Un grupo de arqueólogos del Conicet realizaron el hallazgo en una cantera de esa localidad bonaerense. Se trata de un ejemplar tan grande que era capaz de cazar a sus presas.

Un grupo de investigadores del Museo Argentino de Ciencias Naturales (MACN) y del Conicet realizó un hallazgo de gran valor arqueológico en la localidad bonaerense de Marcos Paz: los restos de un cóndor de 30 mil años de antigüedad que medía 2,5 metros de ancho (con sus alas abiertas) y garras tan fuertes que era capaz de cazar sus propias presas.

Los restos de este ejemplar, que fue bautizado Emperador de Las Pampas (Pampagyps imperator), fueron hallados este martes por investigadores del Museo Argentino de Ciencias Naturales (MACN) y del CONICET en una excavación realizada en una cantera de la mencionada localidad bonaerense ubicada a sólo 34 kilómetros de la Capital Federal.

“Este hallazgo es único no solo para la provincia de Buenos Aires sino para toda Argentina, porque es la primera vez que se encuentra un ejemplar tan bien preservado de un cóndor extinto y del que, hasta ahora, se desconocía su existencia”, dijo el paleontólogo Federico Agnolin a la Agencia CTyS, de la Universidad Nacional de La Matanza (UNLaM).

“Su nombre significa algo así como buitre emperador de las Pampas”, indicó Agnolin, autor del estudio que se publicará en la Revista del Museo Argentino de Ciencias Naturales.

El experto explicó que este linaje de cóndores hasta ahora desconocido superaba los 2,50 metros con sus alas abiertas y tenía garras más fuertes que el actual, por lo que los paleontólogos creen que podría cazar a sus presas a raíz de una particular capacidad que tenía para abrirlas y cerrarlas. “Un hueso del miembro posterior nos muestra que las inserciones de los músculos eran mucho mayores a la de los cóndores actuales, por lo que posiblemente podría cazar presas”, explicó Agnolin.

LEA MÁS:

En la actualidad, los cóndores se alimentan sólo de carroña, mientras que el cóndor emperador de las Pampas debió haber cazado pequeños vertebrados como roedores, reptiles y patos.

Los investigadores del MACN y del Conicet explicaron en un comunicado que hace 10 mil años las aves carroñeras eran más comunes que en la actualidad, pero su proceso de extinción quedó registrado en los sedimentos de la cantera de Marcos Paz, ubicada casi en el límite con el partido de La Matanza y a unos 150 metros de la Ruta 3.

“Hace 10.000 años, se produjeron grandes cambios climáticos que provocaron que la fauna estuviera en retracción, con pocas especies”, contó Agnolin

"Cuando llegó el hombre, comenzó a cazar esas enormes bestias, y ese fue el puntapié inicial para hacerlas desaparecer”, agregó.

En tanto, el paleontólogo Federico Brissón Egli, coautor de este estudio, subrayó que “lo más importante de este yacimiento de Marcos Paz es que, además de encontrar fósiles de animales de gran tamaño, también se encuentran restos de animales pequeños, de microvertebrados, de aves, de lagartos, de peces, que es mucho más difícil que se preserven a través del tiempo".

Contacto

Registro ISSN - Propiedad Intelectual: 5346756 - Domicilio Legal: Intendente Beguiristain 146 - Sarandí (1872) - Buenos Aires - Argentina Teléfono/Fax: (+5411) 4204-3161/9513 - internet@dpopular.com.ar

Edición Nro. 15739

Dirección

Propietario: Man Press S.A. - Director: Francisco Nicolás Fascetto - Director Comercial: Martín Fascetto © 2017 Copyright Diario Popular - Todos los derechos reservados