hay un aumento de casos en pacientes jóvenes, incluso en aquellos que no tienen antecedentes genéticos".

Laudanno describió que estudios experimentales realizados con animales reportaron que tomar bebidas con jarabe de maíz de alta fructosa (JMAF) predispone al desarrollo de lesiones oncológicas más grandes y más agresivas.

"La ingesta de productos que no son saludables modifica la microbiota intestinal y hay cierto tipo de bacterias que le dan una impronta más agresiva al cáncer de colon. Hoy sabemos que una microbiota inadecuada favorece el cáncer de colon", sostuvo.

En ese sentido, indicó que "la ingesta de alcohol también es un factor de impacto" y destacó que "como los jóvenes consumen cada vez más, al metabolizarlo el alcohol produce acetaldehído, un producto químico tóxico que sería un carcinógeno humano sobre todo del tubo digestivo, actuando particularmente sobre el intestino".

image.png

Detección temprana

El Programa para la Prevención y Detección Temprana del CCR (Pnccr) del INC propone como método de tamizaje para la población general el test de sangre oculta en materia fecal inmunoquímico (Tsomfi) de forma anual para todas las personas entre 50 y 75 años, sin antecedentes personales o familiares y sin síntomas que puedan relacionarse con patología.

Para las personas con antecedentes o síntomas (cambio en la frecuencia evacuatoria, sangrado al defecar, dolores abdominales o rectales frecuentes, anemia o pérdida de peso), es necesaria la derivación a una Consejería de Evaluación de Antecedentes y Riesgo, que establecerá los estudios correspondientes, que seguramente incluirá la realización de una video colonoscopía.

"La identificación de casos en poblaciones más jóvenes instaló un nuevo debate en las comunidades científicas de todo el mundo", dijo Betiana Pucci, también médica del Lanari y miembro de la Comisión Directiva de la SAGE.

Pucci explicó que la Sociedad Americana Contra el Cáncer recomienda que las personas que tienen un riesgo promedio (sin antecedentes ni enfermedad inflamatoria intestinal o cáncer colorrectal previo) consulten periódicamente al médico y comiencen las pruebas de detección periódicas a los 45 años.

Sin embargo, en Argentina, la indicación para pacientes sin antecedentes es a partir de los 50 años.

"No obstante, en pacientes con antecedentes de la enfermedad en parientes de primer grado, hay que estudiarse a partir de los 40 años ó 10 años antes de la edad del familiar al momento del desarrollo de la enfermedad, lo que ocurra primero", describió Pucci.

Aparecen en esta nota:

Contacto

Registro ISSN - Propiedad Intelectual: RL-2021-110619619 - Domicilio Legal: Intendente Beguiristain 146 - Sarandí (1872) - Buenos Aires - Argentina Teléfono/Fax: (+5411) 4204-3161/9513 - internet@dpopular.com.ar

Edición Nro. 15739

 

Dirección

Propietario: Man Press S.A. - Director: Francisco Nicolás Fascetto © 2017 Copyright Diario Popular - Todos los derechos reservados